Dos hermanos y un instrumentista presos por quemar vivo a un hombre en Cabimas: Buscan a “Papi loco”, “Coquito” y a “Juan Carlos”

Dos hermanos y un instrumentista presos por quemar vivo a un hombre en Cabimas: Buscan a “Papi loco”, “Coquito” y a “Juan Carlos”

De izq. a dcha. José Antonio Nuñez León, Freddy José Nuñez León y Alexis José Manzano Hernández

Alexis José Manzano Hernández, un técnico instrumentista de 57 años y los hermanos José Antonio y Freddy José Nuñez León, de 22 y 33 años, respectivamente, son tres de los seis sujetos implicados en quemar vivo a Rómulo Segundo Sotillo Mencia (40), la mañana del pasado 26 de mayo en el sector Gasplant de Cabimas. Desde hace dos días fueron arrestados y hoy serían presentados por el fiscal séptimo del Ministerio Publico ante los tribunales.

Otros tres hombres son buscados por funcionarios de homicidios del CICPC-Zulia. Estos fueron identificados por los apodos de “Papi loco”, “Coquito” y “Juan Carlos”.  Según los investigadores de la policía científica, los seis sujetos cometieron un homicidio calificado con motivos fútiles. Planearon quemar a Sotillo luego de ser sometido y señalado de robar una ropa en una cuerda alojada en el patio de una casa.

Fue una especie de juicio sumario. El de mayor edad, trabajador en la industria petrolera, fue el encargado de buscar el acelerante químico para rociar el cuerpo de Rómulo Sotillo. Los dos hermanos al parecer sometieron a la hoy víctima, “Juan Carlos” lo ata, “Coquito” aporta su yesquero y “Papi loco”, finalmente le prende fuego.

Otros vecinos del sector presenciaron el dantesco crimen y uno de estos grabó la barbarie, similar a la que el mundo presenció cinco días antes con la quema del joven Orlando Figuera en la zona Altamira de Caracas, por parte de un grupo de desalmados.

Expertos en criminología y sociólogos, consultados por NAD en razón de buscarle repuesta a semejante acto inhumano, coincidieron en que por la manera como le quitaron la vida a ese hombre, sus ejecutores pudieron dejarse arrastran por el nefasto efecto de la misma horrenda acción criminal cometida contra Figuera. Para uno de los sociólogos pareciera que detrás de esa repudiada decisión de quemar vivo a una persona pudiendo simplemente ser sometida, existiera una intención de crear un ambiente negativo que afecte la psique de la ciudadanía y conlleve a algunos a realizar este tipo de homicidios aberrantes.

Es por ello que los jefes del Eje de Investigaciones de Homicidio del CICPC-Zulia han puesto todo su empeño en dar con los culpables. Continúan realizando pesquisas para capturar a los otros tres homicidas.

Tal como lo ha reseñado NAD, a Rómulo Sotillo, luego de incendiarlo, lo recluyeron en la unidad de quemados del hospital Coromoto pero las quemaduras que recibió en el 95 por ciento de su cuerpo, lo llevaron a la muerte el 30 de mayo.

Noticia al Día