La Policía de España investiga posible delito contra la intimidad por la difusión del vídeo sexual de Iveco

La Policía de España investiga posible delito contra la intimidad por la difusión del vídeo sexual de Iveco

Foto: Agencia

La Policía Nacional de España ha iniciado hoy una investigación para determinar si se cometió un delito contra la intimidad en la difusión de un vídeo sexual de una trabajadora de Iveco que acabó suicidándose tras divulgarse la grabación.

Los agentes han acudido a la empresa para averiguar quién mandó el vídeo que se viralizó y si se tomaron las medidas para evitar su propagación. Cualquier persona que enviara o reenviara ese contenido podría ser acusado de este tipo penal.

La sospecha es que un examante de la mujer, también trabajador de Iveco, pudo mandar a sus compañeros la grabación después de ser rechazado por la chica con la que tuvo hace seis años una relación.

La Fiscalía de Sala de Criminalidad Informática ha pedido un informe a la Policía Nacional para que le comunique las circunstancias sobre el caso y así determinar si hay relevancia penal en los hechos y abrir una investigación, han informado a Europa Press fuentes jurídicas.

Si los investigadores ven delito en lo sucedido, la Fiscalía lo investigará, y si procede, lo llevará a un juzgado para que se judicialice el caso, según las mismas fuentes.

Por otra parte, el sindicato Comisiones Obreras ha anunciado que denunciará a Iveco Madrid ante Inspección de Trabajo por no activar el protocolo de acoso sexual al tener conocimiento de que se estaba difundiendo el vídeo, y ha asegurado que la muerte tiene que considerarse un accidente laboral.

Este sindicato ha informado  que tras conocerse la distribución del vídeo, contactó con la trabajadora para informarle de que podía solicitar la activación de un protocolo de prevención de acoso y denunciar a la persona que había difundido las imágenes por vulneración del derecho a la intimidad y por violencia de género.

Los representantes sindicales llegaron a acompañar a la afectada a una reunión con la dirección de la empresa para notificar lo que había ocurrido y quién había iniciado la transmisión del vídeo.

En esa reunión, ha asegurado el sindicato, Iveco respondió que se trataba «de un asunto personal y no de ámbito laboral», por lo que no tomó medidas.

La compañía, por su parte, mantiene que el protocolo sí se activó y que fue ella la que rechazó los ofrecimientos de cambio de puesto y de horario que le hizo la compañía. Sin embargo, sus propias compañeras contaron a EL MUNDO que ella les comunicó que se cambiaba de puesto, de carretillera de ejes a la sección de pintura, y de horario, de puesto rotatorio a turno de mañana.

Compañeras de Verónica mantienen que «ha sido un secreto a voces que todo el mundo sabía pero no sabía» la difusión de ese vídeo pero exculpan a la empresa de la que dicen que sí que respondió correctamente desde que conoció el caso el pasado jueves. «Cuando se enteraron del suicidio vi a muchos jefes destrozados porque nos dijeron que pusieron todos los medios al conocer lo que estaba ocurriendo», mantiene una compañera de Verónica.

Madre de dos niños de 9 meses y de cuatro años, Verónica se ahorcó el sábado en Alcalá de Henares después de que el viernes su marido se enterara de la existencia de ese vídeo sexual que ella se grabó hace cinco años y en el que aparece sola.

Al parecer, pudo ser un amante despechado, después de que ella rechazara volver con él, quien comenzara la difusión del vídeo el lunes pasado. En pocos días, ese contenido se viralizó entre los trabajadores de la compañía.

Pese a ser una chica «de carácter alegre y positivo» según sus compañeros, la semana pasada la observaron «más triste» fruto de esta polémica. El viernes sufrió un ataque de ansiedad cuando se enteró que su marido había visto el vídeo y tuvo que ser acompañada por una compañera a su domicilio. El sábado sus compañeros se enteraron por un Whastapp de que se había quitado la vida. Tenía 32 años.

 

El Mundo