Kazajistán: Sepa el origen del conflicto y por qué tiene importancia estratégica para las potencias

Kazajistán: Sepa el origen del conflicto y por qué tiene importancia estratégica para las potencias

Foto: Abduaziz Madyarov / AFP

Al sur de Rusia y al oeste de China, se encuentra Kazajistán. A pesar de su territorio inmenso —es el noveno país más extenso del mundo—, es uno de los países menos poblados, con menos de siete habitantes por kilómetro cuadrado.

Kazajistán se ha logrado posicionar como el líder de la región con el mayor PIB per cápita entre los istanes; su fortaleza viene por la gran variedad de recursos naturales gracias a la presencia en sus suelos de 99 elementos de la tabla periódica; además de extraer petróleo y gas, destaca por ser el mayor productor de uranio del mundo.

El país se autodenomina república unitaria con un sistema político fuertemente presidencialista. El presidente es el Jefe de Estado, y a la vez Comandante en Jefe de las Fuerzas Armadas. Tiene poder de veto sobre la legislación aprobada por el Parlamento.

 

Foto: Alexander Platanov / AFPTV / AFP

 

Inicio de las Protestas

Las protestas en Kazajistán comenzaron el domingo en el oeste del país tras dispararse el precio del gas licuado del petróleo que se emplea en muchos automóviles. El 1 de enero culminó un proceso de transición de dos años que ponía fin a los subsidios a ese combustible, y en apenas 24 horas se duplicó el precio.

Las fuerzas de seguridad del país informaron el jueves sobre la muerte de decenas de manifestantes antigobierno en una operación para restablecer el orden en Almaty, la principal ciudad del país.

Según una portavoz de la policía, estos hechos ocurrieron la noche del miércoles, cuando quienes protestaban intentaron tomar el control de varias estaciones de policías de la ciudad.

“Además del precio del combustible hay otros motivos políticos para el descontento. Kazajistán es descrito como un país autoritario y la mayoría de las elecciones las gana el partido gobernante con casi el 100% de los votos. No existe oposición política efectiva”, señala la BBC.

 

Foto: Abduaziz Madyarov / AFP

 

Así mismo, está el enfado por las disparidades sociales y económicas, agravadas por una pandemia galopante, así como por la falta de democracia real. El salario medio en Kazajistán es el equivalente a 570 dólares al mes, según las estadísticas del gobierno, pero mucha gente gana mucho menos, según refiere The New York Times.

Los sucesos son un desafío complejo para el presidente Kasim-Yomart Tokaev, a menos de tres años de su gobierno, y están desestabilizando una región ya de por sí volátil en la que Rusia y Estados Unidos compiten por influencia.

Una de las primeras decisiones del presidente de Kazajistán, para contener las violentas protestas en su país, fue llamar a Moscú.

 

Foto: Agencias

 

El mandatario asegura que las protestas son obra de «bandas terroristas» entrenadas en el extranjero. La exrepública soviética es uno de los principales socios de Moscú en el ámbito militar a través de la Organización del Tratado de Seguridad Colectiva (CSTO) y en el campo económico con la Unión Euroasiática.

La Organización del Tratado de la Seguridad Colectiva (CSTO), liderada por Rusia y de la que forman parte Kazajistán, Bielorrusia, Armenia, Kirguistán y Tayikistán, ha emprendido su primera intervención desde que fuera creada en 1992. El Kremlin, que lo califica como misión de paz pese a no tener el amparo de la ONU, asegura que el objetivo de los 2.500 soldados enviados por esta alianza es “combatir el terrorismo”.

Los países de la extinta Unión Soviética también observan de cerca las protestas; los eventos en Kazajistán podrían contribuir a animar a las fuerzas opositoras en otros lugares.

Kazajistán también es importante para Estados Unidos, ya que se ha convertido en un país significativo para las preocupaciones energéticas estadounidenses, dado que Exxon Mobil y Chevron han invertido decenas de miles de millones de dólares en el oeste de Kazajistán, la región donde comenzó el descontento este mes.

 

Foto: Ruslan Pryanikov / AFP

 

¿Qué piden los manifestantes?

A medida que las protestas se han intensificado, las exigencias de los manifestantes se han incrementado en alcance desde exigir precios más bajos en los combustibles hasta incluir una liberalización política más amplia. Entre los cambios que buscan es la elección directa de los líderes regionales de Kazajistán, en lugar del sistema actual de nombramientos presidenciales.

En resumen, exigen la salida de las fuerzas políticas que han gobernado al país sin ninguna oposición significativa desde que se logró la independencia de la Unión Soviética en 1991.

 

 

Foto: AP

 

Lo acontecido en las últimas horas

«He dado la orden de disparar a matar sin aviso previo», dijo Tokayev, en un discurso difundido por televisión, añadiendo que los «terroristas siguen dañando los bienes y usando armas contra los ciudadanos».

Tokayev rechazó cualquier negociación y prometió «eliminar» a los «bandidos» que han provocado estos disturbios, que según él son «20.000» y tenían «un plan claro».

«¿Qué tipo de negociación se puede tener con criminales, con asesinos? Nos hemos enfrenado a bandidos armados y entrenados (…) Hay que destruirlos y es lo que haremos en poco tiempo» agregó.

La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, y el presidente francés, Emmanuel Macron, pidieron por su parte el «fin de la violencia» y «moderación».

En cambio, el presidente chino, Xi Jinping, aplaudió las «medidas fuertes» tomadas por el gobierno kazajo contra los manifestantes.

Con todo, el mandatario kazajo señaló este viernes que el orden constitucional había sido «ampliamente restablecido en todas las regiones», en tanto los militares rusos desplegados empezaron a «desprenderse de algunas de las tareas que se les habían asignado», según Moscú.

El portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, declaró a las agencias rusas que Vladimir Putin había hablado varias veces con Tokayev en los últimos días sobre «la situación en Afganistán y las acciones conjuntas dentro del marco de la CSTO», la Organización del Tratado de la Seguridad Colectiva, liderada por Rusia.

Según el Ministerio del Interior, 26 «criminales armados» murieron. Por su parte, las fuerzas de seguridad reportaron 18 muertos y 748 heridos entre sus efectivos.

Las autoridades han establecido 70 puntos de control en todo el país y, de momento, más de 3.800 personas han sido detenidas.

Sin embargo, estas cifras no se han podido contrastar con ninguna fuente independiente, y el gobierno no ha aportado ningún balance de los civiles, al margen de los manifestantes.

 

 

 

 

 

 

 

 

Lea también: Presidente de Kazajistán: He dado la orden de disparar a matar sin aviso previo

 

 

Para recibir en tu celular esta y otras informaciones, únete a nuestro canal en Telegram haciendo clic en este link: https://t.me/NADZulia.

Además, puedes seguirnos en Instagram y Twitter como @noticiaaldia o síguenos en nuestra página de Facebook Noticia al Día.

 

Noticia al Día 

Con información de

BBC / El País / The New York Times / AFP