Datanálisis: No hay forma de estimar la inflación en Venezuela

Datanálisis: No hay forma de estimar la inflación en Venezuela

Archivo

Archivo

En Venezuela no hay manera de calcular una inflación real, indicó el presidente de la encuestadora Datanálisis, Luis Vicente León. A su juicio, esto se debe a que las evaluaciones que realiza el Banco Central (BCV) se basan en los precios establecidos en los comercios y la mayoría de los venezolanos compra a los revendedores.

León estimó alrededor de 57 % de los venezolanos manifestaron comprar frecuentemente productos del mercado negro (…) al que el Banco Central no tiene acceso. «Es decir, tú no sabes de cuánto es la inflación en Venezuela, no hay forma de estimarla en este momento».

Según el BCV, en 2015 la cifra de inflación en el país cerró en 180,9 por ciento, la más alta del mundo.

León explicó que en la nación caribeña actualmente existen dos tipos de bachaqueros, uno «primario», otro es «de lujo» que se abastece del primero.

«El ‘bachaquero deluxe’ es el tipo que tampoco hace cola (…) pero es organizado, organiza el tema de compra de los ‘bachaqueros primarios’, te manda por internet la disponibilidad y te lo lleva a tu casa en una camionetica (…) esta es la forma de redistribución de la clase media», detalló.

Con este nuevo comercio, surgido de la reciente crisis económica y del desabastecimiento que sufre el país petrolero, los estratos más pobres han aumentado sus ingresos.

León explicó que el bachaquero que invierte 2 mil bolívares (4,8 dólares según la tasa de cambio formal más alta) a la semana en la compra de productos regulados obtiene como ganancia hasta ocho salarios mínimos mensuales, lo que equivale a unos 264 mil bolívares (634 dólares).

Por su parte, los estratos más altos también han aumentado sus ingresos, según afirmó, pero no por la reventa de productos sino por la devaluación, pues quienes pertenecen a la clase alta poseen moneda extranjera.

Por lo tanto, los más perjudicados son los que pertenecen a la clase media y que son asalariados.

León acotó que pese a estos datos, 92,5 % de los venezolanos indica que la situación del país petrolero es mala o muy mala.

De acuerdo con los estudios hechos por esta encuestadora hasta mayo, el desabastecimiento es un problema importante para el 96,4 % de los venezolanos y 71 % de ellos cree que esta situación es responsabilidad del Gobierno de Nicolás Maduro.

Otro 88,5 % de la población rechaza la restricción de divisas a las empresas, mientras que 68 % no cree en la guerra económica que, según el Gobierno, es la causante de la alta inflación y de la escasez y es promovida por empresas privadas con el apoyo de la oposición.

Adicionalmente, 78,5 % del pueblo venezolano considera que el mayor consorcio productor de alimentos de ese país, Empresas Polar, ha hecho todo su esfuerzo para garantizar el abastecimiento en todo el territorio.

EFE