¿Cómo UFC 268 y Canelo-Caleb Plant comparten el fin de semana de pelea más grande de 2021?

¿Cómo UFC 268 y Canelo-Caleb Plant comparten el fin de semana de pelea más grande de 2021?

de pelea

¿Cómo UFC 268 y Canelo-Caleb Plant comparten el fin de semana de pelea más grande de 2021? Foto: @ufc

El sábado, estamos listos para ver posiblemente la noche de pelea más grande del año. Canelo Álvarez, el boxeador número uno libra por libra del mundo, busca convertirse en un campeón mundial indiscutido por primera vez en su carrera cuando se enfrente a Caleb Plant en una pelea de unificación de peso súper mediano en el MGM Grand Garden Arena en Las Vegas. Al otro lado de los Estados Unidos, en Nueva York, UFC 268 presenta tres peleas de PPV dignas de encabezar una cartelera en el Madison Square Garden.

¿Suena familiar?

Hace dos años, Álvarez peleó contra Sergey Kovalev en una pelea por el título de peso semipesado en el MGM Grand en Las Vegas, mientras que UFC 244, protagonizado por Jorge Masvidal contra Nate Díaz, encabezó MSG en Nueva York.

En teoría, los fines de semana como este deberían ser raros. Para algunos fanáticos, la elección será fácil: ver uno sobre el otro. Sin embargo, en una era en la que cualquier teléfono o computadora puede servir como una segunda pantalla, muchos fanáticos del boxeo y las MMA elegirán ambos y disfrutarán de una increíble noche de entretenimiento. Pero algunos fanáticos, debido a problemas de tiempo o de presupuesto, tendrán que tomar una decisión.

La pregunta que deberíamos hacernos es si debería haber una opción o no. Hay una cantidad finita de bienes raíces en un año: 52 sábados, la noche típica de una cartelera importante. Pero, ¿cuántos eventos en el calendario de boxeo o MMA se comparan con la calidad que cada deporte está programado para ofrecer el sábado?

El boxeo puede presumir de valor con su estrella más grande, Álvarez, quien peleará con un oponente con el que «nunca ha tenido tanta mala sangre». Gran parte de eso se debe a todos los insultos que Plant le lanzó a Álvarez en su conferencia de prensa de septiembre que llevó a la pareja a intercambiar golpes. Plant, quien llamó a Álvarez un tramposo de dopaje y señaló a su amado entrenador, Eddy Reynoso, salió con un corte en la cara, debajo del ojo derecho.

La pelea se volvió viral y solo aumentó la visibilidad para el regreso de Álvarez a PPV (Showtime PPV). Es su primera pelea disponible exclusivamente en ese formato desde su revancha de 2018 con Gennadiy Golovkin. Cada vez que el ícono mexicano pelea, sin importar el oponente, es una especie de Super Bowl para el deporte.

Plant es invicto y estadounidense, lo que siempre ayuda a vender PPV en los EE.UU. También es un boxeador talentoso que posee un excelente jab y manos rápidas.

En la otra esquina, a miles de millas de distancia, el evento principal es una revancha entre Kamaru Usman y Colby Covington por el campeonato de peso welter de UFC. La pelea encabeza una cartelera UFC 268 cargada, presentada en ESPN+ PPV.

Ambos eventos de PPV costarán $79.99. Y si bien seguramente hay fervientes seguidores de cada deporte que saben desde hace meses qué evento comprarán, ¿qué pasa con los que están en la valla? ¿Los que no se han decido?

«No estoy diciendo que deportes de combate que compiten esa misma noche nunca atraerá de nuestra audiencia, pero en términos del atractivo superpuesto de los fanáticos, no creo que haya fanáticos de Canelo que estén preocupados por Colby Covington y viceversa para ser francos», dijo el presidente de Showtime Sports, Stephen Espinoza, que también presenta Bellator MMA.

«Sin duda, hay algún cruce», agregó, «pero si miras el tipo de eventos, la demografía, no nos preocupa perder [nuestra] audiencia».

Teddy Atlas, un entrenador y comentarista de boxeo desde hace mucho tiempo, se siente un poco diferente. Él estima que entre el 15 y el 20 por ciento de los fanáticos de las peleas que normalmente comprarían el PPV Alvarez-Plant elegirán UFC 268.

Esos fanáticos, opinó, dirán: «Voy a ir donde tengo garantizada una pelea competitiva, voy a ir con lo seguro, y ¿adivinen qué más voy a obtener? Una cartelera completa», dijo Atlas.

«Los fanáticos del boxeo no son tontos. Tengo noticias para los promotores: se acabó el concierto … Han sufrido algunas de las porquerías en las carteleras y ¿adivinen qué? No hay porquerías en la cartelera de UFC. Cada una de esas peleas puede ser de vida o muerte, cada una de esas peleas puede ser una guerra».

En términos de profundidad, es un ‘combate’ unilateral. Alvarez-Plant será un gran evento estelar. Pero está acompañado por una cartelera mediocre, y no es una sorpresa porque Álvarez tiene garantizados $40 millones, según las fuentes, mientras que Plant ganará al menos $10 millones. Por lo general, cuanto más grande es el combate de boxeo, más débil es la cartelera, con pocas excepciones. Plant, que puede ser un poco parcial, tiene un punto fuerte al que recurrir.

