Perfil del niño autista: recomendaciones para su crianza

Perfil del niño autista: recomendaciones para su crianza

Perfil del niño autista: recomendaciones para su crianza. Foto: Referencial Agencias

Un niño autista no vive «en su mundo», vive en el nuestro y como tal merece ciertas atenciones para lograr su desarrollo integral

Muchos niños con el trastorno del espectro autista (TEA) muestran diferencias en el desarrollo cuando son bebés –especialmente relacionados con sus habilidades sociales y del lenguaje y pueden ser notadas en el primer año de vida.

Por lo general se sientan, gatean y caminan a tiempo, con frecuencia algunas diferencias obvias en el desarrollo de los gestos, juegos de simulación, el lenguaje y las destrezas sociales pasan desapercibidas.

A esto se suma retrasos en el habla y las diferencias de comportamiento y la forma como su hijo se relaciona con sus pares o niños de su edad.

 

Diferencias sociales de los niños con autismo:

 

– No mantiene contacto visual o establece muy poco contacto visual.

– No responde a la sonrisa ni a otras expresiones faciales de los padres.

– No mira los objetos ni los eventos que están mirando o señalando los padres.

– No señala objetos ni eventos para lograr que los padres los miren.

– No lleva objetos de interés personal para mostrárselos a los padres.

– No suele tener expresiones faciales adecuadas.

– Es incapaz de percibir lo que otros podrían estar pensando o sintiendo al observar sus expresiones faciales.

– No demuestra preocupación (empatía) por los demás.

– Es incapaz de hacer amigos o no le interesa hacerlo.

 

Cómo debe ser la crianza de un niño autista

 

Lo primero que deben tener en cuanta los padres de un niño autista es que se debe respetar la forma de vivir de sus hijos, no importa lo que hagan o dejen de hacer. Siempre se les debe decir que se les quiere y demostrárselo. 

Aquí algunos consejos que encontrarás en Behavioural Intervention for young children with autism, de Catherine Maurice, un manual para padres y profesionales de niños autistas:

1- Nada mejor que vivir un día tras otro, positivamente. No puedes controlar el futuro, pero sí puedes controlar el día de hoy y el ahora.

2- Jamás subestimes el potencial de tu hijo. Motívale. Ofrezca espacio, ánimo, y siempre espera que él desarrolle al máximo sus capacidades. No te olvides de que tu hijo tiene capacidad para aprender, por más pequeña que sea.

3- Busca apoyo positivo. Familiares y profesionales con quiénes compartir experiencias, consejos y ánimos.

4- Proporciona y ofrezca a tu hijo un buen ambiente educacional y de aprendizaje, desde el principio de su infancia.

5- Considera y no dejes de lado los sentimientos y las necesidades de tu pareja y de tus otros hijos. Acuérdate que el niño autista no tendrá más amor tuyo por el hecho de que pierdas más tiempo con él.

6- En cuanto a tus decisiones y actitudes, contesta primero a tu consciencia. Luego a tu hijo. No necesitas justificar tus actos a los amigos o a otras personas.

7- Se honesto con tus sentimientos. No puedes ser una súper madre o un súper padre las 24 horas del día. Permite a ti mismo equivocarte, frustrarte, entristecerte, siempre que sea necesario. Es inevitable para todos.

8- Se buena, generosa y gentil contigo mismo. No te fijes solamente en lo que todavía tienes que hacer. Debes mirar para atrás y ver lo que ya has conseguido alcanzar.

9- De vez en cuando párate a sentir el olor de las rosas. Da valor a lo mucho que has logrado en la vida aunque para ti parezca algo normal.

10- Mantenga la calma y jamás pierdas el sentido de humor. Reír es una de las mejores formas para evitar el estrés y el desánimo.

 

Otras recomendaciones

 

Establecer una rutina. Todos los niños se benefician de una rutina consistente, sin embargo, para los niños con autismo esta rutina muy frecuentemente es una necesidad. Involucrar a todos los miembros de la familia en cuál debe ser esta rutina es muy importante. Las necesidades individuales, los temperamentos, los horarios y los compromisos deben ser considerados al decidir cómo organizar los tiempos y los espacios. La rutina permite a un niño con autismo conocer los eventos que durante el día sucederán, lo cual le dará seguridad y lo mantendrá alejado de la confusión.

