¿Y a cuál santo le rezáis vos?

¿Y a cuál santo le rezáis vos?

Foto: Juan Marcos Vera / @socram_photo

El zuliano es religioso en esencia. La fe en La Chinita es el eje en torno al cual giran las creencias del pueblo; sin embargo, algunos santos están afianzados también al devocional de los creyentes, por lo que elevan sus peticiones hacia quienes por sus méritos en vida se les considera ejemplo de las virtudes cristianas.

Hoy, Día de los Santos, consultamos entre los católicos marabinos, a quién dedican sus plegarias diarias o en momentos de dificultad. Buena parte de los consultados pide primeramente a Dios, a la Virgen María en el Santo Rosario, para luego dedicar un tiempo a San Benito de Palermo, José Gregorio Hernández, Juan Pablo II, San Marcos de León, Santa Rita de Casia, al Padre Claret, San Judas Tadeo, San Antonio y San Pablo Apóstol.

Por supuesto, no pueden faltar Santa Bárbara y Santa Lucía, cuyos templos figuran entre los más icónicos y concurridos en la ciudad de Maracaibo.

El Día de todos los Santos se celebra cada 1° de noviembre, como parte del calendario litúrgico de la Iglesia Católica, dedicado a honrar incluso a aquellos que no poseen una fecha específica para su celebración.

En un día como hoy se les agradece por sus milagros y su continua protección, pero también por la labor que desarrollaron en su vida, para difundir el mensaje de Cristo, aún a expensas de sus propias vidas.

Acá una breve reseña de los santos que más seguidores tienen entre los zulianos:

 

Foto: Cortesía / Evelyn Canaan

San Benito de Palermo
Al repicar del Chimbánguele, los zulianos rinden tributo a San Benito de Palermo, en casi todos los pueblos de la entidad, muy especialmente en el Sur del Lago donde las comunidades afrodescendientes mantienen viva la devoción al Santo Negro. Sus fiestas patronales inician cada 25 de diciembre y finalizan el 6 de enero.

San Benito, patrón de Palermo, también conocido como el Moro, era hijo de negros esclavos manumisos. Nació entre 1524 y 1525 en el pueblo siciliano de San Fratello, y murió a finales del siglo XVI (1589).

Humilde y devoto, redoblaba las penitencias, ayunando y flagelándose hasta derramar sangre. Realizó numerosas curaciones. Cuando salía del convento la gente lo rodeaba para besarle la mano, tocarle el hábito, encomendarse a sus oraciones.

En 1589 enfermó gravemente, luego recibió los últimos sacramentos, y el 4 de abril de 1589 expiró en Palermo a la edad de 63 años, pronunciando las palabras de Jesús moribundo: “En tus manos, Señor, encomiendo mi espíritu”.

Su culto se difundió ampliamente y vino a ser el protector de los pueblos negros. Fue canonizado por Pío VII el 24 de mayo de 1807.

 

Foto: Agencias

Beato José Gregorio Hernández
Beatificado este 2021 por el Papa Francisco, a José Gregorio Hernández se le ha descrito como un hombre excepcional que decidió compartir la mayor parte de su vida terrenal con los más desposeídos.

La vida, las buenas acciones y los milagros de José Gregorio Hernández han trascendido a lo largo de los años, generación tras generación. Historias y relatos del doctor dan muestra de que fue “Médico de los Pobres”.

El 26 de octubre de 1864, el pequeño pueblo de Isnotú, en el estado Trujillo, vio nacer a José Gregorio Hernández, quien murió el 29 de junio de 1919.

 

Agencias

Santa Lucía
Una santa vinculada a las más sentidas tradiciones del marabino, ya que la iglesia que le honra se encuentra en el corazón de El Empedrao.
A Santa Lucía se le ha representado frecuentemente con dos ojos, porque según una antigua tradición, a la santa le habrían arrancado los ojos por proclamar firmemente su fe.

Nació y murió en Siracusa, Italia, y entre sus virtudes destacan la sencillez, la humildad y la honradez.
Según la tradición, pese a su deseo de permanecer siempre pura y virgen, su madre quiso casarla con un joven pagano, quien al verse rechazado la acusó ante las autoridades de ser seguidora de Jesucristo. Santa Lucía fue llevada a juicio, atormentada para obligarla a adorar a dioses paganos, pero ella se mantuvo firme en su fe, por lo que fue decapitada.

