Gaiteros del Zulia sigue en el camino de la oscuridad

Gaiteros del Zulia sigue en el camino de la oscuridad

El equipo musical ha tenido una campaña llena de escándalo. Foto: Agencias

El equipo musical ha tenido una campaña llena de escándalo. Foto: Agencias

Otro año que se va, o al menos, eso parece. En una nueva temporada llena de escándalos, denuncias y cambio de técnico en la recta final, Gaiteros de Zulia vuelve a hacer el papelón en la Liga Profesional de Baloncesto (LPB), cuando a falta de cinco juegos (contando el de hoy ante Guaros) se encuentra afuera de la clasificación y en el último puesto de la Conferencia Occidental.

Con récord de 12 ganados y 19 derrotas, el equipo «comecandela» está a un juego del cuarto puesto, último lugar que da un boleto a la postemporada, y que en estos momentos se encuentra en poder de Toros de Aragua. Sin embargo, los musicales han tenido problemas más allá de lo deportivo.

A pesar de que en esta zafra no se evidenciaron los problemas legales en cuanto a la disputa de la propiedad del equipo entre Paúl Romero Cavallo y el coronel Paúl Romero Ferrer, tío del primero, a mediados de temporada se destapó la olla en el seno del conjunto furrero cuando la Fiba ordenó a la Federación Venezolana de Baloncesto (FVB) suspender a Gaiteros del Zulia por dos años de cualquier competencia avalada por el ente rector si no se colocaban al día con las deudas contraídas con los jugadores Ryan McCoy, Robert McKiver y Peter Kvietek.

En ese momento, el baloncesto venezolano se vio en tres y dos ya que de no acatar la orden de Fiba, la Federación Venezolana de Baloncesto podría ser desafiliada, lo que ponía en peligro la participación de la selección nacional en los Juegos Olímpicos de Río 2016 y en cualquier otra competencia internacional.

Pero tras pedir una extensión de plazo, que en un principio era de 48 horas, Gaiteros pagó estas deudas y las aguas se calmaron. Al menos, eso hicieron creer los directivos del equipo musical luego de que se dieran a conocer otras deudas con varios jugadores e instituciones privadas.

Filiberto Rivera (38.500 dólares) y Richard Roby (alrededor de los 21.000) son algunos de los jugadores a los cuales Gaiteros les adeuda una fuerte cantidad de dinero, pero sus casos aun no han sido denunciados ante la Fiba.

Salida por la puerta de atrás

La llegada del experimentado técnico zuliano Jorge Arrieta para esta campaña divisaba cambios de aire en Gaiteros del Zulia luego de una campaña inolvidable en el 2015 con solo 4 triunfos en 36 partidos. «Kabubi» devolvió al quinteto zuliano la posibilidad de pelear por una clasificación y la fanaticada regional se acercó al gimnasio Pedro Elías Belisario Aponte de Maracaibo para apoyar a su equipo, pero en el momento trascendental de la temporada, Arrieta fue despedido por la directiva encabezada por Paúl Romero Cavallo, en un movimiento que sorprendió a propios y extraños.

“Para mí, fue una decisión muy dolorosa. Habíamos construido un equipo competitivo con una plantilla humilde, hicimos que el fanático zuliano regresara al Belisario Aponte. Todo esto, en corto tiempo cuando nos habíamos trazado objetivos a mediano plazo. Me molesta porque se interrumpió un proyecto en Gaiteros”, comentó Arrieta, ganador de tres campeonatos en la LPB, tras ser apartado del cargo.

Gustavo García, asistente técnico de Arrieta, fue el elegido para tomar el mando del equipo musical en estos últimos partidos de la ronda regular.

Sin duda alguna, clasifique o no a la postemporada, Gaiteros del Zulia ha decepcionado de nuevo a la fanaticada zuliana, que se encuentra harta de las malas decisiones gerenciales, transformando a un equipo tradicional y emblemático con cuatro títulos en su bolsillo, en la comidilla de la liga y del deporte venezolano.

Noticia al Día