CULTURA El artista Johan Galué expone en el Maczul: "Observando las cosas que aquí suceden"

«Observando las cosas que aquí suceden»: El artista Johan Galué expone en el Maczul

Johan Galué expone «Entre la magia y la emoción tangible», en la Sala 2 del Maczul, hasta marzo de 2022. (Fotos: Yorman Ruiz)

El Museo de Arte Contemporáneo del Zulia, Maczul, inauguró, el sábado 13 de noviembre, una exposición extraordinaria donde el artista Johan Galué (Maracaibo, 1979) ofrece una regia demostración del vigor y la intensidad alcanzada por su trabajo creador. La curadora, Susana Benko, registra una serie de detalles que habilitan una mirada profunda a su evolucionar, constante y continuo, que lo colocan como una de las más importantes referencias de las artes visuales en el estado Zulia. Noticia Al Día tiene a bien presentar una versión del artista por sí mismo, orientada por nuestro especialista, Alexis Blanco.

JOHAN GALUÉ…A sus 41 años, el artista abre, como una ofrenda surrealista, en los formidables espacios del Museo de Arte Contemporáneo del Zulia, Maczul, y desde la acertada curaduría de Susana Benko, una era definitiva para su laborioso proceso de contar insólitas historias desde su versátil destreza para el dibujo y la pintura. «Entre la magia y la emoción tangible» titula una emocionante experiencia de la cual él mismo da cuenta ahora en este trabajo, que accedió a escribir junto con quien suscribe. Grata tarea, sin duda…

Atrás ha quedado la leyenda del muchacho policía que quiso ser artista visual. Cuatro años ha decidido tomar partido por su oficio creador, con pleno respaldo de su galería, Tarsinian Gallery. Y esa decisión ahora comienza a serle recompensada a partir de esta sorprendente exposición que inaugurara rodeado de sus amigos y cómplices… De eso se trata esta reseña…

 

Fotos: Yorman Ruiz

«Buenos días, gracias hermano, nos hace falta siempre el apoyo periodístico… Entrando en mi exposición individual, gracias al apoyo de la galeria Tarsiniangallery, dicha galería me representa en todo el mundo por qué es la única con la que vengo trabajando en estos últimos 5 años y también un grupo de personas y familia que me acompañan en esta hermosa historia. Trabajo con un gran equipo, dentro de la galería, más amigos y familiares».

Desde la misma Tarsinian, Galué esboza sus principios y fundamentos como artífice: «Los planteamientos expuestos en las obras surgen de un proceso que mantengo a diario, donde el experimentar y el investigar, me van llevando a lo que hoy día voy representando en ellas. Donde los elementos se van integrando poco a poco en ese mundo onírico y surrealista. Donde la figuración representada es muy particular. Personajes incompletos son partes de este mundo. La razón es jugar con esos personajes y a su vez, darle otra representación. Jugar con la macha y el color complementa mis personajes. Pienso que el atreverse es importante, de allí mi mundo lleno de mucha imaginación y rebeldía. No basta con lo que planteo, si no que sigo en búsqueda de mas formas. Todas esas formas se van consiguiendo a través del trabajo diario en mi taller, el cual lo representa todo. Es allí donde sigo aprendiendo, soñando e imaginando nuevas formas e ideas. De igual manera, también reflejo lo emocional de forma muy personal sin duda, nunca se debe tener miedo a experimentar e investigar nuevas ideas y conceptos. Esa es mi manera de hacer arte. Siempre se podrán descubrir nuevas cosas, obvio, asumiendo los riesgos. Según mi criterio, esa es la manera de avanzar.»

Y entonces sugiere, como si lo soñara, porque todo en la obra de Johan Galué parece ser un sueño necesario: «El mundo real es mucho mas pequeño que el mundo de la imaginación». Y pensamos que Friedrich Nietzche escribió el silogismo para uso exclusivo de su percepción.
Johan Galué permite a cualquier periodista alucinado soñar junto con él, como parte de cualquiera de esas múltiples, infinitas, historias que él procesa, incansable, una tras de la otra, añadiendo toques de humor y de filigrana poética. Hay muchos cuadros, con sus pintores, en cada escena que él dibuja y pinta y de nuevo dibuja y pinta. Una colega suya, la artista Dina Atencio, comentaba, maravillada de su obra, esa manera torrentosa como van apareciendo personajes en múltiples circunstancias de vida.

