El caso del niño Dayan: el atroz crimen de Guanare que toda Venezuela llora

El caso del niño Dayan: el atroz crimen de Guanare que toda Venezuela llora

Hace 10 años ocurrió este horrible crimen de Dayan González, de 5 años, que estremeció a los habitantes de Guanare en el estado Portuguesa y a toda Venezuela.

«No me toques, suéltame, no me agarres», fueron una de las últimas palabras que Dayan González, de cinco años pronunció. Esas mismas palabras retumbaron en la cabeza de enfermeras y médicos, sabían que algo no estaba bien, estaban frente a un caso de maltrato infantil y no un accidente como quisieron mostrarlo.

De acuerdo a la reseña de La prensa de Lara, un conflicto por celos por una presunta infidelidad, desencadenó la brutal agresión de la que Dayan era víctima. Anney Montilla, pareja sentimental de Yellinot Rocirit González Quevedo (madre del pequeño), era quien se hacía cargo del niño y la misma que lo maltrataba y abusaba sexualmente.

La tarde del 1 de diciembre de 2011, el niño fue llevado al Hospital Clínico del Este, ubicado en Guanare, estado Portuguesa, estaba agonizando producto de las golpizas que recibió por parte de sus agresores. El niño fue valiente, no se quejaba del dolor, pero sí pedía agua y que no lo tocaran.

Anney Montilla, Valentina Oropeza, Doris Oropeza y el enfermero Yure Hernández, presuntamente, intentaron tapar la realidad. Todos indicaron que el niño se había caído de una moto, pero ninguno concordó con el día exacto y si la moto era grande o pequeña.

Esa tarde los médicos comenzaron a evaluar al pequeño, quien se encontraba en condiciones críticas. Al notar que las personas que lo habían llevado se contradecían al contar la versión de lo ocurrido, decidieron llamar al Cicpc, pues estaban frente a trato cruel y posible abuso sexual.

El niño debía ser intervenido quirúrgicamente, pero como los «cuidadores» no contaban con el dinero decidieron trasladarlo al Hospital Miguel Oraá de Guanare, pero minutos antes de su traslado el pequeño entró en paro y murió.

Yellinot y Anney tenían una relación de dos años. Yellinot confió su hijo a su pareja y lo dejó bajo su cuidado, mientras que ella estaba en Margarita, lugar donde trabajaba.

Una presunta infidelidad por parte de Yellinot había desencadenado el ensañamiento de Anney en contra del menor. El pequeño con tan solo cinco años de edad fue víctima de maltrato continuo y abuso sexual que lo llevaron a la muerte.

Una década hace que se cometió uno de los crímenes más crueles en Venezuela y que a lo largo de diez años aún lo recuerdan.

 

La autopsia

 

La autopsia practicada al cuerpo del niño reveló lo que los médicos presumían. El diagnóstico fue múltiples traumatismos y hematomas en el cuerpo, así como cicatrices que evidenciaban maltrato físico de vieja data, signos de abuso sexual continuado, así como huellas de mordedura humana.

Ese mismo día, funcionarios del Cicpc iniciaron con los interrogatorios y detuvieron a Anney Montilla, Valentina Oropeza, Doris Oropeza, Yure Hernández y a la madre del niño.

La noticia del atroz crimen comenzó a esparcirse como pólvora. Los guanareños se enteraron de lo ocurrido por las redes sociales y versiones de personas internas a los centros asistenciales.

Los rumores iban desde el abuso sexual hasta prácticas de rituales satánicos hacia el niño. Las personas se hacían preguntas como ¿por qué lo hicieron?, ¿Dónde estaba la mamá que no lo protegió?, las horas pasaban y no obtenían respuestas.

 

Enfurecidos

 

Guanare, un pueblo que se ha caracterizado por su tranquilidad se levantó enfurecido. Los rostros de los presuntos responsables eran difundidos en redes sociales y medios de comunicación.

Con la excusa de que no había justicia, un grupo de personas acudieron hasta la vivienda de Doris y comenzaron a destrozarla, además de negocios que tenía el exesposo de la dama, como una reconocida discoteca de la ciudad, además de una venta de pasteles.

