¿Puedes cambiar el olor de las flatulencias?

¿Puedes cambiar el olor de las flatulencias?

Flatulencias

Flatulencias

Flatulencias son la mezcla de gases intestinales que es expulsada por el ano, con un sonido y olor característico. Estos gases intestinales provienen de tres fuentes: gases producidos a partir de los alimentos por colonias de bacterias intestinales y levaduras simbióticas que viven en el tracto gastrointestinal de los mamíferos, dióxido de carbono (CO2), que se produce por la neutralización del ácido gástrico y aire tragado.

Cuando estos gases son excesivos o malolientes suelen indicar la presencia de una enfermedad no diagnosticada o no tratada, entre las que destacan la enfermedad celíaca, la sensibilidad al gluten no celíaca, el síndrome del intestino irritable y la intolerancia a la lactosa.

¿Qué determina en la digestión de los alimentos el olor?

La mayor parte de los gases producidos en el intestino son hidrógeno, anhídrido carbónico, nitrógeno y metano, que no huelen mal. El mal olor se debe a que algunas bacterias presentes en el intestino grueso producen, al digerir algunos alimentos, gases que contienen azufre, como el anhídrido sulfúrico que huele a huevos podridos.

El gas del aparato digestivo procede por una parte del que se ingiere al tragar (entre un 20- 60% del gas intestinal) y por otra del que producen de forma natural las bacterias de la flora intestinal en el proceso de digestión de los alimentos. Parte del aire que se acumula en el estómago se elimina mediante los eructos y el resto pasa al intestino delgado en donde es parcialmente absorbido. Si quedan burbujas de gas, se van desplazando con los movimientos intestinales llegando hasta el intestino grueso a donde llegan también alimentos no digeridos (fibras, algunos hidratos de carbono y almidones) que son descompuestos por algunas bacterias produciendo más gases. El tipo de alimentación y la diferencia de la flora intestinal hacen que algunas personas produzcan más gases que otras y que algunos alimentos que producen flatulencia en unas personas no lo hagan en otras.

No obstante, entre los alimentos que producen gases se encuentran

Habas, alubias, garbanzos, lentejas y guisantes. Estas legumbres deben eliminarse de la dieta o bien reducir su consumo, salvo si se toman en puré.

Verduras como la col, la coliflor, las coles de Bruselas, la lechuga, el repollo, las alcachofas, los nabos, las acelgas, el pimiento, el pepino, los espárragos y las espinacas.

Cereales, en especial integrales, arroz y pan de harina integral. A pesar de que son beneficiosos para combatir el estreñimiento, no están indicados en caso de meteorismo o gases.

Hortalizas como las patatas, los rábanos o la cebolla cruda.

Frutas como la piña, la ciruela, el plátano o las uvas pasas.

Chocolate.

Bebidas gaseosas, en especial los refrescos de cola y la cerveza

Química y fermentación de los gases.

Cómo ya mencionamos anteriormente las frantulencias pueden estar compuestas por la mezcla de 5 gases:

Nitrógeno (N2; ingerido, presente en un 70% a 90%)

Hidrógeno (H2; producido y consumido por bacterias, presente en un 0% a 50%)

Dióxido de Carbono (CO2; ingerido o producido por bacterias aerobias, presente en un 10% a 30%)

Metano (CH4; producido por bacterias anaerobias, presente en un 0% a 10%)

Oxígeno (O2; ingerido, presente en un 0% a 10%).

Estos gases son inodoros, el olor del gas intestinal está dado por la putrefacción bacteriana de las proteínas y vegetales crucíferos, produciendo ácido butírico y sulfuro de hidrógeno principalmente.

Para recibir en tu celular esta y otras informaciones, únete a nuestro canal en Telegram haciendo clic en este link: https://t.me/NADZulia.

Además, puedes seguirnos en Instagram y Twitter como @noticiaaldia o síguenos en nuestra página de Facebook Noticia al Día.

 

Aidannys Nuñez/Pasante

Noticia al Día