Covid prolongado: Para algunos la recuperación no llega tan pronto

Covid prolongado: Para algunos la recuperación no llega tan pronto

Imagen de Naciones Unidas

El mundo científico ha logrado recabar suficiente información según la cual un número considerable de pacientes sigue manifestando síntomas asociados al virus, después de superar la infección. Para identificar las dolencias, los médicos usan el término de covid prolongado.

Según reseña el portal español Con Salud, un macroestudio desarrollado en el Reino Unido determinó que uno de cada 10 pacientes que sanó del coronavirus, puede desarrollar covid prolongado, es decir la presencia de síntomas persistentes más allá de las tres semanas  posteriores a la culminación de la enfermedad.

Por su parte, investigadores de la Universidad de Washington cierran un poco más el compás y señalan que el “long covid” es susceptible de presentarse en uno de cada tres pacientes.

Los síntomas frecuentes de covid prolongado, según un artículo de Business Insider,  son: fatiga, debilidad muscular, problemas para conciliar el sueño, confusión mental, dificultad para respirar,  tos persistente, palpitaciones, arritmias, miocarditis (inflamación del músculo cardíaco), ansiedad, depresión, problemas intestinales, erupciones, caída del cabello, entre otros. 

Expertos aseguran que el virus se propaga durante la infección inicial y que el material genético viral puede permanecer incrustado por muchos meses en los tejidos de los intestinos, ganglios linfáticos y otras partes del organismo. Aún se evalúa si esos reservorios virales provocan inflamación en los tejidos circundantes, generando las patologías citadas.

Cuidado con el corazón

Esta semana, The New York Times refrescó el tema al señalar que la incidencia de esta serie de patologías afecta entre el 10 y el 30% de las personas que se ‘recuperan’ del coronavirus. Así mismo, destaca que las enfermedades cardiovasculares figuran entre las principales secuelas.

“Al parecer, quienes se recuperan del coronavirus tienen un riesgo sustancial de desarrollar afecciones cardiovasculares, que pueden manifestarse como opresión en el pecho, dificultad para respirar, latidos acelerados, mareos o fatiga extrema”, indica el texto. Citando un análisis del Departamento de Asuntos de los Veteranos de los Estados Unidos, esta posibilidad estará latente “hasta un año después de la enfermedad inicial, incluso si sus infecciones nunca los llevaron al hospital”.

Entre el 52% y el 63% están las probabilidades de infarto al miocardio, ictus, insuficiencia cardíaca, ritmos irregulares, pericarditis o miocarditis, entre quienes resultaron infectados, con respecto a los millones de personas que nunca se infectaron, indica el referido estudio.  

Uno de los inconvenientes que se presentan es que las pruebas habituales para evaluar las funciones cardíacas, no detectan los daños que padecen quienes superaron el covid. La causa, finalmente, suele ser una afección llamada neuropatía de fibras pequeñas, las cuales ayudan a controlar la circulación.

Esto lo confirma la doctora Ruwanthi Titano, cardióloga del Hospital Monte Sinaí, en Nueva York, quien precisa que los exámenes tradicionales como electrocardiogramas, ecografías y otras pruebas funcionales del corazón, no logran dar con el problema, lo cual obliga a “reimaginar” la forma de diagnosticar y tratar a las personas que tuvieron covid y manifiestan problemas cardíacos.

La buena noticia es que siguiendo el tratamiento apropiado este cuadro de salud puede ser superado en un período de seis meses. “La gente no va a tener que vivir con esto el resto de su vida”, señala Salim Hayek, director de la Clínica de covid persistente de Michigan Medicine (EE.UU.)

Una terapia post covid

Expertos, entre los que se encuentra la fisioterapista estadounidense Amy Rigdway, ofrecen una serie de recomendaciones saludables para quienes se recuperan del coronavirus:

  1. Realizar ejercicios de respiración profunda permite a los pulmones absorber el oxígeno que tanto necesita y reducir el dolor y la ansiedad.
  2. Gestionar la energía, determinando que actividades resultan más agotadoras, tanto para la mente como para el cuerpo. Cada persona tiene una cuota diaria de energía para gastar, la cual no debe excederse.

3.- Realizar de forma moderada ejercicios de fuerza y aeróbicos, estando sentados. Superado el covid el ejercicio físico debe ser moderado y lento.

4.- Realizar caminatas y otros ejercicios aeróbicos en posición vertical

5.- Llevar un monitoreo en casa, apelar al tensiómetro, oxímetro y otros recursos.

6.- Modificar hábitos y estilos de vida. Ir más lento no está mal.

 

  1. Reyes

Noticia al Día

Con información de:

Con Salud / The New York Times