La laguna de Sinamaica, un lugar para evocar y amar más a Venezuela

La laguna de Sinamaica, un lugar para evocar y amar más a Venezuela

La periodista Carmen Zabala nos regala un manojo de imágenes preciosas de nuestra Laguna de Sinamaica. Las casas de palafitos con sus vivos colores, las chalanas de pescadores y los manglares permiten evocar la edad primigenia de nuestra Venezuela. En La laguna de Sinamaica el tiempo parece detenerse y el viendo canta canciones de amor.

Aquí la nota escrita por la periodista, Carmen Zabala:

Paseando por la laguna de Sinamaica

Añu te”

“Soy añu

A pesar que pocas personas apuestan al turismo nacional, Venezuela sigue ofreciendo las bondades que ha dado la naturaleza a la tierra de Bolívar para ser exhibida a propios y visitantes, y una de ellas es la laguna de Sinamaica, la cual se encuentra a 66 kms de Maracaibo, pueblo de agua habitada por la etnia añu, ubicada al norte del estado Zulia, y a una hora de la capital zuliana por carretera.

Esta laguna se caracteriza por sus viviendas que son  palafitos construidos por enea y caña, hoy día algunas ya son levantadas por materiales mixtos: enea, caña y concreto.

La laguna de Sinamaica es la cuna de la etnia añú-paraujana, que significa gente de agua, y una de las joyas del estado Zulia. Está ubicada en la costa noroeste del lago de Maracaibo, y su principal afluente es el río Limón.

Alrededor de 2 viviendas palafíticas conforman la populosa laguna de Sinamaica, con una población de 65.545 habitantes (censo 2011) y tiene una extensión de 50 km². Allí conviven familias que viven de la pesca de cachama, bagre, bocachico y del trabajo que ofrecen empresas en tierra firme.

Yudith Sánchez, de 47 años, ama de casa, recuerda que  hace 20  años vivían del turismo por sus tantos atractivos y bellezas naturales, por ser el punto de asentamiento de la etnia «Añu – Paraujana» que ella representa, quienes tratan de mantener, en gran parte, su cultura viva, ya que son pocas las familias que se comunican con la lengua añu.

Entre el bachaqueo y la falta de fuente de trabajo, se pierde el sentido de pertenencia e identidad. Los adultos de la tercera edad añoran los tiempos estelares cuando vivían del turismo y vendían su artesanía elaborada de palma de enea y majagua. Sombreros, bolsos, cestas, paneras y esteras son los productos que elaboran y ofrecen a propios y visitantes.

Feliz Guerrero Guerra, 38 años, licenciado en educación, editor de la cartilla didáctica para el proceso de aprendizaje de la lengua añu, manifiesta su preocupación por la pérdida de la práctica del idioma. He comenzado por diseñar  una cartilla con las vocales para que los niños en las escuelas comiencen a aprender hablar en añu, como lo hacen los guajiros y otras etnias asentadas en nuestro  país. Insisto tenemos que seguir fortaleciendo nuestra idioma indígena añu en familia, en comunidad.

Manglares, garzas y caños

Sus hermosos manglares bordean la laguna, agregando los caños y garzas que adornan el paisaje. Palafitos multicolores, otros al natural de la madera son los protagonistas de este bello recorridos.

Con más de 200  embarcaciones marítimas entre canoas y lanchas cuentan los pobladores para desplazarse de un lugar a otro, bien sea al colegio, iglesias, comando policial, restaurant y tiendas de venta de alimentos que funcionan dentro del espacio de agua.

Desde temprana edad  los niños reman canoas, pescan, juegan y nadan en su hábitat.

En la laguna, se conjugan exóticos paisajes de gran belleza y parte de nuestra historia, que enaltece la identidad, por ser allí donde se gestan los orígenes del venezolano y donde se mantienen los añú como presencia de nuestro pasado.

En relación con los niveles de agua de la laguna, la sequía la  ha afectado  logrando que el  agua baje desde las 10 de la mañana hasta las 2 de la tarde. El pueblo vive con la esperanza de que los organismos gubernamentales los atiendan  y vuelvan a vivir del turismo como en otrora.

Proyectos de desarrollo para la laguna

En relación a estudios e investigaciones sobre la laguna, existen decenas de proyectos en las universidades nacionales sobre el ambiente, paisajes, comunidad, cultural y lingüística, turismo, formulación de transporte lacustre, contaminación, en fin, proyectos factibles que beneficiarán a los añu.

Solo falta la voluntad política y gubernamental para hacer de la laguna de Sinamaica un emporio del municipio Guajira.

¿Cómo se llega a la laguna de Sinamaica?

No existe transporte turístico que cubra la ruta hacia la laguna, pero puede salir de la terminal de Maracaibo, en las unidades extraurbanas que conducen a: Los Filuos, Paraguaipoa, Sinamaica, Guana, Paraguachón.

Al llegar a Sinamaica en plena plaza Bolívar usted puede tomar bien sea, el carro o moto que lo lleve a Puerto Cuervito, donde está el atracadero de lanchas que los llevará a conocer la laguna.

El precio del pasaje en lancha es de 300 bs por persona, si el grupo es de 8 personas el costo baja a 200 bs.

En Puerto Cuervito usted encuentra una tienda donde puede hidratarse y para comer existe un restaurant.

Se recomienda llevar ropa cómoda y fresca, y zapatos deportivos. Usar protector solar, gorra o sombrero, y repelente de insectos

Luego que recorra la laguna, de seguro que querrá volver a visitarla, porque entre manglares, sol, brisa fresca y la atención que ofrecen sus habitantes son como un imán que los atrae para visitarla de nuevo.

 

Texto y fotos: 

Carmen Zabala

CNP:  3886

0414-6224948

 

 

 

 

 

 

 

 

Thom Cruz

Noticia al Día