Continúa búsqueda de dos niños venezolanos arrastrados por una creciente súbita en frontera con Colombia

Continúa búsqueda de dos niños venezolanos arrastrados por una creciente súbita en frontera con Colombia

Los esfuerzos de las autoridades civiles y de los campesinos de la zona rural de Teorama están enfocados, desde la noche del pasado lunes 6 de septiembre, en encontrar a los hermanos zulianos Lester y Betzabé Márquez Rangel, de 4 y un año y medio, quienes fueron arrastrados por la quebrada Las Ánimas, ubicada en el corregimiento La Cecilia de esta población del Catatumbo.

La trágica historia se registró cuando los papás de los menores decidieron emprender un viaje en motocicleta hacia una finca, donde empezarían a trabajar y así les darían una mejor calidad de vida a sus pequeños hijos.

Lea también: Venezolano fue asesinado de varios disparos en Perú: era prestamista

Sin embargo, cuando Lester Manuel Márquez Casanova, de 26 años, y su pareja, María Milagros Álvarez Rangel, de 25, intentaban atravesar la quebrada con sus pertenencias y los dos niños, una creciente súbita los apartó de sus vidas y ahora atraviesan el peor capítulo, en busca de los cuerpos de los dos menores de edad.

La familia salió del municipio Jesús María Semprúm, del estado Zulia, Venezuela con el fin de llegar a las entrañas del Catatumbo, donde tenía una oferta de trabajo en una de las parcelas que está ubicada cerca de donde ocurrió el lamentable suceso.

Según se conoció, la pareja como pudo subió las maletas a la motocicleta y emprendió el viaje junto con sus hijos.

La ola invernal produjo el triste desenlace, cuando de manera sorpresiva se dio la creciente y causó la desaparición de los menores.

Los papás de las víctimas se salvaron, porque alcanzaron a sujetarse de las ramas de unos árboles y así pudieron ser auxiliados por algunos campesinos que frecuentan la zona.

La quebrada hace parte del río Catatumbo, que desemboca en el lago de Maracaibo, en Venezuela.

 

Apoyo desde la Alcaldía

 

El alcalde de Teorama, Robinson Salazar Benítez, coordinó con los organismos de socorro una operación para rescatar a los niños, que hasta el cierre de esta edición, no habían sido encontrados.

“Estamos consternados por la noticia. A eso de las 8:00 de la noche del lunes, ocurrió el hecho, en instantes cuando cruzaban la quebrada. Los menores son buscados por los ribereños. Las comunidades cercanas hacen un monitoreo para tratar de aliviar el dolor de esa familia que perseguía una opción laboral en Colombia. Es triste y lamentable esos reportes debido a los efectos de las lluvias”, dijo el mandatario.

Salazar dijo que desde su despacho estará atento para brindar la atención y el acompañamiento necesario a las víctimas de la ola invernal, sin embargo, recordó algunas recomendaciones para los campesinos de esta zona del departamento.

“Deben mantenerse en alerta, muy atentos para evitar tragedias por deslizamientos, crecientes y avalanchas. Estamos prestos para atender emergencias”, dijo.

Asegura que existen muchas vertientes peligrosas y la quebrada en la que ocurrió el hecho era bastante seca y no representaba peligro, pero a raíz de las precipitaciones aumentó al caudal y ocasionó el desenlace inesperado.

“Está en el mismo predio donde se disponía a trabajar la pareja de venezolanos, en inmediaciones de La Cecilia. Los sobrevivientes reciben la atención psicosocial por parte de las entidades, mientras avanza la búsqueda y superan el trauma ocasionado por la pérdida de sus hijos”, insistió el alcalde de Teorama.

 

Piden inversión

 

Un líder comunal de Santa Inés, Yorgen Acosta, quien preside la brigada de rescate de los niños, hizo un llamado al Gobierno para que brinde inversión en la zona del Catatumbo, esencial en la época de invierno.

“Hacemos un llamado al Gobierno Nacional para que invierta más en el Catatumbo, debido a que los campesinos sufren mucho para trasladarse de un lugar a otro, por la falta de puentes en las quebradas. Que la historia no se repita”, dijo.

Entre tanto, el personero de Teorama, Serafín Vega, instó a todas las personas a tener mucha prudencia y a adoptar planes de contingencia durante la temporada invernal.

“Aunque los fenómenos naturales son impredecibles, sí podemos evitar al máximo cruzar los afluentes crecidos. A los campesinos, el llamado es a que nos ayuden a encontrar a estos dos niños extraviados”, dijo Vega.

En Ocaña, hace 19 días, desapareció Óscar Iván Sabbag Manzano, de 24 años, cuando cayó al río Chiquito, durante un torrencial aguacero.

 

Para recibir en tu celular esta y otras informaciones, únete a nuestro canal en Telegram haciendo clic en este link: https://t.me/NADZulia.

Además, puedes seguirnos en Instagram y Twitter como @noticiaaldia o síguenos en nuestra página de Facebook Noticia al Día.

La Opinión de Cúcuta