Carmen Julia Álvarez y su hijo Carlos Daniel visitaron NAD para presentar ‘El inquilino y yo’: “Apostamos por Venezuela”

Carmen Julia Álvarez y su hijo Carlos Daniel visitaron NAD para presentar ‘El inquilino y yo’: “Apostamos por Venezuela”

Carmen Julia Álvarez visitó NAD junto a su hijo Carlos Daniel Alvarado para presentar la obra teatral 'El inquilino y yo' en Maracaibo. Foto: José López

Carmen Julia Álvarez visitó NAD junto a su hijo Carlos Daniel Alvarado para presentar la obra teatral ‘El inquilino y yo’ en Maracaibo. Foto: José López

Una de las primeras actrices de Venezuela, quien también es considerada una escuela en las tablas, Carmen Julia Álvarez, llegó este jueves a NAD junto a su hijo Carlos Daniel Alvarado para revelar los detalles de su nuevo propuesta teatral ‘El inquilino y yo’, que será presentada el próximo 23 de junio, en el teatro Bellas Artes de Maracaibo.

Durante su visita al medio digital, la actriz y el nobel actor hablaron de su experiencia trabajando juntos, cómo evalúan la televisión nacional y sí han considerado emigrar por la crisis que atraviesa el país.

La obra de teatro es “una comedia ligera de equívocos”, explicó Álvarez, en la que prevalece la amistad. En la pieza también participan José Ramón Barreto, John Guitian y Ulises Alvarado. Insistió en que se trató de evitar el tema político, el sexo y lenguaje obsceno. “Está hecha para todo el público”, dijo.

¿Cómo surgió la idea de hacer esta obra entre madre e hijo?

Carlos Daniel (CD): Surgió en los estudios de ‘A puro corazón’. Hablábamos de todo lo que habíamos hecho y trabajado con buena vibra como amigos. Decidimos hacer teatro. En principio busqué un texto que no caló mucho. Conversé con mi mamá y se ofreció a escribir la obra. Eso fue en diciembre. En enero ya la tenía lista. Ensayamos tres meses hasta marzo y el 15 de abril estrenamos en el teatro Sambil en Caracas.

¿Cómo es la dinámica de dirigir a su hijo?

Carmen Julia (CJ): No es para nada difícil porque Carlos Daniel es tremendo actor. Él es el productor de la obra. Es más difícil para él porque debe representar varios roles. Es disciplinado, demasiado preocupado por lo que va a hacer.

Madre e hijo hablaron de cómo es trabajar juntos

Tu madre como directora, ¿es más exigente contigo que con el resto del elenco?

CD: No vale, no. El compromiso es doble porque estoy produciendo, además, produciendo a mis amigos. A ver, de repente ando tripeando con mis panas y llega mi mamá a regañarme como mamá o directora. Tengo que llegar antes por ocuparme de otras cosas, no solamente de actuar.

Son una dinastía de actores. ¿Han considerado hacer una obra, novela o película que los involucre a todos: Carmen Julia, Carlos Daniel, Daniela y Daniel Alvarado?

CJ: Sí se ha pensado. Nosotros hicimos una obra – Emma (Rabbe), Daniel y yo- que fue dirigida por Carlos. Se llamó ‘Cosa de dos entre tres’, escrita por Leonardo Villalobos, que también es familia. Fue un rotundo éxito en Caracas y en el interior. Eso fue una bendición de Dios porque los compromisos laborales de cada uno nos impide muchas veces estar juntos.

Me encantaría hacer una obra con Daniel otra vez.

¿Qué creen que le falta hoy a la televisión y teatro venezolano?

Carmen Julias cuestionó la manera de proyectar las novelas venezolanas en la actualidad

Carmen Julias cuestionó la manera de proyectar las novelas venezolanas en la actualidad

CJ: Lo que le falta a todo el país: dinero, posibilidades de trabajar. La televisión ha tenido un bajón terrible (…) Hubo muchísimos actores activos. Sabemos todos los costos de la parte tecnológica y las telenovelas las exigen en HD para otros países. Se hace una novela al año, ‘rosa’, para exportar.

CD: Antes se hacía una novela rosa, una de época, una temática y una social. Esa única novela que se hace es con intereses internacionales. Que cuestionan hasta la forma de hablar del venezolano.

¿Por qué se ha convertido en norma hablar ‘neutromexicano’?

CJ: Se puso de moda porque comenzaron a mandar las novelas colombianas y mexicanas, no las venezolanas. La novela venezolana tuvo su ‘boom’ en el exterior, comienza a decaer por razones económicas. Diría que ellos mismos (creadores/productores) se confiaron con su triunfo. Eso trajo bajas, comenzó a emigrar la gente y decayó.

Ahora el objetivo es exportar. Que el tema sea ‘rosa’, que todo se vea bello, que encaje en todos lados.

CD: Es la industria. Por ejemplo, en Brasil la mayoría de técnicos cineastas vive todo el año haciendo telenovelas y al menos dos películas, porque solo del cine no pudieran sobrevivir.

Aquí en Venezuela teníamos una industria televisiva que ya desapareció. ¿De qué vivimos? Varios en el gremio han emigrado al teatro, porque tienen que comer.

Tienen una particularidad como familia: engranan el talento y el físico, a pesar de las múltiples críticas que ha recibido Daniela por su peso a lo largo de su carrera. ¿Ahora la cacería de actores se enfoca en concursos de belleza y gimnasios?

CJ: Lamentablemente eso aquí se hizo moda. Que la protagonista siempre tiene que ser bella, de medidas perfectas; esas mismas exigencias para el actor también. Es muy raro que tú veas a un hombre rudo, como sucede en Brasil, donde se puede trabajar con honestidad. Si la gente es trigueña o tiene el cabello de cierta manera, o es ‘gruesa’, porque el ser humano en una historia debe ser así.

Aquí no sé qué se les metió que eso funcionaba y que eso es lo que siguen haciendo; tanto, que eso es lo que buscan. Exportan las novelas, pero ya más nunca están a la par de una mexicana o colombiana. Bajamos terriblemente en el mercado internacional.

Ambos apuestan por Venezuela y aseguraron que seguirán produciendo en el país

Ambos apuestan por Venezuela y aseguraron que seguirán produciendo en el país

Su último personaje fue ‘Trinidad’ en Amor Secreto. ¿Ha rechazado trabajos por que no le gusta el personaje que le proponen?

CJ: Hay muy pocas novelas. Al hacerse una novela por año, tienes que sopesar muchas cosas porque no te llaman. No solamente el personaje pesa, sino la parte económica, porque no hay trabajo. Generalmente las actrices y actores estamos ansiosos porque nos llamen y si el personaje además es bueno, bienvenido sea.

¿Han pensado en emigrar?

CD: Creo que todo venezolano se pasea por esa idea. Ahora, que tomemos la decisión, es otra cosa. Soy una persona que apuesta por el país. Queremos producir, ‘echarle pierna’, porque este es el mejor país del mundo, a pesar de las circunstancias y la crisis. Todo venezolano y ser humano quiere tener una mejor vida todos los días.

Si tuviera que ponerle un nombre a la ‘novela’ que vive Venezuela, ¿cuál sería?

CJ: No tenía título. De tener uno, sería “No nos esperábamos esto”.

Jennifer Marrugo
Fotos: José López
Noticia al Día