Marido celoso mató a su mujer abogada prendiéndole fuego en Machiques

Marido celoso mató a su mujer abogada prendiéndole fuego en Machiques

Imagen referencial

Imagen referencial

Una abogada de nombre Verena Isabel Lara Dávila, de 36 años de edad, murió las 9:00 de la noche de este jueves en el Hospital Universitario de Maracaibo (HUM) a causa de las graves quemaduras que sufrió en el 50% de su cuerpo luego de que su pareja José Luis Varela, de 35 años, le prendiera fuego dentro de la vivienda que ambos compartían en el sector Simón Bolívar de Machiques de Perijá.

Familiares de la víctima informaron a las afueras de la morgue de Maracaibo, donde ingresó el cadáver, que el hecho ocurrió el pasado 15 de mayo a la 1 de la madrugada, cuando José Luis Varela llegó borracho a la vivienda y tocó la puerta para que su mujer le abriera.

Debido a su estado de ebriedad, la abogada se negaba a abrirle diciéndole que se fuera y que mañana hablarían. Sin embargo, el sujeto insistió y le dijo que le permitiera sacar algo de ropa, pero sus verdaderas intenciones eran acabar con la vida de Verena.

Una vez adentro, se dirigió a una pieza donde guardaba pimpinas de gasolina para su moto,  tomó una de estas,  agarró a su mujer  por la cintura, la roció con el combustible y luego la encendió con un yesquero.

Ambos fueron presas de las llamas pero las quemaduras del victimario no fueron tan graves, por lo que pudo huir del sitio en su moto.

Parientes de la dama aseguraron que el hombre tuvo el descaro de ir a la subdelegación del Cicpc de esa localidad para denunciar que su esposa lo había intentado matar prendiéndole fuego.

Cuentan que al  fragor del crimen, cuando Verena gritaba, los vecinos no le prestaban atención porque siempre eran testigos de los maltratos que sufría. Sin embargo, una vez que la mujer pudo salir fue auxiliada y llevada al Hospital Virgen del Carmen de Machiques, ese mismo día en la mañana fue remitida al HUM.

Señalaron también los dolientes de esta profesional que ella conoció a José Luis hace 3 años en una iglesia cristiana a la que ambos asistían, desde entonces mantenían una relación concubina.

Verena era madre de tres hijos  de 8, 17 y 19 años y que ejercía su profesión en varias ramas de la abogacía.

En lo que concierne a su pareja aún permanece hospitalizado en el HUM. Los parientes de la fallecida aseveraron que el celopata homicida era un mantenido y que siempre maltrataba verbalmente a Verena.

Noticia al Día