Cherry Navarro, Hermán Melville, André Betron y Elías David Curiel autor del himno de Falcón fallecieron un 28 de septiembre

Cherry Navarro, Rómulo Betancourt, Hermán Melville, André Betron y Elías David Curiel autor del himno de Falcón fallecieron un 28 de septiembre

 

 

Hermán Melville

Novelista estadounidense. A los once años se trasladó con su familia a Albany, donde estudió hasta que, dos años después, tras la quiebra de la empresa familiar, tuvo que ponerse a trabajar. La dificultad para encontrar un empleo estable le llevó, en 1841, a enrolarse en un ballenero. Fruto de sus experiencias en alta mar fueron Typee (1846) y Omoo (1847), escritas a su regreso a Estados Unidos en 1844.

En 1847 contrajo matrimonio, y dos años después publicó Mardi. Dado que había sido etiquetado de autor de novelas de viajes y aventuras, el simbolismo de esta obra desconcertó a crítica y público, que la rechazaron.

También en 1849 apareció Redburn y un año después La guerrera blanca, en la que arremetía ferozmente contra la rigidez de la marina estadounidense. Con estas obras recuperó el favor del público, pero se advertía ya la creciente complejidad que iba a caracterizar sus obras posteriores, influidas por el simbolismo de Nathaniel Hawthorne.

En 1850 publicó Moby Dick, obra también rechazada. Esta novela, considerada una de las grandes obras de la literatura universal, escondía una gran metáfora del mundo y la naturaleza humana: la incensante búsqueda del absoluto que siempre se escapa y la coexistencia del bien y del mal en el hombre, y ello tras un argumento aparentemente simple: la obsesión del capitán Ahab por matar a Moby Dick, la ballena blanca.

Pierre (1852) y Cuentos del mirador (1856), que contiene el relato «Bartleby el escribiente», considerado uno de los antecedentes de la obra de Kafka, dejaban ver el creciente desprecio del autor por la hipocresía humana. Israel Potter (1855) y El confidente (1857) fueron las últimas obras que publicó en vida. Olvidado por todos, su novela Billy Budd no apareció hasta 1924. La obra de Melville se tiene como una de las cimas de la corriente romántica estadounidense.

Elías David Curiel

Elías David Curiel, descendiente de sefarditas recalados en Venezuela a comienzos del siglo XIX, constituye una presencia especialmente particular en la poesía de este país. Su obra, junto con la de José Antonio Ramos Sucre, se constituye con toda legitimidad en precursora de la modernidad de las letras venezolanas, porque, como leemos en múltiples escritos, Curiel es creador de un universo poético de altísima originalidad, decididamente nuevo y definitivo, en el que sentimos que, más allá de las proposiciones o hallazgos formales, estamos situados ante un espacio de revelaciones y ante la experiencia de vida de un auténtico poeta.


Los sefarditas de Coro

Elías David Curiel, poeta, maestro preceptor de escuela y periodista, nace el 9 de agosto de 1871, en Santa Ana de Coro, la ‘ciudad raíz’ de Venezuela o ‘Ciudad Mariana’, flanqueada por los médanos, la sierra  y el mar Caribe. Su padres fueron judíos sefarditas provenientes del judaísmo reformista de Holanda, que se exiliaron en la isla de Curaçao, colonia holandesa desde hacía casi dos siglos, de donde se trasladaron después a Coro, Estado venezolano de Falcón, en 1824.Curiel se suicidó un 28 de septiembre de 1924.André Betron(Tinchebray, Francia, 1896-París, 1966) Escritor francés. Participó durante tres años en el movimiento dadaísta, al tiempo que investigaba el automatismo psíquico a partir de las teorías de Charcot y Freud sobre el inconsciente, que había descubierto durante sus estudios de medicina. Por último, en 1924, rompió con Tristan Tzara, acusándole de conservadurismo, y escribió el texto fundacional de un nuevo movimiento, el Manifiesto del surrealismo.

Con una prosa casi poética y un estilo emotivo y exaltado, postulaba la existencia de una realidad superior a la que sería posible acceder poniendo en contacto dos mundos, la vigilia y el sueño, que tradicionalmente se habían mantenido separados. Reivindicaba la liberación del mundo del subconsciente y con ello una nueva forma de pensar que terminara con la dictadura exclusiva de la lógica y la moral.

El nuevo grupo surrealista nació con un fuerte componente sectario, promovido en gran parte por el propio Breton, quien desde la «ortodoxia» surrealista denunció numerosas «desviaciones», la menor de las cuales no fue, sin embargo, su propio intento de politizar el movimiento a raíz de su afiliación al Partido Comunista (1927). El Segundo Manifiesto surrealista (1930) responde a la voluntad de insertar el surrealismo en unas coordenadas políticas y revolucionarias, lo que provocó grandes disensiones en el grupo.

