Bitcoin en el El Salvador: el primer país en adoptarlo

Bitcoin en El Salvador: el primer país en adoptarlo como moneda de curso legal

La Asamblea Legislativa ha seguido con su proyecto y la pasada semana aprobó la creación de un fideicomiso de 150 millones de dólares(128 millones de euros) para garantizar la convertibilidad automática del bitcoin al dólar.

El Salvador, primer país del mundo en aceptar el bitcoin como moneda de curso legal

El Salvador da este martes un paso de gigante hacia la incertidumbre económica al convertirse en el primer país del mundo en adoptar el bitcoin como moneda de curso legal. Convivirá con el dólar estadounidense, que sustituyó al colón hace 20 años en el país centroamericano de 6,5 millones de habitantes. Pese a las protestas de cientos de jóvenes en las últimas semanas, la criptomoneda es ya una realidad desde este martes, gracias a la Ley Bitcoin aprobada el pasado 8 de junio en la Asamblea Legislativa, donde el partido del Presidente de El Salvador, Nayib Bukele, cuenta con la mayoría. Ya no hay vuelta atrás. A partir de ahora, «todo agente económico deberá aceptar bitcoin como forma de pago cuando así le sea ofrecido por quien adquiere un bien o servicio».

El autoproclamado como «el presidente más cool del mundo» ha querido pasar a la historia al implantar una moneda con la que pretende lograr un incremento del PIB del 25%, así como generar más empleo y, sobre todo, eliminar las comisiones de las remesas que envían los más de 2 millones de migrantes salvadoreños, principalmente desde EEUU y que representan el 20 por ciento del PIB. Todo son ventajas para Nayib Bukele, quien a golpe de tuit ha vendido los beneficios que tendrá la criptomoneda, entre los que destaca «generar inversión extranjera».

«En ningún momento va a afectar a nadie», ha destacado Bukele, quien ha querido eliminar toda «incertidumbre, confusión y dudas» a su iniciativa regalando 30 dólares en su equivalente a bitcoins a quienes descarguen gratuitamente en su teléfono la billetera electrónica o ‘wallet’, denominada ‘CHIVO’. Asimismo, se le otorgará la residencia a las personas extranjeras que inviertan tres bitcoins en El Salvador. El mandatario pretende así «promover la utilización del bitcoin en la economía y que la gente tenga un incentivo de bajarse la aplicación para que de esta manera arranque el sistema». Solo en esta ocasión será imposible convertir la criptomoneda en dólares para extraerlos en un cajero automático.

«Todos van a tener bitcoins, hasta el que vende cocos», resalta, al tiempo que ha querido dejar claro que «no es obligatorio» hacer las transacciones en criptomonedas, aunque todos los comercios y establecimientos deberán aceptar el pago en bitcoins y luego lo podrán recibir en dólares. Bukele pone como ejemplo el turista europeo que paga en euros en un restaurante de El Salvador, pero el dinero se recibe en dólares. Por tanto, insiste en que el uso de la moneda digital será «opcional».

«Nadie va a recibir bitcoins si no lo desea», aclara, pero sí estará obligado a ofrecer la posibilidad de que quien lo desee pueda pagar en esta moneda, cuyo valor y cambio en relación al dólar no lo marca el Gobierno, sino el propio mercado. Actualmente, el bitcoin que es la criptodivisa más cotizada en el mercado mundial, se cambia a 51.000 dólares, aunque su fluctuación es imprevisible.

Precisamente, esta falta de control sobre la moneda digital es lo que genera suspicacias entre parte de la población que se opone a la entrada en vigor de la Ley y que pide que sea derogada, al considerar que se va a utilizar para lavar dinero y que una gran parte de la gente que vive en la pobreza no va a tener acceso a esta moneda digital. Uno de los máximos detractores de esta iniciativa es un joven informático llamado Mario Gómez, quien fue detenido este miércoles tras haber advertido en redes sociales sobre los riesgos del empleo del bitcoin, si bien horas después fue puesto en libertad acusado de fraude financiero al haber creado, según la policía, «correos electrónicos falsos enviados a muchos usuarios del sistema bancario».

La realidad es que existe un total desconocimiento de lo que va a significar para la economía salvadoreña la llegada del bitcoin que hasta ahora ya era utilizado por 50.000 personas en este país, según Bukele. La zona costera de El Zonte, un pequeño pueblo pesquero, fue la primera en aceptar el pago de bitcoins hace dos años en sus comercios y en el pago de salarios y ha sido puesta como ejemplo de éxito por el Presidente. Sin embargo, una encuesta realizada por la Universidad Centroamericana revela que ocho de cada diez personas no saben a cuánto equivale o dieron respuestas erróneas, mientras que siete de cada diez tienen una idea equivocada de lo que es esta moneda.

El Fondo Monetario Internacional ya ha avisado de los «riesgos significativos» que tiene el uso de la criptomoneda, mientras que la agencia calificadora de riesgo Fitch ha avisado que su adopción puede posibilitar violar leyes contra el blanqueo de capitales y permitir la financiación del terrorismo.

Pese a las críticas, la Asamblea Legislativa ha seguido con su proyecto y la pasada semana aprobó, tal como establece la ley, la creación de un fideicomiso de 150 millones de dólares (128 millones de euros) para garantizar la convertibilidad automática del bitcoin al dólar. Al mismo tiempo, el Ejecutivo ha instalado a contrarreloj 200 cajeros automáticos de bitcoin para convertir esta moneda en dólares estadounidenses y poder así retirarlos en efectivo. De esta manera, Bukele hace frente a la «campaña negra» en contra de su iniciativa y recalca que nadie «engañará» a la población como se hizo en 2001 con la adopción del dólar que eliminó para siempre el colón.

Para recibir en tu celular esta y otras informaciones, únete a nuestro canal en Telegram haciendo clic en este link: https://t.me/NADZulia.

Además, puedes seguirnos en Instagram y Twitter como @noticiaaldia o síguenos en nuestra página de Facebook Noticia al Día.

 

El mundo