Esa facultad de entregar al espectador de su obra múltiples maneras de verse y de reconocerse. Por inferencia mera pensamos que existe un paralelo entre aquel servidor público que antes se uniformaba para intentar ejercer un cierto sentido de la justicia y del bienestar común, con este igualmente humilde artista que también vierte harta generosidad para beneplácito de quien mira sus obras, una necesidad irredenta de ofrendar toda esa justicia poética, esa necesidad lúcida de convertir su obra en un bien común, un acto de fe.

 

Fotos: Yorman Ruiz

Sobre el asunto la curadora, Susana Benko, fortalece una lectura expedita con la cual bien podríamos desentrañar parte de los enigmas que inundad (esto es literal) la obra de nuestro artista. Ella escribió: «Tal vez uno de los distintivos de parte de la figuración pictórica zuliana sea la de tendencia surrealista como la del llamado Realismo mágico. Bastantes ejemplos memorables hay provenientes de esta región del país. Por ello, se nos hace natural situar bajo este criterio la obra de Johan Galué, uno de los jóvenes más prominentes de la nueva generación de artistas del Zulia…»»Precisamente por esto creo no equivocarme al decir que Johan no es ajeno al contexto cultural donde se ha formado.

Él en cierto modo parte de esta tradición, pero a fuerza de pasión y perseverancia, la renueva continuamente y es por ello uno de los principales representantes de una potente figuración que se está desarrollando en el arte actual venezolano (…) Si bien es cierto que el elemento surreal es un distintivo en su obra, también hay que decir que es una apreciación parcial de ella. Johan sorprende primero por su prolífica producción, y luego, por la vehemencia e intensidad de sus imágenes que nos hacen cuestionar, una vez más, qué es lo que en el fondo podemos considerar como real…».

Entonces inquiere la curadora: » ¿Hasta qué punto la surrealidad es resultado de lo onírico y de la imaginación pura? ¿Acaso los sueños no son una realidad? ¿No será que estamos ante una realidad exacerbada que deriva de aquella que consideramos como “verdadera” u “objetiva”? ¿Acaso la visión de un rostro no delata crudamente sentimientos contenidos que expresan una tensa realidad interior? ¿No son los sueños y las emociones “la verdadera realidad”? Nos podemos hacer éstas y otras interrogantes ante las obras de Johan Galué…».

Johan ha tenido una espléndida iniciativa, avalada por la Tarsinian Gallery: ha donado al Maczul una obra de gran formato, una hermosísima pieza cuyo título también lo es el de nuestra crónica periodística. El cuadro se llama «Observando las cosas que aquí suceden», obra facturada este mismo año, en técnica óleo/canvas y medidas de 2.10 de alto por siete metros de ancho. Una espectacular crónica suya, puesto que Galué cuenta fundamentalmente esas pequeñas historias que nos engrandecen como sociedad.

 

Fotos: Yorman Ruiz

El artista expone sus motivos de amor: «El museo, sin duda, es un lugar que ha sido importante en mi desarrollo como artista, ya que en mi años de estudiante de la Facultad Experimental de Arte, Feda, frecuentaba constantemente dichas instalaciones para observar las exposiciones qué allí se presentaban; así mismo la biblioteca también me ayudaba a investigar. Ha sido un lugar que ha dejado muchos aprendizajes en mi caminar artístico y para mí es un gran orgullo poder estar presente con esta individual».

Y con palabras también dibuja un paralelo entre el Maczul, como símbolo de resiliencia y el país que en este caso representa la Universidad del Zulia, ente tutelar del mismo: «Sabemos las circunstancias que hoy día se encuentra el museo que no deja de ser un lugar para seguir soñando aplaudo la gestión de la directora Anabeli Vera Marín, por qué en medio de toda esta crisis sigue luchando por mantener abierto un museo que es de gran importancia, sé que en conjunto con otras instituciones, saldrá adelante, porque estoy seguro que entre ellas sumarán para mejorarlo y mejorarse. Las otras instituciones siguen en pie unas mejores que otras pero debe haber sentido de pertenencia y apostar a la cultura como un principio de educación a la sociedad…».

