- Publicidad -
sábado, octubre 1, 2022
26.4 C
Zulia

Hace 30 años el arte zuliano Iluminó el cielo de Costa Rica: un paso gigantesco, atrevido e innovador

- Publicidad -

“Esta exposición, esfuerzo de todos, la hemos dedicado a la magna presencia de Dios”. Así aparece la regia dedicatoria que los artistas Carmen Leal, Yehoshua (Jesús, en aquel entonces), Edgar Gutiérrez, Jesús Pérez, Nerio Quintero y Eduardo Rosales, ofrendaban en el catálogo de una exposición que, en 1992, treinta años ha, emprendió una ruta internacional que, en principio, se albergó en el Museo Nacional de Costa Rica.

Era como un notable emprendimiento que para la época resultaba harto renovador. Un grupo de artistas congregados en torno a la necesidad de expandir y desarrollar sus respectivas obras, de modo profesional, con una producción diseñada para competir en altos niveles del negocio profesional del oficio plástico o visual, algo que aquí en Venezuela carecía de elementos de fundamento y sostenibilidad institucional y financiera.

Fue un paso gigantesco, atrevido e innovador al mismo tiempo. Una gesta lúcida, coherente y honesta que contó con el respaldo de un grupo empresarial denominado Maracaibo Art Center, igualmente enfocado en este tipo de proyectos de internacionalización del arte venezolano.

- Advertisement -

Hoy sólo queremos reseñar ese momento importante. El instante lúcido y renovador en el que estos siete artífices, instigados por los críticos de arte Perán Erminy y Evaristo Pérez Suárez, asì como los empresarios Ana y Ángel Pintón, deciden emprender ese vuelo hacia el mercado mundial del gran arte. Esta crónica intenta patentar la vigencia y validez de semejante esfuerzo innovador para la época. Eran, sin duda, tiempos tan difíciles como los que corren y quizás el resultado final de aquella gesta no fue tan exitoso como ellos mismos habrìan querido, pero, más allá de la nostalgia, la clave de este texto sea la palabra evocación.

El mismo maestro, Evaristo Pérez Suárez, interviene en esta oda a la nostalgia plástica; “Las iniciativas se iban vinculando en la Ciudad Puerto y de la calle San Martín de Maracaibo, en el macerado hospedaje de los Pintón Botter corría la iniciativa de Maracaibo Art Center, en el tradicional hotel San José cuyo proyecto aglutinaba la vena familiar y las propuestas de Edgar Gutiérrez (director de arte), Eduardo Rosales (director de proyectos culturales) y otros factores asociados…”.

Evaristo perfila matices no exentos de alguna nostalgia compartida: “Aquellos vientos de fin de siglo removían las simientes del doble valor entre tradición y cambio y balanceaban su noción como un péndulo memorioso que a su vez quería el vuelo hacia un nuevo milenio…”.

(…) La ciudad puerto…recogía aquel “valor añorante” del pasado nostálgico que asomara en la década de los años cincuenta el merideño Mariano Picón Salas pero bajo su criterio de “tradición dinámica”: “…lo más significativo en la historia de cada pueblo es su impulso de “devenir” y su capacidad de adaptarse y dirigir las circunstancias que trae cada época”…Asi nos lo ha recordado notablemente desde la Universidad de los Andres, ULA, el investigador, profesor Guillermo Quintero Lugo. Aquel enorme conglomerado de medio millón de europeos que registra Luis Britto García entre la segunda guerra y la caída de Pérez Jiménez suponía una doble transformación entre los que estaban y los que venían. Con la angustia de no dejar pasar la centuria sin apuntalar esa metamorfosis, las pulsiones artístico-culturales removieron iniciativas en tránsito…”.

- Advertisement -

(…) Este hervor se drenaba a eco-iniciativas, a la música en sus ámbitos populares, académicos y experimentales, a la gaita en pleno esplendor, a las artes escénicas donde el teatro emergía también contra la noción de quietud. Anna Pintón fungía como directora de relaciones culturales y Ángel Pintón como director Administrativo. Antes habíamos desarrollado iniciativas donde lo público y lo privado se fundían, homenajes o invitaciones a Juan Calzadilla, a Sofía Ímber, en el Planetario Simón Bolívar, exposiciones y textos críticos en la Galería Lincoln en Colombia, en la galería Mayz Lyon en Caracas, visitas a Emerio Darío Lunar, en Cabimas, ntercambios con el destacado crítico y gestor larense Willy Aranguren, también, el aporte editorial de Petroleum y su director Jorge Zajía, para citar al azar estas corrientes. En el hotel San José, Maracaibo Art Center ofrecía servicios artísticos y proyectaba la internacionalización de la creación plástica venezolana con énfasis diferencial en el arte..”, precisa el poeta EPS.

Del mismo modo coincidimos en esta evocación estética: “Ello requería articular óptimas relaciones con cuerpos diplomáticos, con el ámbito de Relaciones Exteriores de la Nación, con factores patrocinantes privados y públicos, con un cuerpo conceptual y ubicuidad en el ámbito del arte contemporáneo y afines, en el criterio del pensamiento y la teoría de las artes, ámbitos para los cuales fui convocado.

