Tres maneras perfectas de freír un huevo

Tres maneras perfectas de freír un huevo

huevo

Huevo frito

Freír un huevo puede parecer a primera vista la cosa más fácil y sencilla del mundo, pero aunque no lo creas existe todo un arte entorno a cómo freír un huevo y lograr que quede de forma perfecta para poder disfrutarlo.

Sin embargo, hay personas que no se atreven a freírlo por temor a que no quede bien cocinado o porque pueda salpicar en exceso al contacto con el aceite. En dichos casos no tienes porque preocuparte, acontinuación te explicaremos 3 maneras diferentes de hacer un huevo frito perfecto y los trucos para que el resultado sea sublime.

Según el portal web recetasdeescandalo.com los pasos a seguir para la lograr la perfección de un huevo frito son los siguientes:

Para freír huevos lo ideal es contar con una sartén antiadherente que no se pegue nada y una espumadera. Si tu sartén lleva una capa de antiadherente, para no rallarlo deberás utilizar una espumadera que no sea metálica. En mi caso estoy utilizando una sartén de hierro en la que, cuando cocino con la base de aceite, no se pega nada (esto es porque es bastante nueva, conforme la vaya usando y se ponga más negra, más antiadherente será.

Puedes utilizar una sola sartén justa para un huevo o bien varias sartenes individuales o bien una sartén grande para freír varios huevos a la vez.

Es importante que los huevos estén bien frescos y a temperatura ambiente, por lo que si los tienes en la nevera lo ideal es que los saques 1 o 2 horas antes de la nevera.

La cantidad de aceite que puedes echarle al sartén depende de tí, ya que hay quien los hace sin prácticamente nada de aceite (realmente no serían huevos fritos sino huevos a la plancha y también están riquísimos), aunque lo habitual es echar suficiente aceite como para que se cubran unos milímetros el fondo de la sartén (es lo que hago yo) o bien poner aceite de forma más abundante para que al echar el huevo el aceite lo llegue a cubrir por encima (sería la forma más clásica de prepararlo).

El aceite debe estar a unos 120ºC, así que si tienes un termómetro de cocina puedes medirlo y cuando llegue a esa temperatura bajar un poco el fuego y echar el huevo. De todas formas es fácil saber si el aceite está en su punto ya que debe estar bien caliente pero sin llegar a humear, y se ves que humea baja el fuego y echa el huevo.

Dicen que echando un poco de harina cuando el aceite está bien caliente ya no salta tanto, aunque yo no lo he probado. Como cocino los huevos con el aceite justo no suele saltar pero cuando se echa abundante aceite, un truco así viene genial.

A la hora de cascar los huevos y para evitar sorpresas, ve cascándolos de uno en uno en un pequeño bol y de ahí échalo a la sartén cuando el aceite esté en su punto.

Cocina el huevo frito según tus gustos: si quieres que le salga la famosa puntilla alrededor el aceite deberá estar bastante caliente y tendrás esperar a que se forme. Además, mientras se cocina puedes ir echando el aceite de la sartén sobre el huevo con ayuda de la espumadera para que la clara se vaya cuajando.

Si quieres la yema líquida no lo cocines demasiado tiempo, 1 minuto o 2 pueden ser suficientes, pero si te gusta una yema más cuajada puedes echarle aceite también a ella o simplemente cocinarlo más tiempo, aunque siempre con cuidado de que no se te queme por debajo (en este caso puedes bajarle el fuego para que se haga todo más lentamente).

Sácalo a un plato con la espumadera intentando que deje el aceite en la sartén, seguidamente, échale sal y las hierbas que quieras.

Otra manera fácil y sencilla de freír un huevo perfecto es esta:

Coloca 3 cucharadas de aceite para freír o 30g de mantequilla en la sartén y lleva a fuego medio.

Deja fundir la grasa hasta que comience a chisporrotear cuando viertas una gotita de agua. Este truco se emplea para saber si la temperatura del aceite es la adecuada para cocinar el huevo frito perfectamente.

Rompe el huevo suavemente para que no se deshaga la yema, y déjalo caer sobre la mantequilla o el aceite

Baja el fuego a mínimo y deja que se cocine la clara. Cuando esta misma se presente ya blanca pero aun percibas visualmente que está cruda, echa ½ cucharadita de agua sobre la sartén y cúbrela con su correspondiente tapa para que se cocine la yema y la clara se vuelva más firme.

Retira el huevo frito con una espumadera por debajo del mismo cuando percibas que la yema está espesa pero a su vez líquida por dentro.

Para el portal emoslavueltaaldia.com la mejor manera de freír un huevo es siguiendo estos 6 sencillos pasos:

Paso 1

Acerca una sartén al fuego con un dedo de aceite. Mientras se calienta casca el huevo con cuidado de que no se rompa la yema y ponlo en un plato hondo.

Paso 2.

Si te gustan los huevos con puntillitas pero con la yema hecha lo justo, separa la clara de la yema. Pon la clara en el plato, y la yema en una cuchara.

Paso 3.

Cuando el aceite esté bien caliente, moja la espumadera que vayas a usar en ese aceite, seguidamente coloca el huevo con cuidado.

Paso 4.

Si vas a hacer el huevo con puntillas, separa clara y yema. Coloca primero la clara y, pasados 30 segundos, la yema en el centro.

Paso 5.

Si quieres el huevo bien hechito, también la yema, ve echando por encima un poco del aceite de la sartén.

Paso 6.

Finalmente, Saca el huevo con la espumadera a un plato y Añade un poco de sal alrededor de la yema.

Para recibir en tu celular esta y otras informaciones, únete a nuestro canal en Telegram haciendo clic en este link: https://t.me/NADZulia.

Además, puedes seguirnos en Instagram y Twitter como @noticiaaldia o síguenos en nuestra página de Facebook Noticia al Día.

 

 

Aidannys Nuñez/Pasante

Noticia al Día