«Como fanático de las peleas, es desafortunado que alguien tenga que elegir entre dos carteleras grandes como estas», dijo Plant a ESPN, «pero al final del día, la gente tomará la decisión correcta: saben la cartelera que verán. La razón es que nunca ha habido un [campeón] indiscutido de peso súper mediano coronado en la historia del boxeo. No solo estás presenciando … probablemente la pelea más grande del año, si eres un fanático de las peleas, también vas ser testigo de la historia en ciernes».

Si bien la decepcionante cartelera de tres peleas para Canelo-Plant no es un punto de venta importante, el resto del UFC 268 está repleto, encabezado por el evento coprincipal, una revancha por el título de peso paja femenino de UFC entre Rose Namajunas y Zhang Weili. Pero espera … ¡hay más!

Justin Gaethje se enfrenta a Michael Chandler en una pelea de peso ligero que debería dejar en turno al ganador para una oportunidad por el título ante quien surja cuando Dustin Poirier desafíe a Charles Oliveira por ese campeonato el 11 de diciembre.

Con una cartelera tan fuerte, los fanáticos de ambos deportes estarán inclinados a comenzar con UFC 268 antes de cambiar potencialmente a Canelo-Plant, si eso es posible.

Podría haber una lección en lo que vimos en 2019: imágenes de Álvarez y Kovalev esperando en sus camerinos a que termine el evento principal de Masvidal-Díaz, ya que DAZN intentó ofrecer a los fanáticos una ventana para ver ambos PPV, llevando a un retraso terriblemente largo y una escena que se ha convertido en una imagen infame en la tradición del boxeo.

No espere que se repita.

«No nos preocupa en lo absoluto el momento de cualquier otro evento competitivo», dijo Espinoza. «Canelo Álvarez es la estrella número uno en el boxeo por mucho en la taquilla. No estaríamos haciendo justicia a su evento si pusiéramos a su audiencia en la arena, y en la televisión, con un retraso y una especie de compromiso a la experiencia el espectador y la experiencia de los fans para acomodar algún otro evento que suceda en otro lado del país».

E incluso si PBC, la compañía que promueve Plant y Showtime desean evitar caminar a Alvarez y Plant al mismo tiempo que Usman-Covington, la logística de tal espera es difícil. Lo más práctico hubiera sido evitar el 6 de noviembre por completo.

Desde 2017, UFC ha celebrado un importante evento PPV en el Madison Square Garden de Nueva York el primer sábado de noviembre; el año pasado fue una excepción debido a la pandemia. Era bien sabido en la industria del boxeo que UFC estaba programado para realizar un evento el 6 de noviembre. Pete Dropick, quien está a cargo de los eventos en vivo para la organización, le dijo a ESPN que la reservación del MSG para el 6 de noviembre se colocó hace casi dos años. Pero PBC decidió seguir adelante con Álvarez y Plant de todos modos.

Showtime estuvo de acuerdo con la pelea en una fecha posterior, pero ¿por qué PBC decidió realizar el evento el 6 de noviembre en lugar de, digamos, el 13 de noviembre? ¿O el 27 de noviembre?

Aparentemente, a Álvarez le gustó la fecha del 6 de noviembre, pero no es él quien reparte $50 millones en garantías. Eso no quiere decir que el evento no sea un éxito financiero. La pelea agotó las entradas del MGM Grand Garden Arena casi de inmediato, y en el mercado secundario, los compradores tendrán que pagar al menos $700 por el peor asiento. Los asientos en primera fila cuestan hasta $25,000.

Lee también: Luis Ugueto no seguirá como manager de Tigres

Es probable que las ventas de PPV también sean saludables, especialmente con todo el revuelo después de su confrontación anterior. Pero es fácil creer que el PPV funcionaría incluso mejor si no compitiera con quizás la cartelera de UFC más apilada del año.

Eso no quiere decir que el sábado será un desastre para Canelo-Plant o el boxeo en general, o algo remotamente cercano a eso. Álvarez es la estrella más grande del deporte, y no importa cuándo pelee (o contra quién), los fanáticos lo estarán mirando, particularmente su legión de fanáticos que tratan sus eventos como fiestas.

De hecho, es en ese tipo de fechas cuando Canelo pelea habitualmente: el fin de semana del Cinco de Mayo y el Día de la Independencia de México en septiembre.

La pelea con Plant estaba fijada para el 18 de septiembre antes de que las conversaciones colapsaran durante una polémica negociación. Cuando se reanudaron las discusiones, octubre también estaba fuera del panorama.

Han pasado más de 730 días desde que Álvarez y Kovalev aparecieron a punto de quedarse dormidos esperando su turno para subir al ring. Esta vez, Canelo seguramente no estará esperando a nadie. Pero un poco de prudencia probablemente habría beneficiado a todos los involucrados.

Para recibir en tu celular esta y otras informaciones, únete a nuestro canal en Telegram haciendo clic en este link: https://t.me/NADZulia.

Además, puedes seguirnos en Instagram y Twitter como @noticiaaldia o síguenos en nuestra página de Facebook Noticia al Día.

Noticia al Día / ESPN