Venezuela es el tercer país del mundo con peor clima para invertir, según el Banco Mundial

Venezuela es el tercer país del mundo con peor clima para invertir, según el Banco Mundial

Foto: Referencial

Después de ser llamada la Arabia Saudita de Latinoamérica, y de ser sede de importantes transnacionales como la Procter and Gamble, que llegó a instalar su centro de investigación y desarrollo de productos para Latinoamérica en Caracas, o de ser una de las pocas naciones autorizadas para ensamblar modelos de carros Mercedes Benz en los 90, Venezuela pasó estrepitosamente a ser considerado el tercer país del mundo con peor clima para invertir este año, según el Banco Mundial.

En el informe evaluaron a 190 países y Venezuela ocupó el ranking 188, es decir, es el antepenúltimo del mundo con peor clima para hacer negocios, sólo superado por Eritrea y Somalia, dos pequeños países africanos que contabilizan más de 30 años en guerra y represión.

«Este ha sido un gobierno que ha aplicado una política de expropiación, que amenaza a los inversionistas que tienen dólares, que los ha calificado de especuladores, ese clima pone en riesgo cualquier inversión afectando la confianza internacional», expresó Hermes Pérez, economistas y profesor de la Universidad Metropolitana de Caracas (Unimet).

Indicó que la conflictividad política y social ha sido la principal causa para que el país sea descartado por cualquier inversionista serio, porque la dictadura ha implementado una política sistemática de destrucción del aparato productivo, llegando a expropiar desde 2008 hasta 2017 unas 700 empresas de manufactura que se encuentran quebradas o paralizadas según información de Conindustria. Además el régimen de Nicolás Maduro está sancionado financieramente por Estados Unidos, y varios funcionarios tienen sanciones personales por Canadá y 27 países de Europa.

«Venezuela después de ser uno de los países que alcanzó el más rápido crecimiento económico en la década de los 70, recibió la primera amenaza para la inversión con el primer gobierno de Carlos Andrés Pérez (1974), al nacionalizar la industria petrolera creando PDVSA. Esa decisión fue el fin de las concesiones para la explotación petrolera. En ese momento el país comenzó a bajar ligeramente su producción de crudo, que estaba por el orden de tres millones 500 mil barriles diarios», explicó Alejandro Castro, gerente de Operaciones de Econométrica.

 

 

Lea también: Presidente de Fedecámaras exige devolver las empresas «expropiadas» a sus dueños

 

Para recibir en tu celular esta y otras informaciones, únete a nuestro canal en Telegram haciendo clic en este link: https://t.me/NADZulia.

Además, puedes seguirnos en Instagram y Twitter como @noticiaaldia o síguenos en nuestra página de Facebook Noticia al Día.

 

La Prensa de Lara