- Publicidad -
sábado, abril 20, 2024
28.3 C
Zulia

César Farías puso a Águilas Doradas a volar: “Podemos competir para ir a la final”

- Publicidad -

César Farías no tiene tiempo ni para entrenar, es un partido tras otro, viajes, poco descanso, y no quiere descuidar detalle de sus Águilas Doradas, que sorprende con gran campaña (ahora derrotó a Chicó y sigue invicto con 27 puntos).

Águilas Doradas. Foto: Dimayor

Primero, está en sesión de video con los jugadores, analizando a su siguiente rival. Luego, está mirando un partido de la Liga. Su día a día transcurre así. Ya bien entrada la noche, al fin contesta para seguir hablando de fútbol.

El DT venezolano de 50 años llegó esta temporada a Colombia, precedido por su amplia experiencia, campeón en Bolivia y en Ecuador, y con trayectoria en las eliminatorias mundialistas. Es un técnico con mucho bagaje y vino a la Liga con una misión, llevar a Águilas Doradas a su vuelo más alto.

¿Cuáles son las claves de este Águilas?

-Es una institución solvente, que mantiene una regularidad que le permite demostrarlo en tres semestres seguidos, y este semestre su presidente ha sido más ambicioso al reforzar la nómina y trazarse objetivos importantes. En ese desempeño comprometido estamos cerca de clasificar a los cuadrangulares y ahí tendremos que demostrar el esfuerzo que hemos hecho y saber vivirlo y sacar lo mejor de nuestros jugadores. La clave son buenos hábitos, gente eficiente, comprometida, buen funcionamiento dentro y fuera de la cancha que sostiene el rendimiento.

Águilas viene haciendo buenos torneos y le falta algo al final, ¿será esta vez?

-Vamos con pasos correspondientes: se ha mantenido el promedio, se logra tener un invicto récord para el club, la mayor puntuación a esta jornada, y en esta ocasión se está vivo en la Copa Colombia ante un rival como Nacional, que es importante en nuestro crecimiento porque es parte de la preparación para el cuadrangular. Jugar esta etapa del torneo contra los grandes, sólo nos falta Santa Fe (le ganaron a Nacional, Junior y Millonarios y empataron con América), es señal de cómo podemos llegar a jugar los duelos del cuadrangular. Tenemos que llegar bien, enfocados y frescos para desarrollar nuestro buen fútbol.

¿Ve a su equipo fuerte para pelear?

-El equipo demuestra que compite, que es difícil que le marquen goles, que crea muchas situaciones de gol, que se mantiene en el liderato, con funcionamiento pudo empezar a hacer rotaciones ante un calendario tan apretado, y tenemos un partido menos. Uno analiza los promedios y las tendencias y sería muy difícil que quedáramos afuera de la fiesta grande, pero esto es con seriedad, los pies en la tierra, humildad, y saber que nosotros tenemos fútbol para competir, hay que tener determinación de saber jugar partidos decisivos, damos señales de que podemos competir a la altura para llegar a la final.

¿Usted vino a Colombia para ser campeón?

-Uno sueña siempre con ser campeón, pero vamos paso a paso, tenemos tres frentes, la Copa Colombia, la Liga y la tabla general, queremos clasificar a las copas, queremos ir a la Copa Libertadores y ojalá de la manera más gloriosa, ser campeón de la LIga. Futbolísticamente alimentamos nuestro sueño.

¿Qué ha inculcado Farías?

-Comprender a los jugadores para ayudarlos, vine a ser uno más de ellos, ser un equilibrio entre jugadores y la dirigencia, tratar de transmitir la experiencia internacional que tengo. Sin imponer cosas sino con diálogo, seducción, negociándose vamos llegando a puntos de acuerdo. Hay una sinergia que genera una relación ganar, ganar, para aspirar a lo que soñamos y hoy van saliendo las cosas. En algún momento no van a salir y es normal, hay curvas descendentes para arrancar de nuevo hacia arriba, es como uno lo sepa enfocar. Las victorias y las derrotas no nos duran más de 24 horas. No hay espacio para pestañeos.

