A dos años de la muerte de José José... "que triste todos dicen que soy"

A dos años de la muerte de José José… «que triste todos dicen que soy» (+Fotos)

Foto: Referencial/Agencia

José Rómulo Sosa Ortiz (Clavería, Azcapotzalco, Ciudad de México, 17 de febrero de 1948-Homestead, Florida, 28 de septiembre de 2019), conocido como José José, fue un cantante, músico, productor discográfico y ocasionalmente actor mexicano. Se le considera como un icono musical en la segunda mitad del siglo XX.

Su legado y trayectoria como cantante le valieron el llegar a ser apodado como El Príncipe de la Canción.

Nacido en una familia de músicos, José comenzó su carrera musical en su adolescencia tocando la guitarra y cantando serenatas. Más tarde se unió a un trío de jazz y bossa nova donde cantó y tocó el bajo y el contrabajo. José encontró el éxito como solista a principios de la década de 1970. Demostrando su habilidad vocal con una impresionante interpretación de la canción «El triste» en el segundo Festival de la Canción Latina celebrado en Ciudad de México en 1970, subió a las listas latinas durante esa década. Habiendo logrado el reconocimiento como baladista, su canto obtuvo la aclamación crítica universal de sus pares musicales y medios de comunicación.

 

Publicación anterior

La muerte de José José aún tiene consternada a toda la industria musical internacional, su voz fue una de las principales melodías que acompañó la letras de amor y despecho más cantadas en América Latina. Ha pasado una semana desde su desaparición física, y entre tanta polémica entre sus familiares, los fanáticos reclaman respeto a la memoria del príncipe e la canción.

El interprete de “El Triste” murió el 28 de septiembre en Estados Unidos, pero hasta el 9 de octubre la mitad de sus cenizas llegaron a México, su país natal, para ser homenajeado en el Palacio de Bellas Artes, como se le rinde homenaje a figuras importantes del país azteca.

Fue muy criticada la decisión tomada por su hija menor Sarita Sosa y la viuda Sara Salazar de cremar y dividir las cenizas del cantante, pese a que los hijos mayores, José Joel y Marysol Sosa querían viajar de Miami a México con el cuerpo. Sin embargo, nada se pudo hacer y el martes 8 de octubre se llevó a cabo la cremación.

En palabras de la hija mayor, “finalmente sí trajimos lo que trajimos, cumplimos con la voluntad de mi papá de meter los restos de su mamá, de mi abuela Margarita en el mismo ataúd y los restos fueron enterrados juntos”.

Se había especulado que la mitad de las cenizas no había llegado a México ni estaban en el ataúd, pero tanto Marysol Sosa como Laura Núñez, ex representante del “Príncipe de la Canción”, negaron esas versiones y aclararon que los restos del cantante sí fueron enterrados en México.

 

 

Hace un par de días explicaron que de la fosa se exhumaron los restos de la mamá y los abuelitos del cantante para que todos compartieran la caja en la que llegaron las cenizas de José José. Y es que en esa tumba del Panteón Francés se encuentran los restos de doña Margarita Ortiz Pensado (1910-2004), y de Francisco H. Ortiz (falleció en 1960) y de Carmen P. viuda de Ortiz (1988-1966).

Sin embargo, antes del 3 de octubre, el sepulcro lucía deteriorado y abandonado, lleno de hierba, basura, con la piedra rota y sucia, pero cuando se confirmó que sí traerían los restos de José José a México, los trabajadores del panteón comenzaron a limpiar el lugar, ubicado hasta el fondo del cementerio localizado en la Calzada Legaria, en la alcaldía Miguel Hidalgo.

Así, cuando el féretro de José José llegó en compañía de sus hijos mayores y de su segunda esposa, Anel Noreña, además de amigos y familiares, la tumba estaba repleta de flores blancas.

Ha pasado una semana desde que José José descansa en ese cementerio de la Ciudad de México, y poco ha cambiado. Las flores siguen adornando el lugar, y en un recorrido realizado por Infobae México, se pudo constatar que incluso había arreglos florales que han llevado seguidores del cantante.

Las tumbas alrededor de la última morada del “Príncipe de la canción” en su mayoría lucen descuidadas por la intemperie. Unas pocas tienen flores frescas o plantas, pero a todas las vigilan un grupo de gatos que merodean el cementerio.

 

 

 

 

 

Infobae/Noticia al Día