Sin embargo, en 1935, Breton rompió con el Partido Comunista y viajó a México, donde su relación con Trotski le llevó a redactar un tercer manifiesto en 1941. Entre sus obras destaca la novela Nadja (1928), a la que siguieron otras, como La inmaculada concepción (1930) o Los vasos comunicantes (1932). En 1946 regresó a su país y fundó nuevas revistas surrealistas, al tiempo que mostraba su oposición al realismo imperante en literatura y en especial a Albert Camus.

Cherry Navarro

La muerte de un artista talentoso siempre es lamentable, pero en el caso de Cherry Navarro, el dolor tuvo una carga mayor pues el fin de su vida le llegó muy temprano, tan solo a los 23 años.

Cantante talentoso, versátil, carismático. Quienes fueron sus fans lo describen como un hombre sencillo, alegre y de gran sonrisa, que lograba atraer no solo por su voz, sino por su jovial estilo.

Siendo tan joven tenía claro lo que quería en su camino. Cherry tenía la actitud de quien se quiere comer al mundo… Aspiraba a ser una gran estrella, ha asegurado el popular músico y compositor venezolano Chelique Sarabia.

Cherry nació en Caripito, estado Monagas, el 9 de julio de 1944. A los 14 años se mudó con su madre para Caracas. Estudiando bachillerato, conoció a José Luis Rodríguez (El Puma). Inmediatamente se hacen amigos y forman una agrupación llamada Canaima, con la que tocaban en fiestas y reuniones.

Paralelamente, Cherry estudiaba música y se daba a conocer en locales que marcaban pauta en la vida nocturna caraqueña a principios de los años sesenta. A Cherry le gustaban las fiestas y se codeaba con gente vinculada al mundo del espectáculo.

Un día, a través de unos contactos, llegó a la oficina de Chelique Sarabia. El afamado compositor lo contrata para que se integre a su staff de artistas y así da el brinco a la televisión en los programas de Aldemaro Romero, Alfredo Ledezma, Víctor Saume y Renny Ottolina, el número uno de los animadores y promotor de los grandes artistas de los 60 y 70, y hasta del mismo Chelique.

En el año 1964 grabó sus dos primeros elepés –Cherry Navarro con acompañamiento de Chelique Sarabia y Chelique Sarabia presenta a su nueva voz: Cherry Navarro-.

Cherry se adaptaba a distintos ritmos musicales. Cantaba boleros, baladas y lo hizo muy bien con la música criolla.

Ese mismo año se casa con la venezolana Belkys Montero, con quien tuvo su único hijo, José Enrique. Poco tiempo después, el matrimonio se acaba, pero siguen los triunfos para Cherry.

En 1966 su fama y popularidad lo llevaban a la cúspide del estrellato. Tenía miles de admiradoras. Ese año Renato Capriles lo contrata para que forme parte de Los Melódicos. Tras una temporada con la orquesta, las aspiraciones de Cherry iban más allá y comienza su etapa de internacionalización.

Se va a España donde se vincula sentimentalmente con María de las Casas, una exreina de belleza venezolana, quien le abre las puertas para grabar con el sello internacional Polydor, en los estudios de Milán, Italia. De allí sale otro trabajo discográfico que lo consagra como solista y que, además, llevaba incluido el tema Aleluya, del compositor filipino-español Luis Eduardo Aute. ConAleluya, Navarro se inmortalizó en la historia musical de Venezuela y emprendió giras que lo llevaron a España, México, Colombia y las Antillas.

Composiciones como Mi propio yo, Orinoco, río abajo, Chinita de Maracaibo, Como yo te quiero, El show se terminó, fueron algunos de sus temas más exitosos y que permanecieron por semanas en el top del Hit Parade de Venezuela, a la vez que lo consagraron como uno de los ídolos de los años 60 en el país.

Rómulo Betancourt

Nació el 22 de febrero de 1908 en Guatire.

Hijo de Luis Betancourt, inmigrante procedente de las Islas Canarias y de Virginia Bello, nativa de Guatire.

En 1919 se traslada a Caracas en donde acaba sus estudios de primaria, ingresando posteriormente en el año 1924 al liceo Caracas, dirigido en ese entonces por Rómulo Gallegos. Tuvo como compañeros de clase a personajes como: Jóvito Villalba, Raúl Leoni, Armando Zuloaga Blanco y Miguel Acosta Saignes, muchos de los cuales formarían parte de la llamada «Generación del 28». En 1926, ingresa a la Universidad Central de Venezuela junto a la mayoría de sus condiscípulos del liceo Caracas.

Estuvo exiliado en varias ocasiones por sus actividades contra el régimen dictatorial. Fue uno de los fundadores del Partido Acción Democrática (1941) y presidió la junta revolucionaria que derrocó al general Isaías Medina, presidente de la república (1945). En la década de 1948 al 1958 volvió al exilio, y en 1958 fue elegido por sufragio universal, presidente de la república.

Durante su gobierno protagonizó una política de reformas moderadas y persiguió los movimientos de extrema izquierda.

Destacado periodista de temas sociales y políticos, publicó diversas obras, entre ellas «Una república en venta» y «Venezuela, política y petróleo».

Rómulo Betancourt falleció el 28 de septiembre de 1981 en Nueva York.