Tarsinian Gallery presenta con orgullo a uno de sus pupilos más relevantes: Galué se graduó con una Licenciatura en Artes, con una especialización en dibujo, en la Feda-LUZ, en 2008. Ha aparecido en numerosas exposiciones colectivas y individuales, incluyendo el Nuevo SurrealismoExhibición en el Museo de Arte Acarigua-Araure – Acarigua(2018); Realidades Interiores, en el Teatro Bellas Artes y en el Centro de Arte de Maracaibo Lía Bermúdez; , con su Dream-Like-Universes, en Zelaya Art- Miami, Florida (2017) y la exposición Hechos Clandestinos, también en el Camlb, en 2018, entre otros eventos significativos. Galué ha sido galardonado con el Primer Lugar en la Exposición de Arte de la Bienal en Churuguara, Estado Falcon y ha recibido premios de distinción de mención honorífica por el Primer Salón Santa Frida y en El Primer Salón Nacional de Artes Visuales.

Sobre eso esgrime una fantástica sencillez casi onírica: «Me gusta descubrir nuevas historias dentro de mi trabajo, de ese uso de la imaginación infinita que me lleva a nuevos horizontes. Desde el fondo de un cuadro aún en su etapa del sueño, voces capciosas escriben de sí, escuchando a Sting y su Noche de Invierno: «Me sigue dando vueltas en el coco la necesidad de explorar las coincidencias éticas y, de alguna manera, estéticas, entre el procedimiento policial y el de un artista. Es decir, pienso que el artista, el hombre de arte, guarda las mismas consideraciones de servicio público, de dador de herramientas para la tolerancia, la paz y la armonía entre las formas, que integran la aspiración de toda sociedad a el bienestar espiritual de su gente. ¿Captas? El filósofo alemán Walter Benjamín expone acerca del “aúrea” de toda obra de arte. De ese hilo de conexión muy íntima entre una obra y quien la mira. Por ahí van los tiros, mi querido hermano. Tu obra apenas va comenzando a transitar su propio sueño».

 

Fotos: Yorman Ruiz

Galué dibuja una reflexión muy pertinente: «Mis 14 años de policía fueron para algo muy extraño en el sentido de que yo nunca pensé en ser policía, siempre quise ser artista, entonces yo hoy comprendo que siempre fui un artista, durante esos 14 años. Como policía lo era, pero era un policía que por medio de mi conducta dentro de la institución, los sensibilizaba por medio del arte. Incluso me decían: «curso que haces aquí lo tuyo es el arte»…!…Cómo servidor público uniformado, como policía en lo tangible, por mi uniforme, pero dentro habitaba el artista que ve todo diferente y que de alguna manera en mi subconsciente quedaron cosas pero fueron las ganas y deseo de seguir soñando que con un alto sentido de tolerancia he logrado seguir avanzando…».

Artistas presentes en la inauguración del Maczul, como Mario Colina, Manuel Hernández, María Bencomo o Ricardo Reyes, coincidían en sus enfoques sobre las cuarenta obras expuestas, sobre las que Galué enfatizaba: «Yo busco, atrevido y diferente hasta cierto punto, lograr alcanzar nuevas cosas por descubrir, no le temo a lo desconocido por qué es allí donde me permito descubrir mis seres Internos y las historias representadas en un lienzo, madera o papel…En fin, mi búsqueda es inagotable por qué es mi deseo permanente, por qué no me canso, sino que vivir sumergido dentro de esa imaginación es mi manera de representar dichos personajes en la obra…Los formatos grandes siempre son de gran reto por eso los asumo pero sobre todo los disfruto por qué me permite plasmar ese universo lleno de lo surreal y cargado de elementos oníricos…».

Volvamos a releer los apuntes de la curadora Benko sobre la expo, quien define: «Tres grandes ejes temáticos: Mundos mágicos, Mutantes y Seres internos. Los dos primeros mantienen desde el punto de vista conceptual estrecha relación, pues, en ellos se muestran situaciones en las que la magia o la surrealidad generan situaciones inconexas o dislocadas de sentido. Se diferencian, no obstante, en el empleo de distintos medios expresivos: pintura y dibujo en Mundos mágicos; collage y algunas pinturas en Mutantes. En Seres internos, en cambio, el peso de lo “real” parece hacernos caer en cuenta que el mundo de las emociones puede ser crudamente humana. Este grupo de piezas se compone de algunas pinturas, pero sobre todo dibujos que exhibimos como una extensa galería de “retratos”…».

