Salma Hayek no esperaba encarnar a una superheroína a sus 55 años

Salma Hayek no esperaba encarnar a una superheroína a sus 55 años

Salma Hayek

Salma Hayek

Salma Hayek no esperaba encarnar a una superheroína a sus 55 años pero la vida la sorprendió con el rol de Ajak en la nueva película Eternals de Marvel Studios. «Es una sensación extraña porque a mi edad fue un poco como un shock. Me hubiera encantado que me hablaran hace diez años y cuando no te llaman piensas: ‘Ok, ya se me pasó el tren’ «, confiesa a People en Español la estrella mexicana, quien adorna nuestra nueva portada.

El rol de Ajak —la majestuosa líder de los Eternos, una raza de otro planeta con superpoderes que llegó a la Tierra hace miles de años— le viene como anillo al dedo a la actriz, productora y activista. «Salma siempre está tan llena de vida. Su emoción ilumina el set cuando ella llega. Lo que más me impresionó es lo generosa que es como actriz», destaca la directora de Eternals, Chloé Zhao. «Su personaje de Ajak es una líder —sabia y muy perceptiva— una figura materna para todos los Eternos. Sentimos que Salma encarna estas bellas características. Es perfecta para dar vida a Ajak».

Como su mítico personaje, Hayek asegura contar con superpoderes. «Tengo mucha paciencia con los animales y los sé leer bien. Tengo una buena lectura con los animales, a veces no tan buena con la gente», bromea. «Mi superpoder es también el sentido del humor y la ironía, que es muy de ser mexicana, que en las buenas y en las malas le encuentra uno el sentido del humor a las cosas porque hay que reírse de la vida y eso creo que me lo traigo de México», añade. «La meditación también me da superpoderes de dormir muy poco y también de encontrar la paz en medio de las tormentas; gran poder», reconoce. «¡Tengo muchos superpoderes que se compensan con los miles de defectos que también tengo!».

El don de la naturalidad tampoco le falta. Para esta entrevista exclusiva, la superestrella se conectó a la videollamada vestida muy informal y sin maquillaje, relajada, desde su lujosa casa en Londres. Si bien vive en Europa con su esposo, el multimillonario empresario francés François-Henri Pinault, de 59 años, y su hija Valentina Paloma, de 14, la veracruzana siempre dice tener presentes sus raíces.

«No puedo vivir sin el agua. Me apasiona, yo sin agua casi me muero. Tengo que ir al mar. Soy de Coatzacoalcos; nací en la playa. Yo la necesito», resalta. «Vivo en Londres y todo lo soporto bien —el frío, no hay problema. ¡Que llueva, qué bueno para el planeta!— pero me tengo que ir a recargar dentro del mar», confiesa. «En otra vida habré sido sirena. A mí sumérjanme allá adentro, déjenme ver mis pececitos con mi visor y salgo como nueva cada vez».

El renovarse es un arte que la estrella de películas como Frida, Savages, From Dusk Till Dawn, Like a Boss y Hitman’s Wife’s Bodyguard ha dominado en sus más de treinta años de trayectoria artística. Hayek —quien en noviembre también llega a la pantalla grande en la película House of Gucci junto con Lady Gaga y Al Pacino— debutó como actriz en la telenovela Teresa en 1989.

Hoy, ya consagrada, puede darse el lujo de escoger sus proyectos. Trabajar en Eternals junto con Angelina Jolie y Zhao, ganadora del Oscar a la mejor dirección por Nomadland, fue un placer. «Desde el primer día me maravillé con su talento, siempre creí en ella antes de que se ganara el Oscar. Me tomó dos horas darme cuenta —dos horas de hablar, ni siquiera todavía en el set— para decir: ‘¡Wow, hay tanto aquí, hay tanto dentro de esta cabeza’. Eso fue para mí quizás lo más emocionante».

Coincidir en este proyecto con Jolie —con quien Hayek ha desarrollado una amistad— es otra bendición. «Angelina y yo como que teníamos una cita con el destino», ríe. «Nunca nos habíamos realmente conocido. Incluso tenemos una amiga en común, Marianne Pearl, que es una activista y que siempre nos decía: ‘¡No puede ser que no se conozcan, ustedes se van a adorar!’, pero nunca se había dado. Y sí, tenía razón Marianne, tenemos muchas cosas en común, mejor no me puede caer». Tanto que Hayek invitó a Jolie a celebrar su cumpleaños en septiembre junto con un grupo de amigos, que le cortaron un pastel a la actriz mexicana y le cantaron «¡mordida, mordida», hasta que se embarró de merengue. «Cuando estábamos trabajando me maravilló», comenta sobre Jolie, «porque es tan bella que a veces se te olvida lo buena actriz que es».

Ver a Hayek con su sensual atuendo de guerrera galáctica combatiendo las fuerzas del mal cuando se estrene Eternals en cines el 5 de noviembre tiene muy ilusionado a su esposo, presidente y CEO del conglomerado de empresas de lujo Kering y también presidente de Groupe Artémis. «El más emocionado es mi marido. Está emocionadísimo, ya no ve la hora, ya no se aguanta las ganas de ver la película», revela de su fan número uno, con quien se casó en el 2009 en una ceremonia de ensueño en Venecia, Italia.

La hija de la pareja, Valentina Paloma, evita deslumbrarse con el glamour del cine. «No está muy enterada de mi fama», añade de la adolescente. «Para ella, el hecho de que yo sea una figura pública, me recuerda que no tiene que significar que ella, su vida, lo que le gusta, cómo es, tenga que ser [público]», explica Hayek. «Por eso no hay muchas fotos de ella actuales», agrega hablando de sus redes sociales, en las que acumula millones de seguidores.

Compartir momentos mágicos con Valentina y estar presente en su vida es una prioridad para la famosa mamá. «Es maravillosa y la aventura de descubrir su evolución y como la cabeza se le mueve —y como se va transformando y creciendo y evolucionando— ha sido fascinante», anota. «Trato de ser muy respetuosa, no solo de su privacidad, sino de quien es ella y en quien se transforma, y no ser una persona que le tiene que estar diciendo todo el tiempo: ‘Tienes que ser así’. Si no darle el espacio para que descubra quién es ella sin mis prejuicios, sin mis expectativas. Guiarla, pero al mismo tiempo no imponerle una imagen de quien yo quisiera que ella fuera».

Preservar su propia esencia y encontrar la serenidad lejos de las cámaras, las alfombras rojas y los sets es un gran logro para Hayek. «Hay que saberse recargar con la naturaleza, yendo a pasear a un parque, viendo los árboles, sintiéndolos, siendo parte de ellos», dice la actriz, quien disfruta de sembrar en su jardín y cocinar en el tiempo libre. La fashionista cambia los trajes de gala por un delantal y es feliz «tocando la comida, escogiéndola, oliéndola, probándola».

Hoy ama más que nunca lo que ve en el espejo ¿Cuál es el secreto de su eterna belleza? «La meditación, para mí, es la fuente de la juventud, la mejor medicina, el mejor ejercicio», admite Hayek. «Para mí es superimportante, soy fanática».

Lea también: Neymar se defiende ante las criticas sobre sus salidas nocturnas

Para recibir en tu celular esta y otras informaciones, únete a nuestro canal en Telegram haciendo clic en este link: https://t.me/NADZulia.

Además, puedes seguirnos en Instagram y Twitter como @noticiaaldia o síguenos en nuestra página de Facebook Noticia al Día.

 

People