¡Adiós a las toallas sanitarias! Conoce qué es la copa menstrual

¡Adiós a las toallas sanitarias! Conoce qué es la copa menstrual

La copa menstrual representa la disminución del uso de toallas sanitarias y tampones. Foto: Referencial

La copa menstrual representa la disminución del uso de toallas sanitarias y tampones. Foto: Referencial

Una vez al mes las mujeres tenemos la llamada “visita menstrual” y para sobrellevarla dependemos del uso de toallas sanitarias y tampones, sin embargo en la actualidad es un poco complicado acceder a estos productos a precios justos, por ello aquí te explicamos qué es la copa menstrual, cómo se usa y los beneficios que aporta ante la escasez.

La copa menstrual es un recipiente que se inserta en la vagina durante la menstruación para depositar el flujo menstrual. A diferencia de los tampones, que también se usan internamente, la copa menstrual no absorbe la sangre; ésta queda contenida en el interior de la copa hasta que se extrae de la vagina y se desecha el líquido.

Existen tres tipos de copas menstruales disponibles en el mercado: el más común es una copa en forma de campana de goma (látex), silicona o plástico quirúrgico. Es reutilizable y puede durar alrededor de 10 años con el mantenimiento adecuado.

Otro tipo de modelo menos común está realizado en polietileno y es de forma similar al diafragma. Por ser muy flexible y suave, el modelo desechable se puede utilizar durante las relaciones sexuales (aunque no es un anticonceptivo y no debe utilizarse con esa finalidad).

Tallas. Si tienes más de 25 años o has tenido partos vaginales, tendrás que elegir talla L. si el flujo es abundante recomiendan igualmente  talla L. Pero si eres menor a 25 años sin hijos, recomiendan la S.

Si es para una adolescente, recomiendan primero asistir a la consulta con el ginecólogo de confianza.

La copa menstrual no es muy usada ni conocida por las mujeres en comparación con los tampones y toallas sanitarias, principalmente porque apenas existe publicidad de estos productos. Estas copas a diferencia de otros sistemas de usar y tirar solo se compra una vez en mucho tiempo y el beneficio conseguido no compensa una inversión en publicidad fuerte.

Ventajas:

*Economía: el coste inicial es mayor que los absorbentes tradicionales pero el gasto solo se produce una vez y se recupera la inversión a los pocos meses, ya que la duración con los cuidados adecuados puede ser hasta diez años.

*Infecciones: la silicona es inerte de forma similar al cristal y no es adecuada para que los gérmenes se acumulen en ella. No se han relatado casos de Síndrome del shock tóxico, ligado al uso de tampones tradicionales.

*Comodidad: se puede llevar durante la noche. Se puede utilizar durante toda la menstruación independientemente de lo copiosa que sea e incluso en cualquier momento del ciclo simplemente para acostumbrarse a llevarla.

*Medio ambiente: Supone menos desechos para el medio ambiente.

*Compra: muy fácil de comprar por internet.

*Duración: hasta diez años.

*PH: el silicón con que están hechas la mayoría de las copas menstruales, no altera el PH vaginal, lo cual a la larga ayuda a prevenir infecciones.

Desventajas:

*Puede ser incomoda de utilizar en baños públicos que no dispongan de un lavabo o bidé privado. Pero siempre se puede limpiar con una toallita húmeda, o con una botella de agua.

*Al final del ciclo, además del lavado habitual con agua y jabón, se debe esterilizar hirviéndola.

*Como los tampones, puede ser un poco complicada de usar al principio. Se puede mover si está mal colocada. Sin embargo, si la colocación es adecuada es difícil que se mueva, de hecho puede crear una succión que impida sacarla si no se sabe hacer. Simplemente introduciendo un dedo para que entre el aire, se deshace el vacío y sale fácilmente.

*De no lavar o hervir posterior al uso de cada ciclo menstrual, puede quedar un color amarillento en aquellas que son de silicona transparente, lo que le puede dar un aspecto de «suciedad».

Cómo utilizarlo

Las copas menstruales se insertan en la vagina. No son porosas, absorbentes ni fibrosas, por lo que no arañan ni secan las paredes vaginales. No desestabilizan la capacidad natural de auto-limpieza, no son incómodas de extraer durante los últimos días de la menstruación ni dejan restos de fibras (aunque esto también depende del material con el cual estén fabricadas). Las copas de látex conllevan el riesgo de portar bacterias en su superficie.

Sin embargo, esto no ocurre en las de silicona, ni están relacionadas con el Síndrome de Shock Tóxico (SST), problemas todos asociados al uso de tampones. Las copas también podrían ayudar a prevenir problemas causados por el uso de toallas sanitarias, como la candidiasis (producida por el ambiente cálido y húmedo que crea una toalla) y la cistitis (que puede darse si las heces en la toalla transportan la bacteria E. coli a la uretra o a la vagina).

Las copas requieren ser cambiadas (o vaciadas) con menos frecuencia que los tampones o las toallas sanitarias. Su capacidad es de 30 ml, que constituye la tercera parte del volumen de sangre que pierde una mujer en cada menstruación por término medio, por lo que pueden permanecer hasta 12 horas sin necesidad de vaciar.

Recomendación

Ya que las copas se pueden utilizar en cualquier momento del mes, la mujer puede practicar la inserción y extracción cuando no está menstruando para habituarse. Las copas menstruales en forma de campana pueden adelantar la menstruación uno o dos días debido al suave efecto de succión que producen. Algunas mujeres han informado de menstruaciones más cortas a causa de eses mismo efecto.

Noticia al Día/Agencias