Estructura ósea (huesos) del cuerpo, funciones, cuidados y dolencias

¿Sabías que los huesos son como pilas que almacenan minerales que vas a necesitar?

Esqueleto

Los huesos son órganos rígidos que forman el endoesqueleto de muchos animales, como los seres humanos. Poseen varias funciones: forman una estructura sólida para el sostenimiento del cuerpo, protegen órganos muy sensibles como el cerebro, hacen posible el movimiento al servir como lugar de inserción a los músculos y producen las células que forman parte de la sangre (hematopoyesis).

En el hueso existen diferentes variedades de tejido. El principal es el tejido óseo, un tipo especializado de tejido conectivo firme, duro y resistente que está compuesto por células (osteocitos) y componentes extracelulares calcificados que le proporciona gran dureza. Los huesos poseen una cubierta superficial de tejido conectivo fibroso llamado periostio y presentan superficies articulares que están revestidas por tejido cartilaginoso. En el interior de los huesos se encuentra la médula ósea, formada por tejidos blandos que incluyen el tejido hematopoyético que produce las células de la sangre y tejido adiposo (grasa). Cuenta además con vasos sanguíneos y nervios que irrigan e inervan su estructura.

La presencia de cristales de fosfato cálcico en la matriz extracelular y su disposición espacial otorgan al tejido óseo unas propiedades físicas especiales de dureza, resistencia, ligereza y cierta flexibilidad que lo hacen idóneo para cumplir su función estructural como sostén. Sin embargo el hueso no es la sustancia de mayor dureza del organismo pues es superada por el esmalte dental.

Los huesos poseen varias funciones, entre ellas mecánicas, metabólicas y de síntesis de las células sanguíneas.

Funciones Mecánicas

Protección: Los huesos forman diversas cavidades que protegen a los órganos vitales de posibles traumatismos. Por ejemplo, el cráneo o calota protege al cerebro de traumatismos que pueden dañarlo, y la caja torácica (costillas y el esternón), protege los pulmones y el corazón.

Sostén: Los huesos forman una estructura rígida, que se encarga del sostén de los órganos y tejidos blandos.

Movimiento: Los músculos para generar los movimientos voluntarios se unen mediante los tendones a la superficie de los huesos.

Transducción de sonido: Los huesos son importantes en el aspecto mecánico de la audición en la que interviene la cadena de huesecillos situada en el oído medio formada por el martillo, el yunque y el estribo.

Hematopoyesis: La médula ósea roja, que se encuentra en el tejido esponjoso de los huesos largos encargada de la formación de las células sanguíneas.

Funciones Metabólicas

Almacenamiento de minerales: Los huesos actúan como centros de almacenamiento de las reservas minerales más importantes del cuerpo, sobre todo de calcio y fósforo, acumulando el 99 % de calcio del organismo. Dependiendo de las necesidades, pueden liberar minerales a la circulación sanguínea para distribuirlos a otros órganos que los necesitan para diversas funciones.

Almacenamiento de grasa: La médula ósea amarilla actúa como reservorio de ácidos grasos, importantes para la homeostasis energética.

Función endocrina: Los osteocitos y osteoblastos secretan varias sustancias implicadas en diferentes funciones metabólicas, por lo que actualmente se considera al hueso como un órgano con función endocrina. Entre ellas el factor de crecimiento fibroblástico 23 (FGF-23), que actúa sobre los riñones para reducir la reabsorción de fosfato y la osteocalcina que aumenta la secreción de insulina por el páncreas, disminuye el nivel de glucosa plasmática y aumenta la sensibilidad a la insulina.

Lea también: Fracasa ensayo de vacuna contra VIH de J&J en África subsahariana

La parte ósea (huesos) del cuerpo humano tiene diferentes formas y tamaños. No son estructuras lisas, presentan protuberancias y partes rugosas, y se clasifican según su forma en:

Tipos de huesos

Largos: Son los que tienen una forma de tubo alargado, como el fémur, el hueso más largo del cuerpo, que se encuentra en la pierna.

