Camilla Fabri, esposa de Álex Saab, aseguró que es víctima de persecución política en Italia

Camilla Fabri, esposa de Álex Saab, aseguró que es víctima de persecución política en Italia

Camilla Fabri, esposa de Álex Saab, aseguró que es víctima de persecución política en Italia. Foto: Agencias

Camilla Fabri, esposa del empresario colombiano Álex Saab, habló por primera vez de la investigación en su contra por presunto lavado de dinero en Italia. En 2019, las autoridades italianas incautaron 1 apartamento de lujo en Roma valorado en 4,7 millones de euros; además de 1,8 millones de euros y 8 obras de arte que estarían, de acuerdo con medios locales, vinculados a la joven exmodelo de 26 años de edad.

Fabri, en una entrevista con la periodista Osmary Hernández para CNN en Español, afirmó que el procedimiento judicial se trata de una persecución política y aseguró que intentaron usarla como “chivo expiatorio” para dar con los pasos de Saab, quien está sancionado por el Departamento del Tesoro de Estados Unidos y actualmente preso en ese país.

“Cuando empieza esta investigación, me vi víctima de una persecución política, me usaron como un chivo expiatorio con el fin de llegar a Álex. Además de esto, ellos también crearon un personajes para desacreditar a mi persona en los medios. ¿En qué se basaron? No me conocen, diciendo muchas cosas que no son verdad”, manifestó.

La joven dijo que el apartamento lo compró con Saab cuando estaban casados y que ahora no puede habitarse porque, según, está destrozado. Reconoció que el inmueble costó más de 4 millones de euros, la cantidad que mencionan los medios de comunicación, y que lo adquirieron para también vivir en Roma y para que así sus hijas no perdieran el origen italiano.

Fabri admitió también a CNN en Español que la adquisición del apartamento se hizo a través de la firma Kinlock Investment, creada por su cuñado Lorenzo Antonelli. Los fondos presuntamente provenían de los contratos que logró el empresario colombiano con el gobierno chavista en Venezuela.

“Esta compañía era negativo, tenía una deuda que yo tomé a mi cargo y compré los derechos de vivienda de este apartamento”, expresó. Aseguró que Antonelli es una de las personas en quien más confían. “Ha trabajado cerca de Álex porque es una persona de súper confianza de nosotros, de la familia”, agregó.

Expuso que la compra se hizo a través de Kinlock Investment porque a Álex Saab lo sancionó la Oficina de Control de Activos Extranjeros en 2018. Entonces, aseguró, comenzó una persecución muy fuerte en el ámbito político y los bancos le cerraron sus cuentas bancarias, así como las de sus hijos.

La mujer no estaba en el apartamento cuando lo embargaron. El Tiempo de Colombia reseñó en ese entonces que las autoridades verificaban si hubo algún tipo de filtración de información sobre el despliegue. Pero Fabri aseguró a CNN en Español que ella tenía una situación complicada por el embarazo de una de sus hijas y que se encontraba en una clínica recibiendo atención médica cuando los oficiales llegaron al lugar.

Álex Saab, de “principios y valores”

 

Camilla Fabri contó que conoció a Alex Saab en un restaurante de Roma. Intercambiaron miradas y después sus números de teléfono.

“Nos conocimos en Italia, en un restaurante. Él estaba ahí de vacaciones, en Roma, mi ciudad natal. Yo veía que él me miraba, yo también intercambié obviamente la mirada e intercambiamos en esa ocasión los números. Meses después de hablar, chatear por mensajes, un septiembre decide regresar a Italia para conocerme; y en esta ocasión le tocó también conocer a mis papás, porque mi papá es muy celoso y quiso conocer a Alex. Enseguida se enamoraron de Alex”, manifestó.

El periodista Gerardo Reyes, en su libro Álex Saab: la verdad sobre el empresario que se hizo multimillonario a la sombra de Nicolás Maduro, ya había dado algunos de detalles de ese momento. Señaló que durante un tiempo el colombiano tenía en su perfil de WhatsApp una foto en primer plano de un llamativo ojo humano color azul aguamarina.

“Sus amigos decían que era el de la mujer que lo enloqueció”, escribió Reyes.

Fabri, siempre en declaraciones concedidas a CNN en Español, afirmó que toda su vida ha tenido solvencia económica porque sus padres son personas de trabajo. Así, dijo que no ha habido un cambio radical en ella y que sus principios y valores han sido los mismos. “Cuando conozco a Alex encuentro a una persona que tiene los mismos valores que tengo yo”, añadió.

 

La detención y extradición de Álex Saab

 

Las autoridades de Cabo Verde detuvieron a Álex Saab el 12 de junio de 2020 en respuesta a una solicitud de Estados Unidos cursada por la Interpol. En octubre pasado se concretó su extradición al país norteamericano, donde la justicia lo acusa de presunto lavado de dinero.

