Mueren dos niños venezolanos en Ocaña al comer una fruta venenosa

Mas detalles sobre la muerte de los niños venezolanos muertos en Ocaña al comer una fruta venenosa

Dos niños murieron por comer un fruto tóxico de la planta Bonetero en Ocaña

La periodista Diana Carolina de los Ángeles Vergel Perea reporta para el portal de noticias La FM.com la impacta noticia de la muerte de dos niños venezolanos por comer una fruta venenosa.

Así lo reporta la periodista:

Los niños de origen venezolano, tenían 5 y 3 años y provenían de la vereda Montecitos de Río de Oro en el Cesar.

Una tragedia se vivió en el municipio de Ocaña, Norte de Santander cuando dos niños de 5 y 3 años de edad murieron tras comer un fruto tóxico.

Los pequeños fueron identificados como Jhofran Mathías González Chaya y Amira Jhasley Chaya Valera.

Los dos menores alcanzaron a llegar al hospital Emiro Quintero Cañizarez tras haber ingerido la planta Bonetero, conocida comúnmente como manzanillo. Los niños en su inocencia no sabían que, al comer de esta fruta, podían perder la vida.

Primero murió la niña de 3 años y cuando los profesionales de la salud se disponían al trasladado del menor a Cúcuta para que recibiera atención especializada, se registró el segundo deceso.

Ante esta tragedia, el inspector de Policía del lugar estableció que «quienes tengan esa planta sembrada en sus casas deberán erradicarla o de lo contrario se expondrán a multas».

Qué se sabe de la planta

Cabe resaltar que, según la página Arbolapp, el bonetero es un arbusto de 6 metros de altura, de ramillas verdosas y grisáceas al madurar. Además, asegura el portal que es una planta muy venenosa.

Por lo tanto, a pesar de no evidencia ningún tipo de peligro, no se puede ingerir los bonetes.

Las hojas son de forma elipsoidal u ovado-lanceoladas, de 6 a 11 centímetros de largo por 1 a 4 centrímetros de ancho.

Las flores son verdosas y poco aparentes. Tiene forma de bonete de color rosado y en su interior las semillas muestran una capa de intenso naranja que se deja ver porque el fruto se abre al madurar.

Un dato interesante es que sus frutos se usaron desecados y pulverizados para matar los piojos y el cocimiento de la corteza y hojas se utilizaron para curar la sarna.