Situación en Estados Unidos con los contagios por covid-19 para los pelos: Biden anunció más pruebas y mascarillas para combatirlo

Situación en Estados Unidos con los contagios por covid-19 para los pelos

El presidente Joe Biden anunció este jueves 13 de enero, que el gobierno de Estados Unidos duplicará la cantidad de pruebas caseras rápidas de covid-19 a 1.000 millones para que sean distribuidas gratuitamente a los estadounidenses, junto con las mascarillas N95 de máxima protección, al tiempo que destacó sus labores para “aumentar” los recursos para ayudar al país a lidiar con el repunte de casos de coronavirus.

 

De acuerdo a AP, Estados Unidos batió el pasado martes un nuevo récord de hospitalizaciones por Covid-19, con más de 145.000 personas ingresadas en centros sanitarios, según los datos del Departamento de Salud y Servicios Humanos (HSS). En total hay 145.982 pacientes hospitalizados en el país con el coronavirus, de los que 4.462 son menores de edad.

La cifra supera los 142.273 enfermos ingresados el 14 enero de 2021, el mayor número que se había registrado hasta el momento desde el inicio de la pandemia.

Biden también anunció que a partir de la próxima semana, 1.000 elementos del personal médico militar serán desplegados por todo el país para ayudar a las instalaciones médicas abrumadas a que alivien la escasez de personal causada por la variante ómicron.

Muchas instalaciones están teniendo problemas debido a que sus trabajadores están aislados en sus hogares por el virus en momentos en que se registra un repunte de infecciones a nivel nacional. El despliegue de los elementos médicos militares se suma al de otro personal médico federal que ya ha sido enviado a los estados para ayudar con la escasez de trabajadores.

Hablando en la Casa Blanca el jueves, Biden reconoció que: “Sé que todos estamos frustrados mientras empezamos este nuevo año” con los casos del virus alcanzando nuevos máximos. Pero insistió que sigue siendo “una pandemia de los no vacunados”.

Tanto las personas vacunadas como las que no lo están han dado positivo al virus, pero Biden señaló que los datos médicos muestran que la gente tiene muchas menos probabilidades de presentar una enfermedad grave o de morir si están inoculados contra el COVID-19. “Lo que ocurre después no puede ser más diferente”.

Biden dijo que instruyó a su equipo para que duplicara la adquisición de pruebas rápidas de COVID-19 para que sean distribuidas gratuitamente a los estadounidenses a través de un sitio web federal futuro, mientras busca responder a las críticas sobre una escasez de pruebas y largas filas para someterse a una. La orden inicial era de 500 millones de pruebas, y ahora el gobierno federal comprará 1.000 millones. Biden dijo que el sitio web será lanzado la próxima semana.

El mandatario también anunció que por primera vez su gobierno planeaba poner a disposición del público de forma gratuita mascarillas N95 de alta calidad, que son las más eficaces para prevenir la transmisión del virus. Dijo que su gobierno anunciaría los detalles la próxima semana.

 

Pandemia vacía los supermercados

 

En un reporte hecho por ABC, huevos: agotados. Pollo: agotado. Tomates: agotados. Pan: sólo de molde. Leche: sólo de sabor fresa y chocolate. Un empleado del supermercado llega con un carro y coloca cinco bandejas de filete de pollo deshuesado sobre una balda refrigerada y desierta. Desaparecen en menos de un minuto, como maná caído del cielo pandémico. Una mujer con sus 70 años cumplidos, con una bolsa de rejilla con dos manzanas adentro, se gira y con media sonrisa dice: «El tercer mundo». Se va dejando atrás un cartel que sin aparente ironía dice: «Si no encuentra lo que busca, pídalo».

Esta era la estampa en un concurrido supermercado Giant en la zona de Van Ness, al norte de la capital estadounidense, a las nueve de la mañana del miércoles 12 de enero de 2021, el día en que la realidad de la escasez golpeó a Estados Unidos.

La imagen se multiplica en supermercados de todo el país, provocando entre resignación e ira. Es además todo muy aleatorio. Hay tiendas, como el Trader Joe’s de la Calle 14 en Washington que el martes tenía un abundante inventario de orquídeas y narcisos pero carecía de pimientos, manzanas o kiwis. Los clientes se aprovisionaban de lo que podían, sobre todo de congelados, y hacían una larga cola para pagar. Y ya en la caja, desembolsaban más dinero que hace un año, pues según anunció la Casa Blanca ayer, en ese espacio la inflación subió un 7%, la mayor cifra desde 1982.

El presidente Joe Biden tuvo que salir ayer a admitir que «la inflación es un desafío global, que aparece en prácticamente todas las naciones desarrolladas a medida que emerge de la recesión económica por la pandemia». Añadió que « EE.UU. es afortunado de tener una de las economías de más rápido crecimiento».

Una tormenta perfecta ha provocado esta escasez que alarma a EE.UU. Según la Asociación de Marcas del Consumidor, la razón primordial son las bajas de reponedores, distribuidores, dependientes y cajeros. Hay más enfermos en las dos semanas pasadas que en todo el año 2020, lo que demuestra lo contagiosa que es la variante Ómicron del coronavirus.

Según Geoff Freeman, que es el director de esa patronal, hay 80.000 camioneros de baja, lo que impide la llegada de alimentos a las tiendas. «A todo el mundo le ha golpeado esta escasez de mano de obra, sea por las dimisiones en cadena, o, sobre todo, por la variante ómicron», dijo Freeman en una llamada con 27 directivos del sector mantenida en lunes y filtrada a la prensa.

Hay, efectivamente, millones de empleados que están abandonando sus puestos de trabajo, resultado por un lado de un mercado dinámico y con mucha oferta y por otro, de subsidios y ayudas gubernamentales por la pandemia. Solo en noviembre, el último mes del que hay datos, se despidieron 4,5 millones de empleados. Muchos ni siquiera avisan con antelación y simplemente se esfuman, en un método muy «millenial» de enfrentarse al mercado laboral. Además, el año ha entrado en el Este y Medio Oeste de EE.UU. con temporales, nevadas, heladas y otros desafíos climáticos.

Más demanda

Las organizaciones de consumidores y las patronales también atribuyen esta escasez a un aumento de la demanda. Más de 5.000 escuelas siguen cerradas por la pandemia. Esto significa que los niños, y sus padres, comen en casa, lo que afecta tanto a la escasez como al precio de los alimentos. Según un observatorio de Mastercard, solo en diciembre aumentaron un 8% las compras en supermercados.

Hay incluso un boom de los compradores que, por medio de aplicaciones como Uber, se dedican a ir por uno al supermercado. Este miércoles, por ejemplo, la aplicación no tenía disponibilidad en Washington hasta al menos el sábado siguiente.

En el supermercado Giant de Van Ness, uno de los empleados dijo que estaba previsto que un camión trajera carne y verdura a media mañana, pero que no era seguro. «Lo creeré cuando lo vea», dijo una de las clientas, un escepticismo consumista que hubiera resultado impensable en la capital de EE.UU. antes de esta pandemia.

 

Para recibir en tu celular esta y otras informaciones, únete a nuestro canal en Telegram haciendo clic en este link: https://t.me/NADZulia.

Además, puedes seguirnos en Instagram y Twitter como @noticiaaldia o síguenos en nuestra página de Facebook Noticia al Día.

 

 AP/ABC