¿Por qué se cae el pecho? Causas y soluciones

Por qué se caen los senos y cómo evitarlo

Los senos son una de nuestras armas de atracción, seducción y sensualidad; darles el cuidado adecuado y tener buenos hábitos podría ser clave para conservarlos jóvenes por más tiempo.

La caída del pecho se produce por la laxitud de los tejidos que los sustentan.

Conoce cómo retrasar los factores que influyen en esta pérdida de firmeza, y qué hacer para corregir las mamas caídas y recuperar su aspecto turgente.

El pecho, en la mayoría de las mujeres (muy pocas afortunadas se libran), desciende poco a poco desde esa perfecta posición original que tuvo alrededor de los 15 años. Y aquellos pechos que una vez fueron firmes y turgentes, años más tarde presentan un aspecto, vamos a decir, diferente. La ptosis mamaria (el nombre científico de la caída del pecho) es algo más que un problema estético. Y es que puede afectar a la autoestima de la mujer y a la forma en la que se relaciona con otras personas, Reseñó WebConsultas.

Causas de la caída de los senos

A menudo atribuimos a la gravedad la pérdida de firmeza del pecho de la mujer, como si esa fuerza lo succionara hacia el centro de la tierra. Y sí, efectivamente, cuando se trata de pechos grandes, influye; pero en los pechos de menor tamaño no interviene tanto como pensamos. “El pecho se cae por la flaccidez o laxitud de los tejidos, que hace que el tejido mamario no se aguante o se sujete en su sitio”, señala el doctor Calderón.

La genética, el envejecimiento y los cambios de peso son algunos de los factores que influyen en la caída de los pechos
Otro error muy frecuente es pensar que el pecho se cae porque los músculos pectorales no están ejercitados. “El músculo tiene poco que ver porque está en un plano más profundo. Está pegado a las costillas y no es el responsable de la caída”, agrega. De hecho, no hay ningún músculo que lo sostenga y está anclada por los ligamentos de Cooper.

A continuación, el doctor Ramón Calderón nos enumera cuáles son los factores que en realidad favorecen esa laxitud mamaria:

Cambios en la estructura de la mama

Con el paso de los años, y como consecuencia también de los embarazos y de las lactancias, “la mama pierde glándula y gana grasa, que es más blanda, tiene menos firmeza, y tiende más a caerse que el tejido glandular”, comenta el doctor Calderón.

El volumen del pecho

Cuanto más grande es la mama más cede ante esa falta de elasticidad. Las mamas pequeñas sufren menos porque el peso también es menor.

Los cambios de peso

Cuando la mujer engorda, la mama, como el resto del cuerpo, gana grasa y tamaño, por lo que aumentan las posibilidades de descuelgue. Cuando, por el contrario, se adelgaza, también se pierde grasa y el tejido cutáneo, según la edad de la mujer y su capacidad de recuperación, tardará en adaptarse al nuevo volumen. Si además las fluctuaciones de peso por seguir una dieta son bruscas y frecuentes, la piel pierde fuerza con mayor rapidez.

El embarazo y la lactancia

“No es tanto la gestación y dar el pecho como tales, sino los cambios de volumen en la mama asociados”. En el embarazo, se dé o no el pecho posteriormente, las mamas aumentan de tamaño y tras el parto, si no se practica la lactancia natural, vuelven a su tamaño original. La lactancia conlleva un incremento del volumen del pecho, pero cuando finaliza, los senos vuelven a su tamaño original.

Cómo evitar que el pecho se caiga

Claro que siempre podemos combatir estos efectos poniendo medidas de nuestra parte. Así, para que el pecho no pierda firmeza lo que hay que hacer es cuidar la piel y el tejido mamario. Para cumplir estos objetivos, sigue estas pautas:

Usar sujetador

Aparte de llevar un sujetador adaptado a la talla exacta que necesitas durante el día, conviene también utilizarlo en estas dos situaciones:

Para dormir: “en las mujeres que tienen mucho pecho se aconseja incluso utilizar un sujetador cómodo y sin aro para dormir, para mantenerlo en su sitio y que los tejidos no cedan”, señala el especialista en cirugía plástica Ramón Calderón.

Para hacer ejercicio: “en los deportes de impacto es recomendable usar un sujetador deportivo muy ajustado”, añade.
Consume alimentos con proteína. Vitamina C y calcio.

Tus hábitos alimenticios dicen mucho sobre ti, es por esto que una dieta balanceada, te ayudará a endurecer los ligamentos que hacen parte de tus senos, por lo que la flacidez, empieza a desaparecer inmediatamente tu cuerpo empiece a adaptarse a esta nueva rutina.

Si lo anterior no funciona o se prefiere optar por la cirugía estética, hay procedimientos como la mastopexia, que es la cirugía de elevación de la mama.

Esta técnica se la conoce como lifting mamario y se puede realizar con o sin prótesis de mama, dependiendo de las circunstancias y características del paciente.

en conclusión, unos buenos hábitos de vida, ejercicio continuado, productos cosméticos adecuados y tratamientos estéticos preventivos bajo el control médico.

Son muchos los factores que amenazan la firmeza, tonicidad y juventud de los senos. También influye, por ejemplo, el tamaño de los mismos, la cantidad de bebés que se amamanten, los cambios drásticos en el peso e incluso el tipo de sostén que se utiliza. Sin embargo, la mayoría de mujeres suele ignorar otros factores contundentes que pueden acelerar la caída de los senos.

Para recibir en tu celular esta y otras informaciones, únete a nuestro canal en Telegram haciendo clic en este link: https://t.me/NADZulia.

Además, puedes seguirnos en Instagram y Twitter como @noticiaaldia o síguenos en nuestra página de Facebook Noticia al Día.

 

Agencias