Entre niñas de ocho y 14 años: Así funcionaba la red de prostitución de alias "Otoniel"

Entre niñas de ocho y 14 años: Así funcionaba la red de prostitución de alias «Otoniel»

Entre niñas de ocho y 14 años: Así funcionaba la red de prostitución de alias «Otoniel». Foto: Agencias

El Gobierno de Colombia efectuó el golpe más duro en casi tres décadas al narcotráfico, tras capturar a Dairo Antonio Úsuga David, alias «Otoniel», el temido jefe del Clan del Golfo y el narcotraficante más buscado del país vecino.

Alias «Otoniel», que durante más de seis años burló la intensa persecución de miles de policías y soldados que registraron pueblos y selvas de la región de Urabá, zona que está al noreste del país y es fronteriza con Panamá, como parte de la «Operación Agamenón», fue capturado en un punto llamado Cerro Yoki, en jurisdicción de Necoclí, municipio del departamento de Antioquia.

La importancia de la captura de «Otoniel», de 50 años de edad, fue subrayada por el presidente colombiano, Iván Duque, «como el golpe más duro que se le ha propinado al narcotráfico en este siglo» y aseguró que es solamente «comparable» con la caída de Pablo Escobar en los años 90.

Según informes de la Policía colombiana, «Otoniel» comenzó en la ilegalidad en las filas de la guerrilla del Ejército Popular de Liberación (EPL). De allí se retiró en 1991 tras la firma de un acuerdo de paz, poco después se sumó a las paramilitares Autodefensas Unidas de Colombia (AUC).

Con el tiempo pasó a desempeñarse como uno de los cabecillas del Bloque Centauros en los Llanos Orientales; al lado de su hermano Juan de Dios Úsuga David, conocido en el mundo del crimen como «Giovanny».

Tras la desmovilización de las AUC en el año 2006, «Otoniel» y su hermano empezaron a extender sus «tentáculos» en varias regiones del país y a consolidar una organización criminal «nutrida» principalmente con dinero del narcotráfico pero también de la minería ilegal, la extorsión y el contrabando.

 

Foto: Agencias

Foto: Agencias

Foto: Agencias

Foto: Agencias

 

Red de explotación sexual

Tras la captura de «Otoniel», han salido a relucir varios detalles sobre la red de explotación sexual que manejaba. María Dora, de 23 años de edad, era una de las que sus víctimas, la cual relató parte de lo vivido y catalogó que es una historia «igual que de muchas otras».

La joven sobrevivió a la trata de personas y la explotación sexual a la que fue sometida por los integrantes del Clan del Golfo. También aseguró que cuando apenas tenía 13 años, la campaña «No Es Hora De Callar» la encontró en una calle de Medellín, debajo de la estructura que soporta las vías del metro.

Inicialmente, el «negocio» se limitaba a convencer a niñas de entre ocho y 14 años de que las llevaran a los «campamentos» del grupo, donde procedían a violarlas, según reseñó el portal colombiano El Tiempo.

La joven se refirió al proxeneta Javier Linares, mejor conocido como «El Papi», uno de los más «fieles» colaboradores de Roberto Vargas Gutiérrez, alias Gavilán, líder militar del clan criminal. 

Gavilán fue quien estructuró y perfeccionó desde la creación de los Urabeños -nombre que tenía esta organización criminal-, el negocio de la explotación sexual.

María contó que Linares se encargaba de «reclutar el ganado» para las diversas «ferias» durante los fines de semana. También señaló que bajo este apodo se comunicaban entre ellos, para capturar a muchas mujeres, en su mayoría vírgenes.

Explicó que tras «reclutar» niñas de entre ocho y 14 años, después  se «expandieron» para acercar a niñas de entre 16 y 18 años a los frecuentes burdeles en que se instalaban, con permiso del «clan», en toda la zona minera del bajo Cauca Antioqueño y en el noreste del Chocó, en tierras colombianas.

Posteriormente. reclutaban mujeres de entre 20 y 23 años y las llevaban a fiestas privadas con «clientes», es decir, sus compradores internacionales de drogas.

A raíz de esto, el «negocio» prosperó y era necesario expandirse internacionalmente. Muchas mujeres jóvenes fueron enviadas a Puerto Vallarta o Quintana Roo en México y algunas fueron traficadas con las redes de España y Asia.

Según María, las mujeres explotadas siempre van a estar en desventaja ante el escondite de una tonelada de cocaína. Sus dolores y dramas quedarán sepultados con la posible extradición a EE.UU. del último de los capos colombianos del narcotráfico.

Según el presidente Duque, con este golpe a alias «Otoniel» se marca el final del Clan del Golfo. «Y a todos los que han pertenecido a esta estructura criminal, el mensaje que les envío es claro y contundente: o se someten a la justicia de inmediato o les caerá de la misma manera todo el peso de la ley», agregó el mandatario colombiano.

 

Foto: Agencias

 

 

Lea también: Presidente Duque dice que comicios regionales en Venezuela «no serán libres» ni «democráticos»

 

Para recibir en tu celular esta y otras informaciones, únete a nuestro canal en Telegram haciendo clic en este link: https://t.me/NADZulia.

Además, puedes seguirnos en Instagram y Twitter como @noticiaaldia o síguenos en nuestra página de Facebook Noticia al Día.

 

Noticia al Día

Con información de El Tiempo, El Heraldo y Semana