Una interpretación emocionada y que emociona compartir: «Vista su obra en conjunto, hay tres aspectos que nos interesa resaltar: primero la valoración del oficio del artista –dibujante y pintor– que Johan encarna a plenitud. Es sin duda, un artista entregado al hacer y al imaginar. Segundo, la connotación intensamente humana que hay en todas sus imágenes: se conjugan sentimientos extremos expresados en sus figuras sobre todo en la mayor parte de los rostros aquí dibujados. En tercer lugar, la creación de una cosmogonía simbólica que el artista realiza a partir de las dislocaciones tanto espaciales como de las figuras –seres y objetos– que resquebrajan toda lógica…».

 

Fotos: Yorman Ruiz

Finalmente lega al espectador parte de esa responsabilidad de compartir, también de reinventar, una aproximación: «¿Hay alguna explicación de porqué esto ocurre? Luego de meditarlo y conversarlo con el artista, digo ahora: no la hay. Es posible que en su fuero interno Johan algún día lo sepa, o ya lo sabe y no lo dice… Lo cierto es que puede haber muchas explicaciones sobre cuál sea la razón en crear estos mundos ilógicos y transmutados, comenzando por el hecho de que nuestra realidad cotidiana, la inmediata, está llena de situaciones absurdas, muchas tremendamente violentas.».

El mismo artista Johan Galué contribuye a esta idea de participar en sus sueños de gran formato: «Elementos dispersos ojos que se asoman son algunos elementos que componen mi obra, por qué están distribuidos de esa manera por qué me gusta jugar con esa sensación de que alguien te observa pero sin saber quién es, manos que salen de los árboles escondidos con el propósito de jugar con intimo y la curiosidad…Los collage son otros elementos que forman parte de esta exposición son otro planteamiento el cual me permite también abordar otras cosas dentro de mi propuestas tales como jugar o superponer diferente material sobre algún soporte. Busco dinamismo ritmo curiosidad un lenguaje no común o una manera no tan común por eso yo me atrevo sin medio a representar mis angustias mi vivencias y diría mis fantasías…». Nuevamente el duende del soñar soñando apunta y convida: Piensa en esos cinco eventos muy críticos que has experimentado hasta ahora como persona y luego intenta definirlo en contextos de algunos cuadros donde creas haberlas reseñado pictóricamente.

 

Fotos: Yorman Ruiz

 

Galué concita: «¿Eventos críticos…? Sería la muerte de mi madre, quien fue mi primera marchante de arte. Ella salía con mis pinturas, durante mis inicios, a venderlas. Allí sentí ese respaldo de lo que hoy día soy… «sigue que vas a llegar lejos» esas palabras están presentes cada vez que estoy en mi taller trabajando. Llevar esos sentimientos a la obra, creo que más allá de reflejarlo representa la energía de saber que sí se puede…eso me impulsa a sumergirme de manera surreal en mi mundo cargado de esa imaginación infinita. Mi planteamiento es claro por qué es lo que realmente quiero hacer buscar algo distinto es allí donde siempre estoy en esa búsqueda de Más…Esos personajes, crearlos desde el imaginario soñante, me permite romper con lo simétrico o lo común. Me baso en lo desconocido para interpretar mi rea…

Mi realidad es está hoy después de 5 años encerrado trabajando con un orden excelente, guiado por ese ímpetu y deseo de superarme cada día más bajo el espíritu de HUMILDAD, y bajo la dirección la galería Tarsiniangallery la cual me bendice en todo momento sueños unidos un solo camino, crear y disfrutar. El «yo» desde el sí mismo no puede aprehenderse. Es en la mirada ajena donde el ser encuentra un paraje de realización conclusiva. «Es que cada momento dado, por más cerca que se ubique frente a mí el otro, que es contemplado por mí, siempre voy a ver y a saber algo que él desde su lugar y frente a mí, no puede ver (…)». El retrato es, por tanto, el espacio en el que el sujeto se contempla tras haber sido contemplado. Cito a Lorca y Dalí: El Retrato en la Mirada: «Toda la luz de un mundo cabe dentro de un ojo».

 

Para recibir en tu celular esta y otras informaciones, únete a nuestro canal en Telegram haciendo clic en este link: https://t.me/NADZulia.

Además, puedes seguirnos en Instagram y Twitter como @noticiaaldia o síguenos en nuestra página de Facebook Noticia al Día.

 

Alexis Blanco

Noticia al Día