También debía afianzarse el proyecto en los intercambios y en un factor de geopolítica cultural fundamental: la integración interamericana…”.

Generoso y lúcido, el crítico prosigue con su revisión de los aspectos artísticos e institucionales que ahora evocamos: “Los aspectos logísticos de la inauguración fueron enteramente cubiertos por los directivos de Maracaibo Art Center, bajo la coordinación general de Rosales y Gutiérrez, e incluyeron un importante acercamiento, una ponderación artística novedosa y de relación turístico-cultural.

Era 1992 y aún no se habían inaugurado las instituciones antes referidas ( CAMLB, MACZUL,Teatro Baralt ), de manera que era sumamente audaz la iniciativa privada que lograba el doble apoyo institucional estatal y a su vez empresariados privados, y que aunaba la obra de arte de los autores Eduardo Rosales, Nerio Quintero, Jesús Pérez, Omar Patiño, Jesús Villarreal, Carmen Leal y Edgar Gutiérrez, con curaduría de Perán Erminy y critica de arte de Evaristo Pérez Suárez, cuyos texto analíticos se difuminan en un destacado libro·catálogo…”.

Luego concluye: “A la invitación recibida respondí afirmativamente pues las anteriores gestiones con los actores indicados habían logrado total nivel, realización, publicaciones de gran calidad y creatividad, programación y divulgación. Así mismo, porque involucraba el carácter del profesor Perán Erminy, importante referencia venezolana de la crítica, la gestión y la curaduría y promoción de las artes plásticas desde los tiempos del Taller Libre de Arte en Caracas en los años cuarenta. De igual forma en esos años me había correspondido sustanciar en la argumentación analítica la obra de Edgar Gutiérrez en infinidad de publicaciones para diversos espacios expositivos nacionales e internacionales , y autor de singulares alegorías, que se había revelado desde los años ochenta como ganador de la Primera Bienal de Arte de Maracaibo, y con quien yo había compartido el grupo seleccionado para fundar desde 1983 la Universidad Católica Cecilio Acosta en su Facultad de Artes, donde también desarrollamos infinidad de iniciativas logradas en aquella institución proyectada por el sacerdote Gustavo Ocando Yamarte, quien convocó artistas destacados como los chilenos Hugo Jorquera y Anibal Guzmán…”.

Con respecto a ese viaje iniciático, Pérez Suárez condensa: “La programación inaugural fue muy bien cubierta por la prensa en San José de Costa Rica y contó con una programación totalmente lograda, en la cual la organización me pautó una conferencia, una conversación argumentada sobre el Arte Zuliano en el contexto de Venezuela
junto a los artistas participantes Edgar Gutiérrez y Eduardo Rosales en el panel quienes a su vez fueron interrogados con gran interés por el público costarricense, entre ellos críticos y artistas y extranjeros presentes, pues todos veían con gran disposición el novedoso acercamiento venezolano- costarricense, y su peculiaridad de el énfasis en lo específico del arte zuliano. Arte zuliano… en una noción, no en su totalidad pero que vibra por gestionar su PROPIA correlación con el todo. Para esa “identidad” de las poéticas artísticas referenciadas en la gran región del Lago de Maracaibo yo referiría un término de Humberto Eco en ·La Definición del Arte”… me refiero a la “situación cultural” y a la idea que refleja de que “las experiencias concretas llevan en si su propia autoconsciencia”.

El artista Edgar Gutiérrez expone sus memorias de aquel notable proyecto: “Lo que se convirtió en la empresa de promoción cultural a nivel internacional más relevante del Zulia…Primero trabajamos junto con Andrés Eloy Chávez para la exposición en Londres, en el Bolívar Hall; luego las exposición en el Museo de Arte Moderno de Colombia, siendo ésta una muestra itinerante y la tercera exposición consecutiva fue la muestra de Siete del Zulia en el Museo de Arte Moderno de Costa Rica, una muestra que pagué en casi su totalidad, entre embalajes de las obras más el envío marítimo… Porque según sabíamos, el patrocinante pagaría todo, incluido el catálogo, que también lo diseñé y el cual tenía toda la publicidad de todos los patrocinantes, que si mal no recuerdo eran pocos entre los que destacaban la línea aérea de Costa Rica, Seguros La Seguridad y el Hotel San José, de Ángel y Anna Pintón, destacados hermanos y prósperos empresarios regionales de ascendencia italiana y en el local donde operábamos como Maracaibo Art Center y en el cual influimos para tener espacios dedicados al arte y en el cual trabajé por unos cuantías años diseñando todo. Entre las cosas diseñadas por mi estaba el L’incontro Café sugerencia que le di a Ángel y la ejecutó con tremendo éxito y luego paso a realizar una especie de barra y restaurante llamado Righé Bar o algo así donde diseñé desde el logo hasta los menúes de todo el sitio hasta la mejoría del logo del Hotel San José!! Gracias a HaShem desde el principio de mi carrera siempre me motivó el conocer todas las técnicas y materiales con lo que hacer buen arte y por tal motivo participe en estos proyecto porque veía que no era para una sola persona, siempre me han gustado los grandes retos…”.

