Niña herida por su padrastro en ciudad Lossada aún permanece con la bala en su cuerpo a la espera de ser operada

Niña herida por su padrastro en ciudad Lossada aún permanece con la bala en su cuerpo a la espera de ser operada

La bala que impactó en el pecho de la pequeña Eisha Sofía Núñez Urdaneta, de 4 años, cuando su madre la tomó para escudarse de su pareja en el momento en que ambos discutían, aún permanece alojada en su cuerpo a la espera de ser operada, así lo dieron a conocer familiares de la menor.

La niña que vive en el sector Ciudad Lossada junto a su hermano, madre y padrastro quedó en la linea de fuego, cuando su progenitora Andaluz de los Ángeles Urdaneta la utilizó para protegerse pensado que el agresor no le dispararía sin embargo, eso no fue impedimento para Jesús Bermúdez, quien accionó el arma sin contemplación, hiriendo a la criatura.

El hecho que sucedió el pasado siete de enero en la citada dirección, fue reportado por Andaluz como un robo, pues al llegar a la emergencia de pediatría del Hospital Universitario de Maracaibo (HUM) con la niña ensangrentada, junto a su otro hijo y el agresor, fue entrevistada por los médicos de guardia, alegando que el disparo se lo había propinado un delincuente al intentar quitarles sus pertenencias.

Pero Andaluz fue desmentida por sus parientes, quienes al conocer lo sucedido le exigieron que dijera la verdad, ya que tenían conocimiento sobre la agresiva actitud que Jesús mantenía con ella y los niños.

Doctores del HUM, lograron estabilizar a la menor pero aún su operación no ha podido efectuarse debido a que los familiares no cuentan con los recursos suficientes para realizarle  una serie de exámenes y tomográfias, por lo que la bala sigue alojada en el hombro derecho de la menor.

Desaparecido

Hasta la actualidad, Jesus Bermúdez, apodado «El Menor», se encuentra evadido de la justicia. Como se recordará, cuando notó la presencia de los organismos policiales en el centro hospitalario, huyó a pie del lugar con el hijo de ambos.

Posteriormente se conoció que ese mismo día el agresor dejó al niño en casa de una vecina y desapareció con rumbo desconocido. Según fuentes policiales, «El Menor», estuvo recluido en el Retén de Cabimas y tenía apenas tres meses de haber salido en libertad.

Noticia al Día