Para esta rutina se debe establecer horas para las comidas, el baño, el juego, las actividades, las compras, la escuela, los amigos y para dormir. Estos horarios se deben respetar lo más posible, y se debe asegurar que los miembros de la familia, los amigos, los maestros y los vecinos estén familiarizados con esta rutina y así puedan ser un apoyo.

En ocasiones hay circunstancias más allá de nuestro control que requieren que interrumpamos la rutina. Es común que en estos casos los niños con autismo protesten el cambio con algún comportamiento poco deseable, como son gritos, hacerse daño a sí mismo, comportamiento destructivo y ataques verbales. Si bien los padres deben comprender la razón de este comportamiento negativo, también es necesario que respondan de manera consistente. Una vez superadas las circunstancias imprevistas, se debe regresar lo más pronto posible a la rutina.

Ser consistente. Los expertos señalan que un ambiente consistente es la mejor herramienta para que los niños con autismo aprendan. La consistencia en la rutina diaria, la disciplina, la comunicación, la interacción social y en las experiencias contribuye para reforzar su ambiente de aprendizaje. Los niños con autismo tienen dificultades para transferir lo que aprenden de una experiencia a otra; por ejemplo, es posible que en la escuela utilicen los signos de lenguaje adecuados para tomar agua en la escuela, pero que en casa para hacerlo se paren frente al refrigerador y griten.

Reforzar la consistencia requiere de un gran nivel de comunicación entre los padres, la familia, los maestros y otras personas encargadas del cuidado del niño.

Reforzar el comportamiento positivo. Muchos padres de niños con autismo no los disciplinan debido a que no están preparados para manejar el comportamiento negativo. Si bien no hay una fórmula mágica para disciplinar a los niños en general, muchos padres creen que modificar el comportamiento es lo más efectivo cuando se trata de niños con autismo. En muchos casos, si el comportamiento positivo es seguido de consecuencias deseables, el niño repetirá este comportamiento para obtener una recompensa.

Es importante ser muy específico cuando se premia al niño, para ello se debe verbalizar exactamente por qué razón se está otorgando un premio. En lugar de decir simplemente “buen trabajo”, diga “gracias por recoger los juguetes”. Así es más probable que el niño asocie el comportamiento positivo con la recompensa.

Las recompensas físicas en este caso pueden ser de utilidad, ya que muy frecuentemente el niño con autismo rehuye la interacción social. Privilegios, estampas, juguetes y fichas pueden ser utilizados de manera efectiva como premios. Las recompensas inmediatas tienen a ser más útiles en los primeros años, mientras que una recompensa retardada puede ser efectiva con un niño mayor. Los dulces y golosinas son recompensas efectivas pero no recomendables, pues pueden causar otros problemas.

Una forma de establecer un sistema de recompensas puede ser, por ejemplo, a través de fichas o estampas, una vez que el niño ha juntado determinado número de ellas por algún comportamiento positivo, puede obtener una recompensa como un juguete u otra cosa que le agrade.

Involucrarse en la educación del niño. Es importante investigar las opciones que se tienen disponibles y escoger las que mejor se adapten a las necesidades del niño. Además, es muy importante que los padres aprovechen programas de intervención temprana, busquen las mejores opciones educativas y continúen evaluando los programas en los cuales participen sus hijos.

Programas con base en el hogar. En un programa de este tipo, el maestro y una variedad de terapeutas acuden a la casa para trabajar con el niño con autismo y desarrollar sus habilidades en áreas como la comunicación, la conducta y la socialización. A menudo también se trabaja con los padres también.

Programas con base en la escuela. Estos programas generalmente los imparten maestros especializados en la educación especial y terapeutas que se encuentran en instituciones dedicadas a este fin.

 

Para recibir en tu celular esta y otras informaciones, únete a nuestro canal en Telegram haciendo clic en este link: https://t.me/NADZulia.

Además, puedes seguirnos en Instagram y Twitter como @noticiaaldia o síguenos en nuestra página de Facebook Noticia al Día.

 

Noticia al Día/Con información de healthychildren.org/Guía Infantil