Con lo apretado del calendario, ¿cómo trabaja?

-Creemos en los trabajos individuales, una buena periodización, entender que no todos los organismos no reaccionan igual, hacemos un trabajo bajo método integrado, incluido táctico-técnico, físico-técnico, lo físico-técnico y físico-táctico y la parte social, entender la sociedad a la que llegábamos para sacar el máximo potencial de los jugadores. Pasada esa etapa, uno está bajo una revisión y reflexión continua y una autocrítica severa de trabajar con pasión para mejorar, crecer todos los días, con el desafío de llegar al cuadrangular en nuestro mejor momento de acoplamiento. Me quedo conforme con el primer tiempo contra América. Y que sabemos llevar adelante los momentos en los que no estamos tan bien.

¿Por qué Farías decide venir a Colombia?

-Cuando salgo de Aucas la primera llamada fue un equipo colombiano que no me contrató (se lo reserva), pensaba que yo podía echar una mano. Consultó uno más pero ya habían arreglado con un entrenador, y yo realmente tengo un lema de vida, que no me detengo, cambio de dirección y no me detengo. Llevo 30 años continuos dirigiendo y ésta no iba a ser la excepción, tenía ganas, fuerza, y uno llega a los 50 años y sabe que es un momento importante de alcanzar el éxito y en esta profesión se necesita sabiduría, experiencia, madurez. Es para aprovechar lo que he vivido.

Foto: Águilas Doradas

Llegué a la Selección Venezuela a los 34 años y ya había dirigido seis clubes; a los 29 ya dirigía Copa Libertadores, a los 22 ya había sido campeón de ascenso en mi país, a los 25 bicampeón… Me tocó vivir cosas rápido que me obligan a digerir todo esto y uno afila año a año y revisa en qué se puede mejorar y crecer y no detenerme: Colombia era mi séptima liga, competitiva, vitrina en el mundo, la veía de afuera y no la conocía, pero en Venezuela uno crece viendo fútbol colombiano por la cercanía y la importancia de la época que me tocó, ver al Pibe, Higuita, Leonel, Barrabas, Rincón, Iguarán, Escobar, una constelación de jugadores que manejó Pacho (Maturana) y Hernán (Bolilllo Gómez)  y que uno disfrutó. Enfrenté equipos colombianos en Copa Libertadores y Sudamericana, me tocaron eliminatorias, sudamericano juvenil. La disputa y convivencia con Colombia me hacía estar al tanto de cómo era su fútbol.

¿Extraña la eliminatoria?

-Y…. sí… sí, la verdad sí… pasé diez años en Venezuela y Bolivia. Uno en el fondo lo siente y lo añora porque es normal, tengo 48 partidos de eliminatoria, más que yo sólo tiene el maestro Tabárez. De pronto en el futuro sea el Tabárez de una selección. Hasta ahora me tocó ir contra la corriente y el destino a lo mejor me da algo un poco más manejable.

¿A Colombia cómo la vio tras derrotar a Venezuela y empatar con Chile?

-Veo mucho talento, van dos partidos, tienen una grandísima generación, su selección va a pegar una vuelta para arriba, lo del partido con Alemania es una demostración, y la eliminatoria la arrancó con cuidado, no arriesga mucho, tienen la sensación de lo que vivieron la pasada eliminatoria, de que el arranque conlleva al crecimiento paulatino. Conozco poco de su entrenador, me parece correcto, de no tomar muchos riesgos. Visualizo que Colombia va a ir creciendo, el año que viene va a ser mucho más que hoy, porque agarran confianza con ganar partidos, ganar puntos, hay más cupos, y que permita desarrollar un juego a la altura del talento que tienen y la tradición y la esperanza de un país.

Lee también: César Farías extiende a 11 juegos su invicto con Águilas Doradas

Noticia al Día / Con información de El Tiempo

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

Relacionadas
más

Avance Digital NAD

Recibe en tu correo las últimas noticias, acontecimientos e información relevante para mantenerte informado y al día.

- Publicidad -
- Publicidad -