Comienza la nueva era de los talibanes con largas colas y precios en aumento (+Fotos)

Comienza la nueva era de los talibanes con largas colas y precios en aumento (+Fotos)

Comienza la nueva era de los talibanes con largas colas y precios en aumento. Foto: AP

Cuando Kabul comenzó una nueva era de gobierno talibán, las largas colas fuera de los bancos y los precios al alza en los bazares fueron una muestra las preocupaciones cotidianas que ahora enfrenta su población después de la espectacular toma de la ciudad hace dos semanas.

Para los talibanes, las crecientes dificultades económicas se perfilan como su mayor desafío, con una moneda que se hunde y una inflación en aumento agregando miseria a un país donde más de un tercio de la población vive con menos de 2 dólares al día.

Incluso para los relativamente acomodados, con muchas oficinas y tiendas aún cerradas y los salarios sin pagar durante semanas, la lucha diaria por poner comida en la mesa se ha convertido en una preocupación abrumadora.

Sharmila Hashimi, que ha estado viviendo en Berlín desde 2014 y ha enviado dinero regularmente a su familia, ha estado monitoreando con ansiedad la situación en las redes sociales y a través de actualizaciones de su hermana, que aún vive en Kabul.

“Lamentablemente sí, desde el primer día, todos los bancos, incluso los bancos gubernamentales y los bancos privados están cerrados en Afganistán. Y muchas personas que tienen dinero de ahorro o incluso sus salarios mensuales, están bloqueadas en los bancos. Empiezan a abrir de alguna manera los bancos privados de anteayer. Pero todavía hay restricciones. Solo las personas pueden esperar muchas horas para obtener tal vez uno o hasta 200 dólares de su cuenta. Pero aún así, no es suficiente para todos. Los bancos privados, dicen que no hay suficiente dinero y que es un gran problema que la gente necesita su dinero“.

 

Foto: Reuters

 

La hermana de Hashimi trabaja en uno de los bancos privados de la ciudad y estuvo encerrada con el resto del personal desde el día en que los talibanes asumieron el control cuando los clientes aterrorizados intentaron acceder a su dinero.

“Temprano en la mañana, mi hermana ya estaba trabajando en el banco como en un día normal, y de repente, alrededor de las 10.00 a 11.00 horas, los talibanes estaban allí o por ahí en Kabul, y cerraron“, dijo.

En un esfuerzo por reactivar la economía, los bancos que cerraron tan pronto como los talibanes tomaron Kabul recibieron la orden de reabrir. Pero se han impuesto límites semanales estrictos a los retiros de efectivo y muchas personas aún enfrentan horas de cola para obtener su efectivo.

Familias como la de Hashimi han dependido del envío de cheques de dinero desde el extranjero para llegar a fin de mes, pero según Hashimi eso se ha vuelto casi imposible ya que las remesas desde el extranjero también se han visto interrumpidas por el cierre de operadores de transferencia de dinero como Western Union, y un número cada vez mayor de personas ha intentado vender joyas o artículos para el hogar, incluso si tienen que aceptar una fracción de su valor.

“Pero esto es como unas tres semanas que esto tampoco es posible, porque el primer día MoneyGram y Western Union, eran la primera opción y estaban cerrados y no funcionaban. Incluso antes desde cuentas bancarias era difícil enviar dinero a Afganistán. Pero al menos era posible. Ahora, esto tampoco es posible y MoneyGram y Western Union también están cerrados“, dice.

“Miles de personas fuera del banco estaban como gritando pidiendo su dinero, ‘necesito mi dinero’. Y estaba muy, muy claro si abrían la puerta, si alguno de los compañeros salía seguro, todas estas mil personas iban a matarlos. Fue un día muy malo, incluso para nuestra familia hasta que mi hermana llegó a casa“.

 

Foto: Reuters

En una economía basada en efectivo que depende en gran medida de las importaciones para alimentos y necesidades básicas y ahora privada de miles de millones de dólares en ayuda exterior, la presión sobre la moneda ha sido implacable.

El afghani (moneda afgana) se valoró recientemente en alrededor de 93-95 por dólar tanto en Kabul como en la ciudad oriental de Jalalabad, en comparación con alrededor de 80 justo antes de la caída de la ciudad. Pero la tasa es solo un indicador, porque el comercio normal de dinero se ha agotado.

En la ciudad paquistaní de Peshawar, cerca de la frontera, muchos comerciantes de dinero se niegan a manejar la moneda afgana, que se ha vuelto demasiado volátil para valorarla adecuadamente.

Solo la gran escasez de efectivo ha impedido que caiga aún más, y los envíos internacionales de afghanis y dólares aún no se reanudan.

Los funcionarios talibanes han dicho que los problemas se aliviarán una vez que se establezca un nuevo gobierno para restablecer el orden en el mercado y han pedido a otros países que mantengan las relaciones económicas. Pero los problemas estructurales son profundos.

 

Foto: AFP

Foto: Reuters

Foto: AFP

 

 

 

Lea también: EE.UU. no descarta cooperar con los talibanes para luchar contra el Estado Islámico

 

Para recibir en tu celular esta y otras informaciones, únete a nuestro canal en Telegram haciendo clic en este link: https://t.me/NADZulia.

Además, puedes seguirnos en Instagram y Twitter como @noticiaaldia o síguenos en nuestra página de Facebook Noticia al Día.

 

Reuters