Los Colina trovaron ANHELANTES

Los Colina trovaron ANHELANTES (+Videos)

Israel y Gustavo Colina, Darvin Romero Montiel, Susana Nava, Rafael Simón Bolivar, Ovelio Ávila y Andrés Salazar realizaron, la pasada noche de viernes, 3 de diciembre en InverAmérica, un concierto llamado ANHELANTES, del cual Noticia Al Día ofrece una crónica exclusiva del periodista Alexis Blanco.

COLINAS ANHELANTES…Mientras esperaba por el comienzo del concierto magistral que hicieron los hermanos Colina, Gustavo e Israel, la noche del viernes tres, en InverAmérica, en la cabeza me rondaba como un tierno pájaro zumbador la voz del poeta John Cage: “dejen que los sonidos sean ellos mismos”.

Lea también: Dudamel debuta este sábado 4-D como director en ópera parisina con Turandot

He ahí nuestra primera clave de aproximación hacia lo que resultó ser una velada prodigiosa, en la cual quedó corroborado, por enésima vez, que el arte, la cultura, es el principal recurso con el que los pueblos afrontan y superan todas sus dificultades. El concierto ANHELANTES resultó ser un exquisito paseo por las mejores músicas del orbe, habilitados por siete intérpretes que reflejaron, desde un nivel superior, el aserto de Cage.

Los sonidos sintonizaban, glamorosos, con la síncopa del corazón enmielado en memoria popular. Los compases de la onda nueva del maestro Aldemaro Romero fluyeron como una obertura prodigiosa y fecunda…}Primero subieron al pequeño escenario los tres acompañantes: Rafael Simón Bolívar asumió sus instrumentos de percusión, Ovelio Ávila rasgó con terneza las cuerdas de su viejo bajo, mientras que Andrés Salazar tremoló en los teclados un la cómplice.

Israel comenzó citando al Segismundo de La vida es sueño, así como a Los amorosos, de Jaime Sabines. Ese par de detalles poéticos avizoraban ya la línea argumental de un repertorio dispuesto en bandeja fina. Las mesas habilitadas por Marielita Quintero, adornadas con finos manteles, aromáticas velas encendidas y elegantes duplas de rosas rojas y blancas estuvieron casi llenas para la obertura.
Gustavo Colina transformó su cuatro en una sonoridad superior: con vocación y tenacidad de antiguo genio ditirámbico fue tañendo su lira de infinitos ecos tetraédricos…Junto con Israel, los cantantes, Susana Nava y Darvin Romero Montiel, atemperan y afinan con diáfana gracia universal las notas, joyas que Gus construye con armonía clásica. Ellos son nuestros clásicos y como tales deleitaron la noche mágica.
Julio César Reyes brinda a la ciudad las providencias de producciones estéticas de significativa trascendencia en el ámbito cultural como lo ha sido ANHELANTES. Ahora mismo, con el aval y el prodigio de un impactante galardón internacional para su periódico digital, Noticia Al Día, trasciende mucho mas esta secuencia de asuntos socioculturales que ahora mismo desarrolla, cual capitán de mágicos nimbos. Esto debe leerse mientras la voz del Isra cantaba, damas y caballeros, Público respetable público, como señales de identidad musical espléndida…
Noche de Ronda…Mujer si puedes tu con Dios hablar pregúntale si yo alguna vez te he dejado de amar, eto…Contigo en la distancia constato que No existe un momento del día donde yo tararee para vos todos mis canciones. Ya el privilegiado auditorio volaba, junto con los Colina y su bandada de pájaros por países que nos habitan con sus trovas: desde México, un tal Armando Manzanero refrescaba con Esta tarde ví llover, así como Juan Gabriel volvía a sus andadas de despechado, esta vez a ritmo de contradanza zuliana; desde España, Joan Manuel Serrat era fuente expresa de periodismo poético, “vuela esta canción para ti, Lucía..” y también el chevalier Colina transportó a París a la audiencia cuando desde Charles Aznavour cantó La Bohemia. Entrada más retribuida con arte. Y apenas comenzaba la fiesta íntima. “Y no estabas tú…”.
Desde el Paraguay escuchamos y vimos (el dispositivo multimedia que coordinaba Rubén Granadillo es un plus magnífico para la totalidad estética del espectáculo) volar a El pájaro campana, pieza de Félix Pérez Cardozo, cuya arpa suena sensacionalmente reproducida en las manos y talento de Gustavo.
A estas alturas de la liturgia con temple de pentagrama, digo, del concierto, la sesión ha transcurrido casi que como una catedra viva de esa sonoridad auténtica de la que nos instigaba John Cage. Y los rostros de alegría de los presentes en el pequeño mercado de Nervis Torres, amigos entrañables como los Michele Berdugo, Verónica Urbaneja, Eduardo Matheus o Lisett Tello evidenciaban ese milagro que continuaba en escena.
Cuando cantó la preciosa Susana Nava, Ilya Izaguirre Jiménez filmaba en su celular la gracia de su estampa lírica. Por las redes apreciarán todas esas imágenes que provee el talentoso actor de El retador del lago, obra teatral en la que también actúan los hermanos Colina.
Susana embellece un tema de por sí muy muy bello, como es el que da nombre al concierto. El “Pollo” José Sifontes creó, en 1975, este clásico de clásicos…”Y aunque me digas, que no me quieres, dulcemente vivirás en mí…”. Y, si dudan que no fue una velada de lujo, sucedió que un caballero se postrernó ante su mujer amada y le pidió formalmente su mano para colocarle su gema de compromiso.