En medio de los conatos, el gobernador para ese entonces decidió militarizar las calles y hubo más de 20 detenidos por saqueos.

Dolor inhumano
Durante dos meses el pequeño sufrió en silencio. Su piel blanca se opacaba en cada moretón que sus agresores le hacían. Aquel 1 de diciembre, el sufrimiento del niño se extendió por media hora y un paro respiratorio lo libró del terrible dolor que padeció por 60 días.

Dayan fue tan fuerte hasta su último suspiro. Ese día, el pequeño llegó a la clínica caminando, acompañado de Anney, Doris (tía de Anney) y el enfermero.

«Llegó con el abdomen hinchado, morado totalmente por dificultad para respirar y un gran hematoma en el muslo derecho, con áreas de quemadura, de un tamaño de 10 por 10, y que me llamó mucho la atención», fue parte de lo que dijo el doctor que atendió al niño en la clínica, ese día.

Dayan tenía los intestinos perforados y presentó un sangrado interno. El doctor que lo atendió aseguró que el niño fue ingresado «muy malito».

Además, en medio de su dolor pidió agua, por lo que los doctores detallaron que era un signo de que estaba deshidratado.

 

«Los Monstruos»

A Valentina Oropeza, Anney Montilla, Doris Oropeza, Yure Hernández y a la madre del niño los tildaron como «Los Monstruos de Guanare» por el cruel crimen del pequeño de cinco años.

Las calles de Guanare se calentaron durante varios días, hasta que llegó el momento de la audiencia de presentación de los presuntos responsables.

El 7 de diciembre, el Tribunal 1 de Control del Primer Circuito Judicial de Portuguesa dictó medida privativa de libertad contra las cuatro mujeres y un hombre, por estar vinculados a la muerte del niño.

A los cinco los imputaron por homicidio calificado, abuso sexual y trato cruel, pero sobre Anney caen más cargos por ser quien cuidaba del pequeño. Los demás fueron imputados por los mismos delitos, pero en grado de complicidad.

La audiencia duró más de trece horas, los habitantes conmocionados por la muerte de Dayan decidieron trasladarse hasta el comando de Poliportuguesa, lugar en donde se realizó la audiencia para saber el veredicto.

«Mi hija es inocente, es lo único que puedo asegurar. Su único error fue haber dejado que una persona que no conocía bien se hiciera cargo del niño. Sólo pido justicia», dijo la madre de Yellinot, el día que se realizó la audiencia.

Actualmente, Anney y Yellinot son las que cumplen condena por el atroz crimen de Dayan.

 

Ratifican condena para mujeres

El 31 de octubre de 2019, la Sala Penal del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), ratificó la sentencia de 27 años de prisión para Yellinot Rocirit González Quevedo, madre del niño y Anney del Carmen Montilla Oropeza, de 33 años, quien era su pareja sentimental.

Durante el primer juicio oral y público llevado a cabo en 2013, la subdirectora de Investigaciones de Protección Integral de la Familia, Lidis Sánchez junto a los fiscales 50° y 61° nacional, Daniel Guédez y Samuel Acuña, ratificaron la acusación contra González (madre del niño), por los delitos de abuso sexual, homicidio intencional a título de dolo eventual, trato cruel y lesiones graves antiguas, todos en grado de comisión por omisión.

Montilla fue acusada de ser la autora material en los delitos de abuso sexual con penetración, homicidio intencional a título de dolo eventual, lesiones graves, antiguas y recientes, además de trato cruel.

Las detenidas fueron llevadas a Tocuyito y El Rodeo, pero durante estos 10 años de prisión se supo que González estuvo recluida en el Centro Penitenciario David Viloria, conocido como Uribana, pero se desconoce si aún se encuentra allí o fue llevada a otro penal.

Sobre los otros imputados, se supo que quedaron en libertad luego de cumplir penas menores.

 

Para recibir en tu celular esta y otras informaciones, únete a nuestro canal en Telegram haciendo clic en este link: https://t.me/NADZulia.

Además, puedes seguirnos en Instagram y Twitter como @noticiaaldia o síguenos en nuestra página de Facebook Noticia al Día.

 

La prensa de Lara