Más de 50 heridos en entronización del jefe de la iglesia ortodoxa serbia en Montenegro

Más de 50 heridos en entronización del jefe de la iglesia ortodoxa serbia en Montenegro (+Fotos)

Más de 50 heridos en entronización del jefe de la iglesia ortodoxa serbia en Montenegro. Foto: SAVO PRELEVIC / AFP

Unas cincuenta personas resultaron heridas este domingo en Montenegro en enfrentamientos entre policías y manifestantes contrarios a la entronización del nuevo jefe de la iglesia ortodoxa serbia en el pequeño Estado de los Balcanes, en un contexto de tensiones de identidad.

La violencia empañó la breve ceremonia de entronización celebrada en Cetiña, una histórica ciudad del sur del país. La policía anunció 14 arrestos. 

El obispo Joanikije fue transportado en helicóptero desde la capital, Podgorica, hasta el monasterio de la ciudad, sede de la iglesia ortodoxa serbia, para evitar las barricadas que bloqueaban desde la víspera las carreteras aledañas.

Miles de montenegrinos acudieron a esa localidad para protestar contra la entronización del nuevo obispo en este monasterio del siglo XV, considerado por parte de los montenegrinos como un signo de identidad.

Esta cuestión ha suscitado fuertes tensiones en Montenegro, donde el poder basculó a finales de 2020 a manos de un gobierno considerado cercano a la iglesia ortodoxa serbia.

Tras casi 90 años de vida en común, Montenegro se independizó en 2006 de Serbia, con quien mantiene complejas relaciones.

Un tercio de sus 620.000 habitantes se identifican como serbios y la iglesia ortodoxa serbia es dominante en el país, aunque sus adversarios la acusan de servir los intereses de Belgrado.

 

Foto: SAVO PRELEVIC / AFP

Según imágenes difundidas por la iglesia, el helicóptero que transportaba al obispo Joanikije y al patriarca de la iglesia ortodoxa serbia, Porfirio, aterrizó en el césped delante del monasterio mientras las campanas redoblaban.

 

– «Defenderemos nuestra dignidad» –

 

La policía había establecido un perímetro de seguridad en torno al edificio para proteger la ceremonia, tras la cual, los clérigos regresaron a la capital del país.

Las fuerzas de seguridad lanzaron gas lacrimógeno y granadas ensordecedoras para expulsar a los manifestantes de las inmediaciones del monasterio.

Los servicios de emergencia de Cetiña señalaron a la AFP que 30 manifestantes y 22 policías habían resultados heridos, en su mayoría leves, en los altercados.

La víspera, miles de personas levantaron barricadas para impedir el acceso a esta ciudad y pasaron la noche junto a fogatas para calentarse, indicó un corresponsal de la AFP. Algunos iban armados y dispararon al aire, otros incendiaron neumáticos.

 

Foto: SAVO PRELEVIC / AFP

 

«No pedimos nada a nadie, pero nos vemos negados por la ocupante iglesia serbia. Aquí defendemos nuestra dignidad», dijo a la AFP Saska Brajovic, una funcionaria de 50 años que pasó la noche en una barricada. 

Habían acudido convocados por organizaciones que se autodenominan «patrióticas» y por el partido DPS del presidente montenegrino Milo Djukanovic, derrotado hace un año en las legislativas por una coalición próxima a la iglesia ortodoxa serbia.

Entre los detenidos figura Veselin Veljevic, uno de sus consejeros y exjefe de policía.

El presidente acusó al gobierno de haber «abusado brutalmente de los recursos del Estado, sobre todo del ejército y la policía» para entronizar al obispo «en oposición a la voluntad de una gran mayoría de habitantes de Cetiña y de un número importante de ciudadanos de Montenegro».

El monasterio de la ciudad fue sede de los dirigentes montenegrinos durante siglos hasta el fin de la Primera Guerra Mundial. 

Quienes se oponen a la iglesia ortodoxa serbia consideran que el monasterio es propiedad de la iglesia ortodoxa montenegrina, muy minoritaria y no reconocida por el mundo ortodoxo.

Tanto el nuevo gobierno como la iglesia serbia acusan al presidente montenegrino de atizar tensiones religiosas con fines políticos, después de que las últimas legislativas dejaran a su partido fuera del poder, que controló durante tres décadas.

«Las divisiones fueron provocadas de forma artificial», dijo el obispo Joanikije durante la ceremonia, prometiendo «servir a la reconciliación fraterna» en Montenegro.

Por su parte, el jefe del gobierno, Zdravko Krivokapic, instó «a todos los ciudadanos honestos montenegrinos a no ceder a la manipulación de los que están dispuestos a llevar a los hermanos a un conflicto, con tal de mantener sus beneficios y privilegios».

Mientras que el presidente serbio, Aleksandar Vucic, se congratuló de que el gobierno montenegrino hubiera logrado que se celebrara la ceremonia, la embajada de Estados Unidos y la delegación de la Unión Europea (UE) pidieron a los responsables políticos que apacigüen la situación y rebajen tensiones.

 

 

Para recibir en tu celular esta y otras informaciones, únete a nuestro canal en Telegram haciendo clic en este link: https://t.me/NADZulia.

Además, puedes seguirnos en Instagram y Twitter como @noticiaaldia o síguenos en nuestra página de Facebook Noticia al Día.

 

AFP