Después continúa evocando: “Y cuando comencé con esto vi la posibilidad de ayudar a otros artistas a mostrar sus obras a otros niveles, inclusive incrementándoles el valor de su obra y para lograr ese propósito diseñé unos estuches con cuatro obras de los artistas participantes de cada proyecto expositivo, con el fin de no pedirle a nadie para lograrlo sino a través de la obra misma de cada artista alcanzando la meta propuesta de contar con la asistencia de todos los artistas y además con hotel reservado y dinero para sus gastos en el lugar a exponer, cómo fue la exposición en el Museo De Arte Moderno de Cartagena, Colombia…Gracias a la venta de todas esos estuches, recuerdo que cuando visitábamos empresas acostumbradas a que le pidieran patrocinios nosotros le decíamos que no, que tan solo queríamos que nos compraran los estuches para alcanzar nuestro objetivos y adémanos le daríamos los respectivos créditos en nuestro catálogo… Siguiendo con el comentario anterior luego de esa tan exitosa exposición itinerante por tres ciudades importantes de Colombia, nos encaminamos a planificar la siguiente exposición y esta vez sería para el Museo de Arte Moderno de Costa Rica y para ello contamos con el apoyo de Helen Broide, excelente dama, quien nos ayudó con todos los trámites directamente con el director del museo, pero esa parte de la logística y comunicaciones estaba a cargo de EPS…Como te había contado antes, esta muestra no fue trabajada como la anterior. En esta oportunidad no fue mi idea de vender estuches. Esta vez ERS tenía el contacto de la compañía seguros “La Seguridad” que pagaría con su publicaciones en el catálogo que para entonces también diseñé.

Todo hubiera podido salir perfectamente, pero sucedió algo imprevisto para mí: fui invitado a vivir en New York, con todos los gastos pagos, para trabajar en mi obra y organizar varias exhibiciones y participar de varias e o importantes exhibiciones..En eso que comenzó con seis meses y se convirtió en casi tres años, de ir venir a la nueva ciudad que veían mis ojos por segunda vez, porque la primera vez fui en mis primeras vacaciones y ya me había ganado el salón Felisberto Cuevas en la especialidad de pintura…

(…) Cuando recibo esa invitación le comunico a ERS que se debía encargar del traslado de las obras del Museo de Arte Moderno De Costa Rica a Venezuela y ya lo demás es la historia que no quiero contar por ser muy triste para mi, que siendo mi obra recibida por el Director del Museo como una de las mejores obras en la exhibición y no lo dije yo lo dijo el propio director a nuestra llegada al Museo para ver la ubicación de las mismas!
Hoy día al recordar esos bellos momentos considero qué haciendo lo que hice por esa muestra pasara lo qué pasó, pero hoy le agradezco a HaShem que nunca se olvidó de mi y que hoy a 30 años de esa importante exhibición para todos los artistas participantes, Tambien puedan saber la realidad de todo lo acontecido! Y vuelvo y te repito le estoy agradecido a HaShem por todo lo que he vivido con el maravilloso don que me ha regalado..”.

Contacté a los demás artistas que integraron esta hermosa experiencia de proyección y expansión de su obra, tres décadas ha.

Todos están en verdad harto ocupados y quizás no desearon remover ciertos recuerdos de circunstancias adversas, en las que el nombre de Eduardo Rosales Soto (ERS), aparece como factor reactivo.

Con elegancia y nobleza, tanto Villarreal, como Pérez, Quintero y Patiño declinaron comentar sus respectivos recuerdos de dicha experiencia, aunque coincidieron en aceptar el propósito altruista de nuestra crónica.

Finalmente, recordamos al maestro Perám Erminy, fallecido en 2018: “El arte siempre ha tenido, y ahora más, la presencia del contexto. Ya no es el contexto, sino los contextos. Y ahora esa relación es casi como de dependencia de uno con el otro; los artistas no pueden obviar su relación con los contextos. Y esa relación implica como una especie de interdependencia. De manera que el arte, en su contenido discursivo, está sujeto a las relaciones tan estrechas del artista con su medio. Mantiene de todas maneras, quiéralo o no, cierta autonomía frente a eso.”. (Tomado de Prodavinci).

 

 

Alexis Ramón Blanco

Para recibir en tu celular ésta y otras informaciones, únete a nuestro canal en Telegram haciendo clic en el link: https://t.me/NADZulia.

Además, puedes seguirnos en Instagram y Twitter como @noticiaaldia o en nuestra página de Facebook Noticia al Día.

23,848FansMe gusta
738,684SeguidoresSeguir
471,335SeguidoresSeguir
- Publicidad -

Lo más leído
HOY

Avance Digital NAD

Recibe en tu correo las últimas noticias, acontecimientos e información relevante para mantenerte informado y al día.

- Publicidad -

Relacionadas
más

- Publicidad -
- Publicidad -