Cortos: Son alargados pero cuya longitud apenas es de unos centímetros. Por ejemplo, los huesos de los dedos de la mano.

Planos: Tienen forma plana, como el omoplato o los huesos que forman el cráneo.

Irregulares: Son aquellos cuya forma no permite ser clasificados en ninguna de las categorías anteriores. Por ejemplo, los huesos de las vértebras.

Sesamoideos: Tienen la particularidad de encontrarse junto a las articulaciones y son pequeños y redondeados. Su función es la de aumentar la fuerza de la palanca que hacen las articulaciones, como lo hace la rótula.

En total, todos estos tipos de huesos forman el esqueleto del cuerpo humano, 206 en total. A continuación, te mostramos algunas curiosidades sobre los huesos del cuerpo humano. El hueso más pequeño del cuerpo humano es el estribo, ubicado en el oído. Recibe su nombre por su forma similar al estribo de los caballos y es fundamental en el proceso de audición. Sus dimensiones son de entre 2,5 y 3 milímetros y junto a él hay otros huesos de tamaño reducido, que son el yunque y el martillo. Asimismo, nos encontramos con mitos e investigaciones que revelan las condiciones atmosféricas pueden causar dolencias en el cuerpo y en algunas articulaciones. A continuación, algunas explicaciones…

Y es que una de las preguntas que han tratado de responder los biometeorológos, por ejemplo, es ¿por qué mucha gente dice que sufre de migrañas o de dolores en las articulaciones con el cambio del tiempo?. Y, ¿por qué incluso hay personas que aseguran que pueden predecir cuándo va a llover precisamente por esos dolores?.

Y es qué, según algunos de los estudios, estos dolores podrían estar ligados a un aumento en el nivel de humedad, variaciones bruscas en la presión atmosférica (la presión que ejerce el peso del aire sobre la superficie de la tierra) y la mayor concentración de iones positivos (partículas eléctricas) en la atmósfera que ocurre antes de una tormenta.

Cambios atmosféricos

Dolor en las articulaciones

Por ejemplo, un estudio publicado la Revista International de Biometeorología en 2013 mostró que una subida de temperatura de cinco grados provocaba un aumento en un 19% en las migrañas entre los participantes de un estudio en Alemania. Pero también, encontraron que si la temperatura bajaba, las migrañas también aumentaban en un 24%.

Artritis reumatoide y las dolencias más comunes

La artritis reumatoide (RA) afecta a ésos envejecidos entre  40 y 50 años y es común tres veces más frecuente en mujeres que hombres. El RA se convierte en respuesta al sistema inmune de la carrocería que ataca las juntas específicas que llevan a una reacción y a un dolor inflamatorio. Durante este proceso, el synovium, la cubierta exterior de la junta, primero se afecta.

El daño puede entonces extenderse a otras áreas de la junta, causando el hinchamiento creciente y la alteración de la forma total y de la estructura de la junta. Esto puede afectar al contrario el cartílago y el hueso haciéndolo analizar.

-Debilidad muscular y el perder.

-Movilidad limitada de las juntas.

-Rigidez, dolor, y sensibilidad comunes.

-Inflamación de la junta y de los alrededores.

-Piel caliente que reviste la junta afectada.

Los alimentos recomendados para el cuidado de los huesos, presenta una gran variedad entre frutos secos y legumbres, y son: Acelgas y espinacas, Ciruelas, Dátiles, Nueces, Salmón, Sardinas, Zumo de naranja, Kiwi, Huevos, asimismo, llevar una Vida sana y buena alimentación.

Para recibir en tu celular esta y otras informaciones, únete a nuestro canal en Telegram haciendo clic en este link: https://t.me/NADZulia.

Además, puedes seguirnos en Instagram y Twitter como @noticiaaldia o síguenos en nuestra página de Facebook Noticia al Día.

Yelyann Montiel/Pasante

Noticia al Día