 

Foto: Agencias

El Santo al que llamamos El Papa Amigo
Karol Józef Wojtyła, conocido como Juan Pablo II desde su elección al papado en octubre de 1978, nació en Wadowice, una pequeña ciudad a 50 kms. de Cracovia, el 18 de mayo de 1920.

Los cardenales reunidos en Cónclave le eligieron Papa el 16 de octubre de 1978. Su pontificado fue uno de los más largos de la historia de la Iglesia y duró casi 27 años. Juan Pablo II falleció el 2 de abril de 2005, a las 21.37.

Ejerció su ministerio petrino con incansable espíritu misionero, dedicando todas sus energías. Realizó 104 viajes apostólicos fuera de Italia, y 146 por el interior de este país. Además, como Obispo de Roma, visitó 317 de las 333 parroquias romanas.

El 28 de abril, Papa Benedicto XVI dispensó el tiempo de cinco años de espera tras la muerte para iniciar la causa de beatificación y canonización de Juan Pablo II. La causa la abrió oficialmente el cardenal Camillo Ruini, vicario general para la diócesis de Roma, el 28 de junio de 2005. El Papa Francisco lo canonizó, junto a Juan XXIII, el 27 de abril del 2014.

 

Agencias

San Marcos de León

“Oh santo justo y protector, bendito San Marcos de León, tú que evitaste la desgracia del dragón…”, así comienza una de las oraciones a este destacado miembro del santoral católico, a quien se le atribuye la virtud de doblegar la maldad.

San Marcos Evangelista, fuediscípulo del Apóstol San Pedro y autor del segundo Evangelio del Nuevo Testamento. Se le simboliza con la figura del león alado, una de las cuatro figuras que relata San Juan en el Apocalipsis. También es probable que sea en alusión a la forma como empieza la narración de su Evangelio: refiriéndose al desierto que rodea el río Jordán, lugar en el que abundan las bestias y cuyo señor es el león.

San Marcos fue originario de la zona de Jerusalén y, por lo tanto, perteneció al pueblo judío. En los Hechos de los Apóstoles aparece acompañando a San Pablo y Bernabé -su primo- a Antioquía, en el primer viaje misionero.

 

Agencias

San Antonio de Padua
San Antonio de Padua, doctor de la Iglesia y patrono de los pobres solía decir: «Si predicas a Jesús, Él ablanda los corazones duros; si lo invocas, endulzas las tentaciones amargas; si piensas en Él, te ilumina el corazón; si lo lees, te sacia la mente». Nació en 1195 en Lisboa (Portugal). Se llamaba Fernando de Bulloes y Taveira de Azevedo. A los 25 años adoptó el nombre de Antonio cuando se hizo franciscano.

Se le reconoce como un gran predicador. Tenía una voz clara y fuerte, talante imponente, memoria prodigiosa y un profundo conocimiento, el espíritu de profecía y un extraordinario don de milagros.

“El santo de todo el mundo» es patrón de los pobres, viajeros, albañiles, panaderos y papeleros. Muchos acuden a él para pedir un buen esposo o esposa, ya que fue insistente en que las parejas formalizaran su matrimonio ante Dios.

Por esta razón algunas personas llegan a poner su imagen de cabeza, sin embargo, esa es una superstición y una práctica no cristiana.

 

Agencias

 

Padre Claret
Antonio María Claret nació el 23 de diciembre de 1807 en Sallent de Llobregat, Barcelona, España.

A pesar de que tenía por delante unas perspectivas laborales muy prometedoras, no dudó al sentir el llamado de la vocación sacerdotal y de la predicación misionera. En muchas ocasiones fue perseguido por su labor religiosa.

Durante 6 años realizó su labor apostólica en Cuba, entregándose a la predicación del evangelio y acompañando al clero y al pueblo en sus necesidades. En 1857 la Reina Isabel II le solicitó como confesor real. El Padre Claret aceptó con tres condiciones: vivir fuera de palacio, no tener que guardar antesala en sus entrevistas con la reina y tener el resto del tiempo disponible para dedicarlo a sus obras.

San Antonio María Claret fue un cristiano profundamente enamorado de Dios y del prójimo, con un gran celo por anunciar el evangelio y ayudar al más necesitado.

