DRAMÁTICOS NACIMIENTOS de los bebés ucranianos en plena guerra (+fotos)

DRAMÁTICOS NACIMIENTOS de los bebés ucranianos en plena guerra (+fotos)

Se estima que 265.000 mujeres ucranianas estaban embarazadas cuando estalló la guerra, según el Fondo de Población de las Naciones Unidas. (Lynsey Addario/The New York Times)

Unas 200 mujeres embarazadas desplazadas por la invasión de Rusia han acudido al hospital de Lviv desde que comenzó la guerra. Más de 100 han dado a luz, dijo Maria Malachynska, directora del centro perinatal regional. Vienen de algunas de las comunidades que el mundo ahora conoce por su nombre: Mariupol, Kharkiv, Donetsk, Kyiv. Reseña Infobae. 

Es fácil distinguir la sala de partos del resto del principal hospital de maternidad de Lviv, en el oeste de Ucrania, incluso desde el exterior. Su pared exterior está repleta de sacos de arena. En el sótano oscuro, donde las mujeres embarazadas deben agacharse para evitar las tuberías de agua, hay una mesa de parto en caso de que el bebé llegue en medio de las sirenas antiaéreas.

“Este estrés que tienen las mujeres, en tiempos de guerra, influye mucho y vemos muchas complicaciones”, dijo Malachynska. “Pero el estrés del parto no dede ser así ”.

Lilia Myronovich, que dirige el departamento de natalidad en otro hospital, la maternidad municipal de Lviv, dijo que también ha visto más nacimientos prematuros de lo normal. “Las mujeres están estresadas”, dijo. “Especialmente damas que vienen de otros distritos”.

Una mujer de Mariupol en el centro perinatal estatal de Lviv llora todo el tiempo, traumatizada después de salir de la ciudad sitiada. “Tenían hambre”, dijo Malachynska. “Las estamos ayudando con ropa, con cochecitos, porque no tienen nada que darle a sus hijos”.

Enfermeras ucranianas atendiendo a recién nacidos en una sala de maternidad en un sótano improvisado en Kiev el mes pasado. (Lynsey Addario/The New York Times)

Fuera de la ventana del director, se estaba construyendo un nuevo refugio. Será lo suficientemente grande como para guardar las incubadoras necesarias para los bebés que nacen prematuramente.

Arriba, la futura madre Kateryna Galmalova huyó de Mykolaiv, una ciudad ahora ocupada por las fuerzas rusas, con su esposo mientras se acercaban los tanques y después de tres noches durmiendo en el pasillo en medio de explosiones. “Tuve presión arterial alta los primeros días después de esta noticia” de la guerra, dijo. “Porque no entiendes qué hacer a continuación, a dónde ir, dónde y cómo dar a luz”.

Enfermeras ucranianas atendiendo a recién nacidos en una sala de maternidad en un sótano improvisado en Kiev el mes pasado.

Huyó de Mykolaiv solo con sus documentos, ropa interior de repuesto y la ropa que vestía. Se sintió abrumada por la amabilidad que encontró en Lviv, donde no tiene familia, dijo, y que rápidamente se convirtió en un refugio para cientos de miles de personas desplazadas de las partes más amenazadas de Ucrania.

De repente, sonó una sirena que envió a los pacientes y al personal al sótano hasta que se levantó la alerta media hora después.

“No quiero que nazcan niños en la guerra”, dijo Galmalova mientras esperaba bajo tierra revisando las redes sociales en su teléfono, donde se enteró de una mujer obligada a dar a luz en un búnker. “Y no quiero dar a luz en un sótano o en un búnker. No quiero que ningún niño nazca en un lugar así”.

Otra futura madre, Yana Tananakina, huyó de la capital, Kiev, y quiere regresar. “La vida continúa”, dijo su esposo, Oleksander. “Toda guerra termina. Y este también terminará” Quedó tan gratamente sorprendido por el hospital de maternidad de Lviv que la pareja ahora también está considerando tener allí a su próximo hijo.

Mujeres ucranianas con sus hijos y parejas el mes pasado en el refugio del sótano del Hospital de Maternidad No. 5 en Kiev, Ucrania. (Lynsey Addario/The New York Times)

En una habitación iluminada y tranquila, Natalya Suhotsha sonrió a sus gemelas recién nacidas, Zlata y Sophia. Huyó de Hostomel, en las afueras de Kiev, en los primeros días de la guerra cuando los rusos comenzaron a bombardear un aeropuerto cercano. Su marido le dio cinco minutos para buscar las cosas y marcharse.

Agarró la ropa de bebé y poco más, antes de escapar a Lviv, donde nació y donde su familia tiene un hogar. Ahora, mirar a sus niñas hace que se olvide de la guerra. Ella desea la misma distracción feliz para todas las mujeres.

“Solo hablamos de bebés bonitos”, dijo la joven de 24 años sobre sus conversaciones con otras nuevas madres desplazadas en el hospital. “No hablamos de la guerra. Cada vez que hablas de la guerra, te estresas”.

Su madre, una enfermera, había prometido estar allí para el nacimiento de los mellizos. Pero ella permaneció en Hostomel mientras los demás huían. Natalya dijo que espera volver pronto con su madre. Su trabajo en bienes raíces también está esperando.

 

Infobae