El Espíritu de la Navidad: ¿sí o no?

El Espíritu de la Navidad: ¿sí o no?

Diseño: Oriana Reyes / NAD

Todos los 21 de diciembre, desde las 10 de la noche hasta el inicio del día 22, en los hogares se cumple con una tradición que coincide con el comienzo del Solsticio de Invierno (en el hemisferio norte), y que según la creencia popular, da la bienvenida al Espíritu de la Navidad.

Quienes lo promueven y practican los rituales relacionados, consideran que el Espíritu de la Navidad “es una energía proveniente del centro del sistema estelar y que cada año trae consigo paz, amor, armonía, alegría, prosperidad para los seres humanos. Dice la leyenda, según el ángel Uriel, que el espíritu llegó al planeta desde una galaxia lejana y se instaló en la región Norte, actualmente la península escandinava”, según reseña un artículo de El País, de Uruguay.

En las horas previas, las personas realizan rituales de limpieza, purificación y agradecimiento con el fin de recibir todas las energías positivas que llegan junto al Espíritu de la Navidad.

Ya en la noche del 21 de diciembre realizan cenas, encienden velas y aromas de mandarina o limón. “Con esto dan la bienvenida a este espíritu que cada fin de año trae abundancia, paz, amor, unidad, armonía, prosperidad y bienestar a toda la humanidad. Más allá de los bienes materiales aporta beneficios a la espiritualidad personal y familiar de las personas”, destaca la fuente.

Esta tradición viene de los países nórdicos, pero desde hace algunos años, ha sido adoptada en otros lugares del planeta, como parte de las costumbres decembrinas.

Los deseos suelen escribirse tomando en cuenta la prioridad de cada uno de ellos y por lo general se comienza por la paz mundial y la resolución de problemas globales, y luego con los asuntos personales. Esta lista se guarda hasta el regreso del espíritu el siguiente año y si la persona desea, quema aquellos que se hicieron realidad.

 

Fotos: Agencias / Referenciales

 

Para los cristianos es otra cosa

“En la Navidad se ha generado un espíritu que intenta alejar al hombre de Dios, precisamente en la época en que celebramos su acercamiento al hombre. Dios se allega al hombre y este genera un espíritu festivo que lo aleja de su creador, lo que es absolutamente triste. Por eso nosotros los cristianos, estamos preparándonos para celebrar el verdadero espíritu de la Navidad”, señala el portal MisiónVida.org.

Para los católicos, y cristianos en general, la Navidad es la festividad que conmemora el nacimiento de Jesucristo. De hecho, la palabra procede del latín nativĭtas, nativātis que significa ‘nacimiento’. Desde esta óptica queda por fuera la inclusión de otros motivos distintos al nacimiento de El Salvador y a los personajes que rodearon su llegada al mundo en un pesebre de Belén, según el relato bíblico.

 

Foto: Archivo NAD

 

Algunas costumbres, adoptadas en el transcurso de los años, como el arbolito, los adornos, Papá Noel o San Nicolás, no están en discusión, siempre y cuando no signifiquen dejar relegada la figura central y el significado del Hijo de Dios hecho humano.

“Todas estas cosas son agregados a la celebración de la Navidad, pero nada de esto hace a la esencia o al espíritu de ella; hay algo que no puede faltar en Navidad y es el Espíritu Santo, Jesucristo y la adoración al Dios que por amor descendió del cielo para salvar a la humanidad de su pecado”, puntualiza en un artículo Misión Vida.

“Todo esto es un engaño, el enemigo está haciendo lo posible para que los hijos de Dios sean engañados en estos tiempos. Te hacen ver las cosas como si fuesen inofensivas, pero lo que no sabes es que haciendo esto te constituyes enemigo de Dios”, expresaron al alertar sobre las invocaciones y otros rituales, que muchas personas ven como tradiciones inocuas, divertidas y sin mayores implicaciones.

“Si quieres ser diferente y que en tu casa entre la paz, amor, bondad y siempre haya alegría, solo tienes que confesar a Cristo y comenzar a ser constante en sus caminos. Él dura para siempre, tu vida estará tranquila por la eternidad, no solo en la temporada de Navidad”, sostienen.

En cualquiera de los casos, sea cual sea su creencia y costumbres, la época decembrina debe ser un tiempo para acercarnos al prójimo, estar en paz, meditar, reconciliarnos y compartir en familia. Que los buenos gestos y la solidaridad no falten en estas fiestas.

Celebrar el Nacimiento de Jesús, rodeado de la humildad con la que vino al mundo, habla del corazón desprendido y sencillo del Creador del Universo. Que su bendición se haga presente en cada hogar y nos haga encontrar la paz que sobrepasa todo entendimiento.

 

Lea también: Espíritu de la Navidad: historias, rituales y tradiciones

 

 

Para recibir en tu celular esta y otras informaciones, únete a nuestro canal en Telegram haciendo clic en este link: https://t.me/NADZulia.

Además, puedes seguirnos en Instagram y Twitter como @noticiaaldia o síguenos en nuestra página de Facebook Noticia al Día.

 

F. Reyes

Noticia al Día