La infidelidad se perdona pero no se olvida

La infidelidad ¿Se perdona pero no se olvida?

Foto: Psicología y mundo

La infidelidad vulnera la confianza, acaba con la complicidad, el compromiso, se inmiscuye en la intimidad, trae sufrimiento y traición. Por eso, cuando existe, es normal que el otro miembro de la pareja tenga que sopesar si decide no perdonar una infidelidad.

Una cosa es perdonar y otra muy diferente es olvidar. Además, precisamente acontecimientos tan dolorosos como una infidelidad, raramente pueden borrarse de la memoria, es una de las razones por las que recuperar la confianza es tan complicado.

Por tanto, debes tener en cuenta que seguramente no podrás ser capaz nunca de olvidar que te han sido infiel. De este modo, el reproche siempre puede surgir, junto con el malestar, el dolor, la herida y la rabia. Quizás la relación nunca vuelva a ser lo que fue, porque es probable que pueda superarse una infidelidad desde el punto de vista racional. Sin embargo, desde el punto de vista emocional, las cosas son más complicadas.

Multitud de factores de diversa naturaleza pueden conducir a una persona a ser infiel. No obstante, el resultado es el mismo: una herida profunda en la relación, porque la infidelidad es una forma de traición, casi un “atentado” contra las bases del compromiso y la confianza mutua. De este modo, surge la pregunta, en la persona engañada, de si debe perdonar o no. Porque, sin duda, no está obligada a continuar con la relación después de una infidelidad.
Asimismo, la mayoría de las veces la persona que ha sido infiel pide perdón y, tras ello, pretende que todo siga como era. Sin embargo, no puede volver a serlo. La confianza ha sido traicionada.

Por tanto, muchas son las razones para finalizar una relación después de una infidelidad pueden ser estas:

-las enfermedades de transmisión sexual, La promiscuidad y el sexo sin medios de protección pueden llegar a ser realmente peligrosos. Así, debes tener en cuenta que la persona que ha sido infiel no sólo te ha traicionado emocionalmente, sino que tampoco ha tenido en cuenta tu integridad y tu salud. Es decir, su inmadurez y su necesidad sexual han sido superiores a la necesidad de cuidar y proteger a la otra persona con la que se encuentra comprometido.

-Herida en la autoestima, muchas personas tienden a culparse de la infidelidad cometida por su pareja. De hecho, suele darse el caso de algunos hombres o mujeres que culpan a sus parejas tras haber sido infieles: el sexo no es lo mismo, hemos caído en la rutina, siempre es lo mismo. En cualquier caso, se trata de una forma de manipulación y de no asumir las consecuencias de una elección personal inmadura y egoísta.

Nadie es culpable de que otra persona sea infiel. En consecuencia, la persona engañada puede sufrir tal herida en su autoestima que llegue a sentirse culpable incluso de la infidelidad. Por eso, debes tener en cuenta que perdonar una infidelidad supone tener que vivir con esa herida, recuperarse de la misma y aprender a ver las cosas claras.

 

 

-la confianza se pierde, Habíamos explicado que la confianza es uno de los pilares fundamentales de una relación. Una infidelidad rompe y destruye esta base, y lo que durante tiempo se ha ido creando con dedicación y esfuerzo. Porque una relación no se encuentra, se construye.

En este sentido, una infidelidad es casi un desprecio contra todo lo que se ha ido haciendo juntos durante tanto tiempo. No se ha tenido en cuenta, no ha sido suficiente como para no ceder ante al capricho o el deseo.

Muchas personas dicen que perdonar es olvidar, pero según psicólogamartacastelos perdonar y olvidar no significan lo mismo pero van de la mano. Si dices perdonar y no olvidar, lo que estás diciendo es que perdonas a medias y que a la primera de cambio podrás sacar tu munición bien guardada. Que te mereces hacer uso de ella por el agravio vivido, y que lo harás cuando así lo consideres. No se puede olvidar de nuestra mente una situación dolorosa de la noche a la mañana pero puede lograrse.

 

Foto: El País

 

El problema es que la gente confunde perdonar con hacer como si nada hubiera ocurrido. Si alguien te ha traicionado intentar disimular como si todo estuviera igual es autoengañarse a uno mismo y al otro. Cada uno tiene sus propios límites sobre lo que puede o no aceptar en su vida, si alguien los traspasa puedes perdonar y olvidar pero no dar otra oportunidad. Puede que tu límite sean las mentiras, las faltas de respeto, la infidelidad o el desprecio. Sea cual sea tu punto límite, perdonar no significa que tengas que soportarlo. Tu integridad no tiene precio, y su salud mental tampoco. Es mejor la soledad elegida que una pareja o relación destructiva y que te hace daño.

 

Para recibir en tu celular esta y otras informaciones, únete a nuestro canal en Telegram haciendo clic en este link: https://t.me/NADZulia.

Además, puedes seguirnos en Instagram y Twitter como @noticiaaldia o síguenos en nuestra página de Facebook Noticia al Día.

 

Mejor con Salud/Noticia al Día