Fabri expresó que la comunicación con su esposo es a través de cartas, cuando le permiten la entradas a sus abogados, y de llamadas telefónicas. El empresario cuenta con 300 minutos mensuales para llamar y conversar con su familia, por lo que debe dividirlos diariamente.

“Los primeros 15 días (preso en Estados Unidos) los pasó encerrado en una celda de aislamiento. No tuvimos comunicación con él ni con los abogados hasta cuando lo presentaron en la primera audiencia que, desafortunadamente, todo el mundo vio cómo los medios manipularon su imagen. Me contó que no ha recibido parte de su medicamento ni atención médica. Pero se mantiene fuerte, firme y muy enfocado en la liberación”, dijo.

La exmodelo manifestó que no tiene claro, por los momentos, si viajará a Estados Unidos porque teme que, por ser víctima de una persecución política, le quiten a sus hijas. Enfatizó que no sabe cuál será la respuesta de las autoridades estadounidenses.

 

¿Quién se ha hecho cargo de los negocios?

 

La modelo aseguró que en Venezuela el empresario colombiano tiene un equipo organizado y que todos los encargados de cada negocio mantienen la actividad. Sin embargo, los trabajadores de Salva Foods, una de las compañías de Saab, ubicada en el estado Vargas, han protestado en las últimas semanas para exigir el pago de sus salarios.

Fabri dijo que su familia ha tenido una vida tranquila económicamente y que los gastos que han tenido son los de cualquier persona común. “Así que nosotros no somos gastadores, nosotros no vivimos con mucho, vivimos con lo que cualquier familia necesita”.

Afirmó qué no han recibido ningún tipo de apoyo económico del gobierno de Nicolás Maduro para costear la millonaria defensa de Álex Saab. “Somos nosotros mismos los que estamos tratando de sustentar esto”, afirmó.

“Álex es un diplomático desde el 9 de abril de 2018, yo me entero el mismo día en el que obviamente lo nombran enviado especial. Él tiene inmunidad. El día en el que lo secuestraron en Cabo Verde él viajaba con una valija diplomática, con la carta para el líder supremo de Irán y viajaba con su pasaporte diplomático. Así que Cabo Verde violó todas las leyes internacionales”, expresó.

“Álex empezó a ejercer esta función después de que el gobierno de Venezuela se vio frente a todas estas sanciones impuestas por Estados Unidos. Lo nombraron para ayudar a todo el pueblo venezolano para traer alimentos, medicinas, materia prima y también insumos para el covid-19 para enfrentar esta pandemia. Álex siempre ha tratado de ayudar al pueblo venezolano”, añadió.

Fabri dijo que Saab supuestamente recibió la nacionalidad venezolana antes de conocerla y que su designación como “enviado especial” se hizo conforme a lo establecido a la ley.

“No estoy secuestrada en Venezuela, tengo la libertad de salir de aquí cuando quiero. Además la última vez que entré aquí había viajado a Rusia, fue en octubre, y regresé antes de que extraditaran a Alex Saab y se lo llevaran a Estados Unidos, yo regreso aquí. En este momento voy a pasar esta Navidad acá, mi hija estudia acá, entonces yo no tengo razones en este momento para viajar, pero si quiero viajar puedo hacerlo”, señaló.

 

Un nivel de vida desproporcionado

 

El medio colombiano El Tempo afirmó que la joven modelo, quien mantenía una vida bajo perfil al igual que su esposo, firmó en 2016 un contrato de alquiler de 5.750 euros mensuales (69.000 euros por año) por una casa en Parioli, un lujoso barrio de Roma. Esto ocurrió antes de comprar la propiedad con Saab.

El medio indicó que la mujer comenzó a trabajar en 2012 en la tienda de una reconocida marca de ropa y, con aspiraciones de modelo, participó en un programa de televisión. Tenía un nivel de vida desproporcionado si se comparaba con los ingresos declarados ante las autoridades (1.800 euros mensuales).

Luego, en 2017 y teniendo un ingreso económico modesto, compró un vehículo Rover Range Evoque por la cantidad de 54.000 euros, según medios. Un año después adquirió el edificio en Vía Condotti por 4,7 millones de euros. Según la hipótesis de investigación de la Guardia di Finanza de Italia, la modelo habría lavado el dinero de su esposo.

 

 

Para recibir en tu celular esta y otras informaciones, únete a nuestro canal en Telegram haciendo clic en este link: https://t.me/NADZulia.

Además, puedes seguirnos en Instagram y Twitter como @noticiaaldia o síguenos en nuestra página de Facebook Noticia al Día.

 

Con información de El Nacional