Mandela 'Madiba', Líder Eterno de Sudáfrica: "La acción de las masas tiene la capacidad de derrocar gobiernos"

Mandela ‘Madiba’, Líder Eterno de Sudáfrica: «La acción de las masas tiene la capacidad de derrocar gobiernos»

El Siglo XX fue uno de iconos: fue durante este siglo que el activismo y la lucha en pro de las comunidades subyugadas se hizo popular. En Sudáfrica nació uno de estos iconos, quien se convertiría en ejemplo no sólo para sus compatriotas, sino para el mundo entero. Nelson Mandela, o ‘Madiba’ como se le conocía afectivamente, nació el 18 de julio de 1918, hace exactamente 100 años. El activista falleció hace ya 5 años, a los 95, pero su legado es uno que jamás será olvidado.

«La acción de las masas tiene la capacidad de derrocar gobiernos.»

El principal enemigo de Mandela fue el ‘apartheid’ («condición de estar separados» en el idioma afrikáans), término que se refiere a las políticas raciales discriminatorias legalizadas del Gobierno de Sudáfrica que se aplicaron en esta tierra durante 42 años. Bajo estas políticas se prohibieron los matrimonios mixtos y las relaciones sexuales interraciales, separaban a los grupos raciales (blancos, negros, indios y mestizos) en medios de transporte, centros sanitarios, lugares de ocio y escuelas, etc. Aunado a esto, se obliga a vivir en zonas prefijadas a cada uno de los cuatro grupos mediante la Groupe Action Act. Frente a estas acciones, Mandela se levantó, formando parte del African National Congress (CNA) y se encargó de luchar contra las políticas racistas instauradas por el gobierno.

«Mi ideal más querido es el de una sociedad libre y democrática en la que todos podamos vivir en armonía y con iguales posibilidades.»

La matanza de Sharpeville (Transvaal, actual provincia de Gauteng, Sudáfrica) ocurrió el 21 de Marzo de 1960, y supuso la muerte de 69 ciudadanos negros a manos de la policía durante una manifestación pacífica contra el apartheid. Fue allí cuando Mandela se convirtió en fantasma y realizó su activismo desde las sombras: recorrió el país organizando una masiva huelga en modo de protesta. En 1962 es detenido por rebelión. Es condenado a cadena perpetua en el juicio de Rivonia el 12 de junio de 1964, junto a siete otros hombres. Abandonan el Palacio de Justicia en Pretoria con los puños en alto a través de las ventanas con barrotes del automóvil de la prisión. Al salir de la sala donde había tenido el juicio, Madiba le dedicó un mensaje al público: «¡Amandla!», que significa «poder», 1, 2, 3 veces. Y las mismas 3 veces se oyó la respuesta del público: «¡Ngawethu!», «para el pueblo».

«Derribar y destruir es muy fácil. Los héroes son aquellos que construyen y que trabajan por la paz.»

Mandela se despidió de la cárcel el 11 de febrero de 1990, tras 27 años y medio de cautiverio. Y el 10 de mayo de 1994 se convirtió oficialmente en el primer presidente de raza negra de la República de Sudáfrica.

Hoy, Sudáfrica (y el mundo entero) celebra el Mandela Day, el día en que nació uno de los más grandes y admirables activistas de la historia humana. Mandela no fue un hombre perfecto, él mismo admitía que detestaba la idea de ser presentado de forma que sus errores fueran ignorados, pero luchó todos los días para convertir su patria en una nación pacífica, libre, y de todos. Creó un legado inmensurable que permanecerá por siempre.

«Nadie nace odiando a otra persona por el color de su piel, o su origen, o su religión. La gente tiene que aprender a odiar, y si ellos pueden aprender a odiar, también se les puede enseñar a amar.”