- Publicidad -
sábado, octubre 1, 2022
27.2 C
Zulia

Gardel está más vivo que siempre

- Publicidad -

ESTRENO… Gracias y por siempre: ¡Gardel está vivo!… Álvaro Álvarez de Lugo sorprende gratamente con la extraordinaria calidad de su documental, una muy bien facturada pieza narrativa donde muestra el sentimiento entrañado que ha llevado al pueblo hermoso de Medellín a adoptar como muy suya la egregia figura de Carlos Gardel, el Zorzal Criollo o el Morocho del Abasto, como también se le llamó con singular amor bonito, al artista que, según el propio realizador, “inventó el videoclip en el mundo”.
Ella quizás lo ignora, pero la magia suprema que mi corazón enmiela, hablo de Goya Sumoza, guarda una entrañable relación con ese gran teatro que nos hermana, el Baralt. Justo por esta misma vía, tres días ha, reseñábamos su contagiante don para ejercer el verbo comunicar, cuando presentara el concierto del inmortal Aquiles Báez allí mismo, sobre ese escenario que para entonces sólo celebraba sus 133 años. El martes 13, Goya, acompañada del noble cineasta nuestro Ionesco Troconis, director de Mestizo Producciones, presentó la joya de Álvarez de Lugo, impecable hasta en esos quince minutos extras de moviola, arrobada sin duda por la cadencia de los tangos del propio Gardel.

Si bien su nacimiento está todavía en amorosa disputa, ya que unos sustentan que nació en Toulouse, Francia y otros que en Tacuarembó, Uruguay, la verdad es que la muerte del ídolo tiene una única y magnífica referencia en la capital de Antioquia. Y es que el amor de esa ciudad por el autor de El día que me quieras supera incluso a la que siente por su hijo dilecto, el artista universal don Fernando Botero.

Plazas, museo, monumento y, sobre todo el fervor masivo de la gente por Gardel aparece muy sabiamente contado en el documental del hermano de mi inolvidable excompañera de trabajo en el diario Panorama, Sherezade Álvarez de Lugo. Con un espléndido ritmo narrativo, un vasto espectro de imágenes poderosas y muy finamente dispuestas, más una banda sonora exquisita y subyugante (de Emmanuel Álvarez de Lugo), que compendia las mil canciones grabadas con esa voz de afinado delirio trémulo, más esas once películas -auténticos “musicales tangueros” rodados en Hollywood- en las que desarrolló cuidadosamente un mito, digo, un personaje que nada envidiará el look de los Chaplin o Keaton: pelo engominado, traje impecable, sombrero de ala y una sonrisa extendida al orbe. Un todo que Álvarez construye con filigrana de artífice poseído. En la producción lo acompañó Alejandro Molina y compartió la fotografía y edición con Carlos Díaz Ramírez.

- Advertisement -

Una gracia que sobrecoge cuando cuenta los intríngulis especulativos del accidente, en plena pista del aeropuerto Olaya Herrera, de donde jamás despegó aquel avión fatídico, el 24 de junio de 1935.

El Salón Málaga, la Casa Museo Gardeliana y la plaza Carlos Gardel, así como la propia ciudad “Medalla” son las locaciones clave donde el cineasta despliega sus notables dotes como documentalista.

 

ilustración: cortesía.
- Advertisement -

 

El 22 de mayo de 1935, Gardel visitó Maracaibo. Esto no aparece en el documental, pero resulta imposible no referir aquella actuación suya en el Teatro Baralt, donde esta noche de septiembre de 2022, la lluvia con sus truenos pareció significar algo más que siempre. No pocos pensamos, supongan que Marlene Nava, Jesús Lombardi, Aitor Romano o Ramón Bazó, que era la gracia cósmica de quien desataba tormentas de suspiros cuando cantaba Volver.

En la película, uno de los brillantes historiadores y antropólogos entrevistados refiere que Tomo y obligo fue el último tango grabado por el impresionante actor que cantaba, y al revés, ese cantante que sabía interpretar emociones mientras actuaba. No pude evitar una de mis carcajadas de loco-reloco-de pimpiriloco, cuando Gardel está en escena insultando a una mujer diciéndole “¡perra, perra!”, porque imaginé que no estábamos en 1932, sino en 2022 y sobre el artista y la obra se habría desatado la jauría políticamente correcta reclamándole semejante agresión a la mujer… Disculpen el desquiciamiento de marras, por favor…

No borraré este último párrafo (así haya pensado hacerlo durante largo rato). Gardel también sabía que su arte involucraba un renovador sentimiento de libertad entre la gente. José Ignacio Cabrujas así lo advirtió cuando estrenó, en el pasado siglo, El día que me quieras, argumentada durante la visita del artista a Caracas, ese mismo año y la revolución sexual, de increíble furor uterino, que suscitó el intérprete de Rubias de Nueva York.

La Fundación Internacional Carlos Gardel, con sedes en París, Nueva York y Buenos Aires auspició este estreno en Maracaibo de la obra del zuliano, quien también firma otras como Diario de Bucaramanga, Un buen vecino y Tras la puerta.

 

Para recibir en tu celular ésta y otras informaciones, únete a nuestro canal en Telegram haciendo clic en el linkhttps://t.me/NADZulia.

Además, puedes seguirnos en Instagram y Twitter como @noticiaaldia o en nuestra página de Facebook Noticia al Día.

 

 

Alexis Blanco

Para recibir en tu celular ésta y otras informaciones, únete a nuestro canal en Telegram haciendo clic en el link: https://t.me/NADZulia.

Además, puedes seguirnos en Instagram y Twitter como @noticiaaldia o en nuestra página de Facebook Noticia al Día.

23,848FansMe gusta
738,684SeguidoresSeguir
471,335SeguidoresSeguir
- Publicidad -

Lo más leído
HOY

Avance Digital NAD

Recibe en tu correo las últimas noticias, acontecimientos e información relevante para mantenerte informado y al día.

- Publicidad -

Relacionadas
más

- Publicidad -
- Publicidad -