El atrévete a soñar que me dio la Cantv IV (Alberto Morán)

El atrévete a soñar que me dio la Cantv IV (Alberto Morán)

Tal como denuncié en entregas anteriores, tengo una línea de Cantv signada con el número 0261-7340538, que, como tantas otras en el país, llevaba más de dos años sin servicio hasta que ¡bingo!, me la reactivaron, pero mi alegría no duró ni un mes.

Les explico.  Luego de varias denuncias sin resonancia, por fin me conectaron nuevamente con el ciberespacio, porque en realidad, el servicio de llamadas nunca me funcionó.

El técnico que me hizo las reparaciones alegó que tenía una deuda pendiente, sin embargo, la busqué y no me aparecía por ningún lado, es decir, ninguno de los bancos por los que se puede cancelar la reflejaban.

Decidí, en consecuencia, esperar hasta que me enviaron la factura al correo, e inmediatamente la cancelé y mi premio a la puntualidad fue que se volvió a ir el internet. Quedé totalmente sin servicio.

No tengo dudas de que la restauración de ABA por parte de la Cantv solo fue un atrévete a soñar.

Imposible tener otra opinión sobre esa compañía tan ineficiente e irresponsable que no es capaz ni de hacer una buena reparación. Emparapetan, trabajan para salir del paso y engañar a los suscriptores, por lo menos así siento que fue en mi caso.

Hice de nuevo la denuncia de la avería a los números 0416-5423026 y 0416-6000132 que esa empresa pone a disposición, pero solo me dicen que me elaboraron otro reporte: 23441615. Cada vez que me comunico con ellos me envían la misma respuesta, y nada que solucionan el problema, pese a que sigo cancelando la tarifa con regularidad.

Es tan irregular y malo el servicio de Cantv que cualquiera podría decir que está dirigida por enemigos; por gente que odia al pueblo, a la revolución, por personal que no le importa y no tiene ningún respeto por esa compañía, de otra manera no se justifica tanta indolencia.

No puede ser que el personal que tiene las riendas de esa compañía si es de verdad chavista no haga un buen trabajo en las comunidades o, al menos, se sinceren con el pueblo y digan que no pueden con el desastre de la empresa si es el caso. Los usuarios quedarían más satisfechos.

Lo más lamentable es que el Gobierno bolivariano es quien, al fin y al cabo, acumula todo el descontento que genera la nacional compañía telefónica. Y eso no le conviene a la revolución de cara a las megaelecciones del 21 de noviembre. ¿O esa es la intención? …Bueno, de todo hay en la viña de Señor, dice el religioso adagio.