A Novak Djokovic le negaron la entrada en el aeropuerto de Melbourne

A Novak Djokovic le negaron la entrada en el aeropuerto de Melbourne

El número uno del tenis mundial, Novak Djokovic, que el martes anunció la obtención de una derogación médica para poder disputar el Abierto de Australia, quedó bloqueado en el aeropuerto de Melbourne este miércoles, debido a un problema de visado.

Según la prensa australiana, el nueve veces campeón del Abierto de Australia, que tomó el avión el martes rumbo a Melbourne, no habría rellenado el formulario correcto para el tipo de visado solicitado.

El servicio federal de aduanas contactó con el gobierno del Estado de Victoria, donde se encuentra Melbourne, cuando constató que el equipo de Djokovic había pedido «el tipo de visado equivocado», indicó The Age.

Djokovic buscaba entrar en el país con un visado de trabajo que «necesita la autorización del gobierno de Victoria», según el diario The Australian.

Jaala Pulford, ministra del Estado de Victoria, declaró el miércoles en un tuit que su Estado había rechazado apoyar esa petición. Según The Age, a pesar de ese rechazo, Djokovic debería probablemente ser autorizado finalmente a entrar en Melbourne. Este problema de visado retrasaría los trámites pero no impediría su acceso a Australia.

Puedes leer: Novak Djokovic no recibió «favores especiales» con la exención médica, aseguró el jefe del Open Australia

La estrella serbia anunció el martes que estaba viajando a Melbourne tras haber conseguido una «derogación médica», que terminó con el culebrón sobre si podría participar en el torneo.

Todos los participantes del Open de Australia, que comienza el 17 de enero, deben estar vacunados contra el covid-19 o disponer de una exención otorgada por dos comités de expertos independientes. En el pasado, el serbio se había mostrado reticente a vacunarse y se ha negado repetidamente a confirmar si se inoculó.

En declaraciones a la cadena australiana Channel Nine, el jefe del torneo, Craig Tiley, aseguró que 26 personas de los casi 3.000 jugadores y personal técnico que viajaban a Australia para la competición habían pedido una derogación, pero solo un puñado la consiguió.

«A cualquier persona que reuniera las condiciones se le ha permitido venir. No hubo favores especiales. No hay ninguna oportunidad especial para Novak», sostuvo Tiley.

El primer ministro australiano, Scott Morrison, declaró por su parte, antes de la llegada del tenista serbio a Melbourne, que si las razones de la exención de Djokovic eran «insuficientes», el serbio estaría «en el próximo avión de regreso» a su casa.

Tiley también instó al tenista a revelar la razón de su permiso médico. «Sería realmente útil si Novak explica las condiciones por las que ha pedido y obtenido una exención médica», dijo.

«Lo animo a que hable de ello a la comunidad (…) Hemos pasado por un periodo muy difícil en estos dos últimos años y apreciaría algunas respuestas sobre ello», añadió.

Una de las condiciones que permitían la entrada sin vacuna es que el aspirante hubiera tenido covid-19 en los últimos seis meses. No está claro que este sea el caso de Djokovic.

La decisión causó indignación en Australia, cuyos residentes han estado sometidos a importantes restricciones, confinamientos y cierres fronterizos durante gran parte de los últimos dos años.

También generó sorpresa en algunos tenistas, como el jugador británico de dobles Jamie Murray, que está disputando la ATP Cup de Sídney. «Creo que si fuera yo el que no está vacunado, no recibiría la exención», reclamó.

El médico Stephen Parnis, exvicepresidente de la Asociación Médica Australiana, dijo que la decisión transmite un mensaje negativo a las personas que luchan contra la propagación de covid-19. «No me importa qué tan buen tenista es. Si él se niega a vacunarse, no debe permitirse su ingreso», sostuvo Parnis en Twitter.

Djokovic expresó su oposición a la vacuna contra el coronavirus en abril de 2020, cuando se planteó que podría ser obligatoria para reanudar los torneos. «Personalmente no soy provacuna», declaró entonces Djokovic. «No quisiera que alguien me obligue a estar vacunado para poder viajar».

La molestia se hizo palpable en las calles de Melbourne. Ron Wilson, un residente, dijo a AFP que «me parece repugnante (…) No debería ser una decisión de última hora dejarlo entrar».

 

Para recibir en tu celular esta y otras informaciones, únete a nuestro canal en Telegram haciendo clic en este link: https://t.me/NADZulia.

Además, puedes seguirnos en Instagram y Twitter como @noticiaaldia o síguenos en nuestra página de Facebook Noticia al Día.

 

AFP