Se cumplen 30 años de una conferencia histórica en el deporte: Magic Johnson anunciaba su retiro de la NBA por ser portador del VIH

Se cumplen 30 años de una conferencia histórica en el deporte: Magic Johnson anunciaba su retiro de la NBA por ser portador del VIH (+Video)

Magic

Se cumplen 30 años de una conferencia histórica en el deporte: Magic Johnson anunciaba su retiro de la NBA por ser portador del VIH. Foto: Agencia

El 7 de noviembre de 1991, Magic Johnson, uno de los mejores atletas de la historia, y en la cumbre de su carrera, desvelaba al mundo entero que era portador del virus de inmunodeficiencia humana. La noticia, sin necesidad de Internet ni redes sociales, es aún hoy una de las impactantes en la historia del deporte.

Magic, icono de los Lakers y de una de las mejores eras de la NBA, se veía obligado a dejar el baloncesto a los 32 años de manera traumática cuando aún era una estrella. Había promediado 19,4 puntos y 12,5 asistencias el curso anterior, en el que había sido All Star. Pero aquel día anunciaba su retirada. El jugador de la eterna sonrisa provocaba una lluvia de lágrimas por su adiós.

Aquella rueda de prensa cambió el mundo, porque la enfermedad comenzó a tener una mayor visibilidad y a ser mejor comprendida por la sociedad general.

Él sabía la noticia desde hacía dos semanas, cuando le comunicaron los resultados de unos análisis que deberían haber sido rutinarios. Los Lakers le iban a mejorar el sueldo y se veían obligados a pedir un préstamo. Había que firmar un seguro que lo cubriese y se exigía un reconocimiento médico del jugador, que estaba en Utah preparando un amistoso cuando le llamaron desde Los Ángeles. Debía ir de inmediato. Era un urgente.

Los cimientos de su mundo se vinieron abajo al hablarle del SIDA, que por entonces era sinónimo de muerte. El actor Rock Hudson había fallecido a causa de la enfermedad hacía ya seis años y el cantante Freddy Mercury lo haría dos semanas después del anuncio de Magic. Este virus humanizaba a los ídolos. «La gente cree que no le puede pasar a él, pero cualquiera puede sufrir esto», advertía el jugador. El alivio llegó cuando le dijeron que sólo era portador del VIH.

Pero pronto volvieron los miedos. Esta vez pensando en Cookie, su novia desde los 14 años y esposa desde hacía dos meses, que estaba embarazada. Ni ella ni el bebé se vieron infectados. «Jugué contra los mejores, como Michael Jordan y Larry Bird, y siempre pensé que había sido lo más difícil de mi vida. Pero estar yendo a casa para decirle a Cookie que tenía VIH fue realmente el momento más duro», suele contar. La enfermedad se vinculaba a toxicómanos y homosexuales. «Los que me rodean saben que estoy muy lejos de serlo», dijo Magic, que alardeaba de haberse acostado con más de mil mujeres. La suya le perdonó las infidelidades y prometió cuidarle.

Sus enemigos íntimos conocían el secreto

El día del anuncio, muy pocas personas conocían la noticia que iba a desvelar. Además de su mujer, el comisionado David Stern y sus grandes rivales Larry Bird, Michael Jordan e Isiah Thomas. El alero de los Celtics no pudo contener las lágrimas al comunicársela. El base de los Pistons se negó a creerla. Y el escolta de los Bulls se quedó sin habla. Antes de la rueda de prensa, en el vestuario del Forum de Inglewood, se lo dijo a sus compañeros de los Lakers, que rompieron a llorar.

«Este no es el final de mis días. Mis planes son seguir viviendo durante mucho tiempo. Voy a vencerle», prometió Magic aquel día. Y no ha faltado a su palabra. La temporada siguiente, pese a estar ya retirado, fue votado por los aficionados para participar en el All Star de 1992. Pese a las reticencias de algunos compañeros, entre ellos Karl Malone, estuvo en Orlando. Protagonizó un final antológico con piques con Thomas y Jordan. En los últimos segundos, todos se olvidaron del partido -y de su enfermedad- para acudir a abrazarle. Fue elegido MVP.

Lee también: Malestar en el PSG por la convocatoria de Messi con Argentina: «No estamos de acuerdo, no es lógico»

Ese mismo año se llevó el oro en los Juegos de Barcelona formando parte del Dream Team, el mejor equipo de la historia. Gozaba de buena salud. Por eso se planteó volver a jugar al comienzo de la temporada 92-93. Disputó algunos amistosos con los Lakers, pero finalmente desistió. Tras su renuncia se escondían las reticencias de algunos rivales. En un partido de preparación ante Cleveland se hizo un corte. Pese a llevar una muñequera en la zona dañada, notó reacciones extrañas.

«Era como si intentarán no chocarse conmigo. Había miedo en sus miradas. Al volver al hotel me sentí deprimido y decidí que no jugaría. Ni mi mujer ni yo necesitábamos pasar por esas situaciones», confesaba, por entonces ignorante de la enfermedad. «Si hubiera sabido lo que sé hoy, no me habría retirado. Pero nadie lo sabía. Simplemente queda apechugar con lo que ocurrió», afirma ahora. Con 36 volvió a la NBA para disputar 32 partidos con los Lakers, pero ya nada era lo mismo. La inactividad había reducido su magia.

Desde que conoció su enfermedad, Magic se dedicó a recaudar fondos para ayudar a la investigación y a la lucha contra ella. A él, la terapia de medicinas le redujo la presencia del virus a niveles indetectables en su sangre. El base ganó cinco anillos de la NBA y revolucionó el baloncesto como máximo exponente del Showtime. Pero también cambió la mentalidad de la población ante el VIH y consiguió derrotarle cuando parecía imposible. «Si me hubiera muerto entonces, habría tenido la vida más grande que se puede soñar», dice. Lleva 30 años de regalo, como si fuera una de sus asistencias sin mirar.

Para recibir en tu celular esta y otras informaciones, únete a nuestro canal en Telegram haciendo clic en este link: https://t.me/NADZulia.

Además, puedes seguirnos en Instagram y Twitter como @noticiaaldia o síguenos en nuestra página de Facebook Noticia al Día.

Con información de MARCA