Armando Scannone documentó la memoria gastronómica de Venezuela: Un país a través de sus sabores

Armando Scannone documentó la memoria gastronómica de Venezuela: Un país a través de sus sabores

Foto: Cortesía

Armando Scannone fue un referente en la literatura gastronómica del país. En libros como Mi Cocina, Menús de mi cocina y Mi lonchera, entre otros, resaltó las inmensas bondades de la cocina tradicional venezolana.

Su desaparición física, a los 99 años de edad, causó conmoción no solo en el círculo gastronómico, sino en todo aquel nativo de este país que conoció su minuciosa labor de documentar ingredientes y preparación de las delicias que conoció desde temprana edad.

Armando Scanonne puso su calificación como ingeniero para dejarnos como herencia un “manual de vuelo” para manejarnos con destreza y placer entre calderos y fogones, aún sin experiencia previa.

“Yo no puedo ubicar el momento en que comencé a distinguir una comida buena de una que me produjera especial emoción, porque eso me ocurría casi a diario y con esa misma frecuencia le decía a mi madre: ‘mamá, qué bueno está este hervido, esta carne, este pollo… esto es una maravilla’. Yo sentía la necesidad de expresar la satisfacción que me producía lo que estaba comiendo. Era una emoción absolutamente espiritual, pero que yo la sentía en mi paladar, en el olfato y en la vista, sin hacer ningún esfuerzo porque siempre he estado en una especie de alerta frente a estos estímulos” relató en una entrevista con la reconocida periodista Milagros Socorro.

“Don Armando se coló en las casas venezolanas, a través de su libro rojo, sin hacer distinciones, así como también ha viajado en los equipajes de los que decidieron hacer su vida en otras tierras, pero dejando el corazón y el paladar conectado a su país”, expresa el comunicador gastronómico Rubén Rojas en un trabajo publicado en El Estímulo.

 

Foto: Agencias

 

En ese texto, cargado de reconocimiento y afecto, escrito a propósito de los 97 años de Scannone, detalla que “el primogénito de la estirpe de los libros de Don Armando, Mi cocina a la manera de Caracas o, como se le conoce más, el ‘libro rojo’, nació para que las próximas cocineras de la casa reprodujeran fielmente los sabores, texturas y aromas que la privilegiada memoria gustativa que este ingeniero guardaba desde su infancia. No se imaginaba que cientos de miles de recién casadas, matronas y cocineros profesionales recogerían ese esfuerzo para traducirlo en lo que ha llamado Ivanova Decán Gambús – investigadora y miembro incorporado de la Academia venezolana de Gastronomía – como la generación Scannone”.

En palabras de Milagros Socorro, “Armando Scannone reveló, él solo, una tradición de varios siglos, pero que a la vez empezó a existir con él. Armando Scannone inventó la cocina venezolana mediante el método de arrebatársela a los siglos, a las casas, a las manos de las mujeres que han habitado el territorio en todos los tiempos. Al darle un presente, -que puede ser fechado en octubre de 1982, cuando se publicó el Libro Rojo-, instauró un pasado a la gastronomía venezolana y le dio sabana inmensa a su futuro. La operación es parecida a la de esas novelas monumentales que, siendo ficción, nombran el pasado con exactitud”.

“Por eso estoy segura de que si la cultura de Venezuela sucumbiera a la hecatombe, se podría reconstruir siguiendo al pie de la letra las instrucciones de Armando. Y sería una cultura altamente civil, amable, compleja. En una palabra, civilizada. Porque no hay nada más civilizado que un mantel o los pollos de Scannone, que ingresan a las recetas tras un bautizo de limón”.

 

Foto: Cortesía

 

Lea también: Falleció a los 99 años Armando Scannone, reconocido gastrónomo venezolano

 

Para recibir en tu celular esta y otras informaciones, únete a nuestro canal en Telegram haciendo clic en este link: https://t.me/NADZulia.

Además, puedes seguirnos en Instagram y Twitter como @noticiaaldia o síguenos en nuestra página de Facebook Noticia al Día.

 

El Estímulo/ Milagros Socorro.com/ Tal Cual