SEXO POR SUPERVIVENCIA: la realidad que golpea a migrantes

SEXO POR SUPERVIVENCIA: la realidad que golpea a migrantes venezolanos en Colombia

 

SEXO POR SUPERVIVENCIA: la realidad que golpea a migrantes venezolanos en Colombia. Foto: Referencial

El sexo por supervivencia es una oscura realidad que golpea a los migrantes venezolanos, quienes huyen de la crisis humanitaria que vive el país desde hace ya varios años.

 

Desde principios de 2021, la ONG Aid for Aids, ha alertado sobre la explotación sexual, que  ha afectado a miles de migrantes en Colombia, específicamente en Cúcuta, pero en otras ciudades del país vecino también se han reportado casos.

 

Durante un estudio realizado por Aid for Aids Colombia, se pone de nuevo en el tapete este flagelo conocido como sexo por supervivencia. 

 

Leer Más: Inicia la entrega del Bono Venezuela se cuida a través de la Plataforma Patria

 

«Lo que sucede en la zona fronteriza entre Colombia y Venezuela se diferencia al de otras regiones del mundo por la dimensión colectiva o familiar del refugiado que lo practica. En la gran mayoría de casos, no se trata de la supervivencia de un individuo, sino de una red familiar que por lo general depende de un o una joven”, explica la ONG a través de una nota de prensa.

 

 

«El haber identificado el fenómeno del Sexo por Supervivencia dentro de la crisis de refugiados venezolanos nos permite articular una respuesta acertiva que incluye temas más allá de la asistencia almentaria o legal; como la violencia de género, la trata de personas y el trabajo forzado. Este hallazgo nos ha enfocado en desarrollar una repuesta más amplia e integral”, agrega esta instancia.

 

 

«Me preguntaron si sabía lo que iba a hacer y les dije que trabajar de ‘cantinera», al subrayar que este trabajo en Venezuela «es diferente a prostituta». 

 

 

Al darse cuenta que la habían engañado rompió en llanto, al relatar que lo más «humillante» fue que la patrona del bar, le pagaba 40.000 pesos colombianos (unos 10,8 euros), por ella a la intermediaria y esta le daba parte de esa suma a su «supuesta amiga».

 

 

En aquel bar, había mujeres con ella, quienes eran obligadas a prostituirse, sin poder salir de allí ni hablar con nadie; y bajo amenaza de muerte si intentaban escapar, desenlace que le ocurrió a dos de ellas.

 

 

La pesadilla para Adriana duró tres meses, luego que un día que la patrona no estaba llegó un joven colombiano, a quien le contó lo que le ocurría, y pagó 30.000 pesos colombianos, por su libertad y actualmente es su pareja.

 

 

Para recibir en tu celular esta y otras informaciones, únete a nuestro canal en Telegram haciendo clic en este link: https://t.me/NADZulia.

Además, puedes seguirnos en Instagram y Twitter como @noticiaaldia o síguenos en nuestra página de Facebook Noticia al Día.

 

 

 Caraota Digital