Fundación Mariano Ospina Pérez inicia su plan sociocultural

Fundación Mariano Ospina Pérez comienza su plan socio-cultural más ambicioso

mariano ospina perezDesde la Fundación realizan balance de sus acciones más destacadas en lo que llevamos de año y proyectan cuatro nuevos ejes para potenciar el empuje social en Bogotá

La Fundación en honor al expresidente de Colombia, Mariano Ospina Pérez, viene desarrollando un intenso calendario en los últimos meses que les ha llevado al marco internacional, al realizar en Madrid (España) la entrega del Premio “Hispanidad, Concordia y Libertad” durante el pasado mes de julio, con un galardonado tan excepcional como el máximo responsable de la oposición en el Congreso de los Diputados y líder del Partido Popular, Pablo Casado. 

Ahora la Fundación, a rebufo del empuje internacional que han adquirido, y en un proceso de modernización y digitalización de sus actividades que se fraguó durante los meses más duros del confinamiento y se ha comenzado a materializar en este año 2021, pone sobre la mesa importantes proyectos que, sin perder de vista sus fines fundacionales, tratarán de aportar más a la sociedad colombiana. 

En conversaciones de este medio con la presidenta de la Fundación Mariano Ospina Pérez, Helena Baraya destacaba: “la necesidad de adaptarnos a las nuevas necesidades sociales que se plantean, siempre estando un paso por delante para que la utilidad de un espacio de trabajo como es la Fundación Ospina Pérez no se desactualice a pesar de nuestros 45 años de antigüedad”.

Para ello la Fundación se apoya en la experiencia de sus socios como es el caso del empresario internacional Javier Ospina Baraya, quien está trabajando en poner los primeros mimbres de esta andadura para que “la próxima década continuemos siendo la herramienta de transformación social que necesita Colombia y Latinoamérica, sin olvidar a las clases populares y al campesinado, un legado de apoyo a quienes más nos necesitan que heredamos de los proyectos y discursos del ex presidente al que esta Fundación debe su nombre” nos manifestaba una de las personas claves en este salto a la transformación. 

Museo, biblioteca, la academia y el Think Tank

Durante el año 2021 la Fundación ha destinado varias partidas presupuestarias a proyectos que por el momento son esquejes, pero que adquieren forma sobre los papeles y apoyo en una sociedad que demanda menor desigualdad:

  • Museo y Centro de Memoria. El actual edificio de la Fundación en Bogotá ya cuenta con un espacio museístico que recuerda la importancia histórica del ex mandatario, sin embargo ahora proyectan un espacio más abierto y singular que pueda convertirse en una referencia turística en la capital desde el que ofrecer un paseo por la historia mediante la visualización de documentos privados de muy difícil acceso hasta ahora, libros centenarios, condecoraciones y artículos personales que pertenecieron a una familia con larga trascendencia política en el país, ya que no podemos olvidar que los Ospina han aportado tres presidentes a la historia de Colombia. 
  • Biblioteca. Aprovechando las excepcionales instalaciones de las que goza la Fundación con más de 1.000 metros cuadrados, se está elaborando un Plan de digitalización para que tanto mediante un uso presencial como virtual los estudiantes e interesados puedan acceder de una marera libre a miles de contenidos hasta ahora solo utilizables si se acude físicamente y se realiza una ávida búsqueda. La Fundación espera atraer la curiosidad de jóvenes estudiantes, historiadores y docentes a un sinfín de documentos que podríamos clasificar como inéditos, dadas las pocas personas que han trabajado con ellos hasta la fecha. 
  • La academia. Para forjar perspectiva histórica del legado y preservar los principios conservadores se proyectan una serie de jornadas de formación, liderazgo y oratoria en donde destacarán sus cursos de verano e invierno con importantes ponentes del ámbito nacional e internacional.
  • El Think Tank: Este será el último de los proyectos a desarrollar en el próximo ciclo, versando sobre la promoción de un espacio de debate donde poner en valor los principios liberales y el pensamiento conservador, y desde el cual buscar la transversalidad y nexos de unión desde pensamientos intelectuales como Adam Smith a los cánones de la Democracia Cristiana. La organización de este tanque de pensamiento (Think Tank) se realizará desde la impartición de cursos trimestrales con debates semanales en base a la reflexión y escudriñamiento de autores destacados. 

“Los proyectos en papel y presupuestariamente ya son una realidad, ahora nos queda comenzar su ejecución, la cual estamos convencidos que llegará progresivamente desde el próximo mes de enero” afirma Javier Ospina Baraya empresario e ideario de los proyectos.