El suspiro colectivo emergió como corolario de sinfonía popular. Entonces, junto con el artista Ricardo Reyes recordamos aquella frase de Jacques Lacan: “el bolero es el deseo del otro, del cuerpo del otro”. Inteligencia sensual, musitó el duende sapiosexual que, cual seretón de Coro, intentaba enamorar a una muchacha dibujada por Gustavo.

Antes de Anhelante, Susanita recreó ese amor de duende, digo, Que se quede el infinito sin estrellas, dado que me importas tu y tu y solamente tu y nadie mas que tu… Cuanto tiempo disfrutamos de éste amor, etcétera, suspiros, etc…
Darvin canta cada día mejor. Como si trabajara muy duro para liberar todos esos pájaros que abrevan en su diafragma. Por ello habilitó cadencias de contradanza y también su dialéctica lírica, con sendos temas universales, Alfonsina y el mar y La copa rota que nos hizo ver el bienamado ciego boricua, José Feliciano…

Hubo un intermedio, para recargar energías y suministros ante cualquier clase de sequías, con los platillos deliciosos de la chef Lourdes Torres. Se está muy bien en esa intimidad InverAmérica.
Cuando volvieron, los maestros arrancaron la segunda parte con aquella emocionante versión de Moliendo café, briosa salsa urbana, con Simón y Ovelio inventándose una de duendes. Que sabroso.

Israel cita a otro notable poeta nuestro, Gonzalo Fragui: “Estamos condenados a ser felices”. Y apareció el sabio hinduista Ilan Chester y el feliz enamorado circunstante desde lejos besa a su recién prometida: “eres una en un millón”…Y debemos continuar para que la memoria nos hable de aquel Stu Ricardo donde, allá por los 70 y 80, sucedían ritos como este que les he venido contando…La muchacha también mira con besos a su bienamado, “Sabes que te quería como a nadie en el mundo”…

Y sonó muy bien esa gaita que tanto nos gusta y mas adelante, siguen los amorosos vibrando, “Ay amor ay por tí lo mucho que estoy sufriendo yo”. Y es Rafael Rincón González son su fino bigotito y sus uñas largas de la mano con que bordonea Las bellas noches de maiquetía y es esa mandolina que Gustavo tañe como una lira tipo Excalibur.

Y se viene Poco a poco y Aldemaro va como que emprendiendo un último ritornello.. Nervin también se integró como artista e improvisa unos versos gratos. Y El día que me besaste dará paso a lo tumusa de Leonel Ruiz “Yo quiero un amor..de verdad muy lejos de la ciudad” y Luis Miguel Badaraco que también aconseja a los amantes comprometidos sobre mucho dolor corazón partío. Y Ansiedad y Aquel zuliano que cierra, dejándonos los oídos seducidos por estos maestros ANHELANTES…

Felicitaciones como un aplauso que se escucha, como una serenata y también como una rapsodia para nunca dejar de creer…
Salud!

 

Para recibir en tu celular esta y otras informaciones, únete a nuestro canal en Telegram haciendo clic en este link: https://t.me/NADZulia.

Además, puedes seguirnos en Instagram y Twitter como @noticiaaldia o síguenos en nuestra página de Facebook Noticia al Día.

 

Noticia al Día