 

Agencias

Santa Bárbara
Una hermosa iglesia azul en el casco central de Maracaibo está dedicada a Santa Bárbara, quien según una antigua tradición, era hija de un hombre rudo y pagano llamado Dióscoro.

Como ella no quería creer en los ídolos de su padre, éste la encerró en un castillo en el cual la santa mandó a construir tres ventanas en honor al Padre, Hijo y Espíritu Santo. Sin embargo, este acto enfureció más a su incrédulo padre, quien permitió que la martirizaran cortándole la cabeza con una espada.

La misma tradición señala además, que cuando Dióscoro bajaba del monte donde habían matado a su hija, le cayó un rayo y lo mató, y es por este hecho, que muchas personas rezan a la santa para pedir su intersección y verse libre de los rayos de las tormentas. En su sepulcro se obraron muchos milagros.

 

Agencias

San Judas Tadeo
Judas Tadeo aparece último en la lista de los doce Apóstoles de Jesucristo y se desconoce cuándo y cómo entró a formar parte de los discípulos. Lucas le llama «Judas de Santiago», mientras que Juan aclara: «Judas, no el Iscariote», distinción necesaria dado a que el otro Judas fue quien traicionó a Jesús.

Judas es una palabra hebrea que significa: «alabanzas sean dadas a Dios». Tadeo quiere decir: «valiente para proclamar su fe».

San Judas Tadeo es uno de los santos más populares a causa de los numerosos favores celestiales que consigue a sus devotos que le rezan con fe, especialmente en cuanto a conseguir empleo o casa.

Es considerado como “el patrón de las causas difíciles” o muchas veces imposibles; se le atribuyen diversos milagros, sobre todo, relacionados con la curación de enfermedades. Sus fieles aseguran que tiene un poder milagroso para resolver todos los problemas.

 

Agencias

Santa Rita de Casia
La santa de lo imposible. Fue una hija obediente, esposa fiel, esposa maltratada, madre, viuda, religiosa, estigmatizada y santa incorrupta. Santa Rita lo experimentó todo pero llegó a la santidad porque en su corazón reinaba Jesucristo.

Nació en mayo del año 1381, en Italia. Su vida comenzó en tiempo de guerras, terremotos, conquistas y rebeliones.

Santa Rita de Casia es una de las santas más queridas y populares de todos los tiempos. Siendo adolescente se sintió llamada a la vida religiosa pero sus padres decidieron casarla. Lamentablemente, su esposo no era un buen hombre y la maltrataba constantemente.

Con el tiempo, gracias a su profundo amor a Cristo, sus oraciones y su entereza para devolver bien por mal, logró que su marido se convirtiera. Por eso, se le conoce como la “santa de los imposibles”.

 

Foto: Agencias

San Pablo Apóstol
San Pablo, fue Apóstol de Jesucristo y principal propagador del cristianismo; tuvo una participación decisiva en la expansión de la Iglesia, desde el momento de su conversión.

Fue perseguidor de los cristianos hasta que en un encuentro personal con Jesús, relatado en el libro de Hechos de los Apóstoles.

Su vida como seguidor de Cristo fue una cadena de persecuciones, de grandes dificultades; pero, al mismo tiempo, de grandes triunfos para la causa cristiana. Pablo trabajó con ahínco, para lograr la conversión, no sólo de los judíos, sino de todos los pueblos gentiles adonde pudiera llevar su palabra. Sufrió prisión y tratos crueles por defender su credo; en el año 67 fue decapitado.

Ejemplos de fe y misericordia

Estos son apenas algunos ejemplos, pero la historia de la humanidad está escrita por muchas personas que mostraron compasión por el prójimo y una fe inquebrantable. Son ejemplos para quienes aún transitamos este mundo y que buscamos aproximarnos a aquel que fue 100% hombre y 100% Dios, que no es otro que Jesús de Nazaret. 

 

Para recibir en tu celular esta y otras informaciones, únete a nuestro canal en Telegram haciendo clic en este link: https://t.me/NADZulia.

Además, puedes seguirnos en Instagram y Twitter como @noticiaaldia o síguenos en nuestra página de Facebook Noticia al Día.

 

F. Reyes

Noticia al Día

Con información de ACI Prensa / Aleteia / NatGeoenEspañol/ Fe y Alegría