Esto es lo que no sabías sobre la vagina y su tamaño

Esto es lo que no sabías sobre la vagina y su tamaño

 

La vagina es un órgano elástico cuyo tamaño varía entre los 7 y los 10 centímetros en su estado normal. Podemos agregar que la vagina funciona de la misma forma que un pene y puede llegar a expandirse hasta 4 centímetros en estado de excitación.

La vagina es tan elástica que puede rodear un tampón o una copa menstrual de forma apretada y además puede dejar salir un bebé por el mismo conducto.

Sin embargo, existe la preocupación en las mujeres que sufren al creer tener una vagina pequeña ya que constantemente experimentan dolor con la penetración; por otra parte están las que sufren al creer que tienen una vagina muy grande ya que experimentan poca sensibilidad al momento del acto sexual. La realidad es que, aunque exista un gran porcentaje de similitud en el tamaño de la vagina de muchas mujeres, no existe un solo tamaño estándar, de igual manera es importante resaltar que el tamaño de la vagina no tiene ninguna relación con el placer sexual.

Cuando una mujer experimenta mucho dolor a la hora de la penetración puede ser que no están lo suficientemente estimuladas o que se está haciendo con demasiada brusquedad. La estimulación previa es clave para una relación sexual satisfactoria, o por el contrario puede tratarse también de algún problema de salud.

Por otra parte, es afirmativo decir que hay factores que pueden dilatar las paredes vaginales disminuyendo la sensibilidad como lo son: los embarazos muy seguidos y que no suelen recuperarse satisfactoriamente, esto puede ser una de las razones por las que se pierde sensibilidad durante la penetración y que además causa inseguridad con respecto al placer que está sintiendo la pareja. Asimismo es importante resaltar que con un entrenamiento adecuado, la vagina puede volver a su estado normal y puede ejercitarse como cualquier otro músculo del cuerpo.

De igual manera podemos mencionar que la higiene en esta área es de suma importancia para evitar posibles infecciones y enfermedades ya que el contacto con la orina, el sudor, el mismo flujo vaginal, la menstruación y el hecho de ser una zona poco ventilada favorecen que la humedad generada no se evapore por completo, y éstas son las causas por las que esta zona es más susceptible del ataque de microorganismos.

Para mantener el área vaginal aseada será suficiente lavarse con agua y con jabón suave, preferentemente dos veces al día, una por la mañana y otra vez antes de acostarse. La limpieza de la zona debe incluir la vulva, así como los pliegues de los labios mayores y menores y no descuidar el lavado alrededor del clítoris.

Ademas, las duchas vaginales no son recomendables como medida rutinaria de higiene, a menos que forme parte de un tratamiento médico. Este tipo de limpieza de la vagina puede llegar a cambiar el pH vaginal y favorecer el desarrollo de bacterias con la producción de inflamación o infección de la mucosa.

Una limpieza correcta de esta zona del cuerpo evitará las consecuencias de un exceso de detergencia sobre la mucosa y las posibles infecciones debidas a la falta de higiene u otras causas.

 

Para recibir en tu celular esta y otras informaciones, únete a nuestro canal en Telegram haciendo clic en este link: https://t.me/NADZulia.

Además, puedes seguirnos en Instagram y Twitter como @noticiaaldia o síguenos en nuestra página de Facebook Noticia al Día.