Una periodista y su equipo de CNN, amenazados por los talibanes

Una periodista y su equipo de CNN amenazados y encañonados por los talibanes (+Video)

CNN de

Una periodista y su equipo de CNN amenazados y encañonados por los talibanes. Foto: captura

La corresponsal internacional de la CNN en Kabul, Clarissa Ward, se encontraba realizando un reportaje en los aledaños del aeropuerto afgano cuando ella y su equipo fueron amenazados y encañonados por los talibanes.

Los momentos de tensión fueron tales que se pudieron escuchar tiros al aire y ver cómo la reportera tuvo que cubrirse el rostro, aun vistiendo la hiyab, porque uno de los talibanes la increpó. Las imágenes ya se han convertido en un fenómeno viral.

La CNN con Clarissa Ward a la cabeza está recogiendo los testimonios de decenas de afganos que quieren salir de Kabul ante la llegada al poder de los talibanes. En pleno reportaje, la reportera hablaba con algunos de estos desesperados ciudadanos cuando un grupo de talibanes armados la interrumpieron.

Primeramente, dispararon al aire para dispersarles y evitar que continuasen con la grabación. Ante esto, Ward explicaba a cámara, vestida con hiyab aunque con el rostro visible, lo que estaba pasando. Sin embargo, acto seguido, los talibanes empezaron a gritar tanto a la reportera como a su compañero, el productor Brent. Swails

“Tuvimos que correr y ponernos a cubierto”, explicaba Ward, porque el escenario era “caótico y muy peligroso”. Porque aparte de los talibanes que pegaban tiros al aire “cada par de minutos”, hubo dos de ellos que amenazaron a la periodista con “látigos improvisados”: la ordenaban “entre gritos” que se tapase completamente la cara, porque si no lo hacía acabarían fustigándola.

Lee también: EE.UU. acusa a talibanes de incumplir promesa de acceso de afganos al aeropuerto

Además, se produjo un forcejeo porque otro talibán se dedicó a tapar el objetivo de la cámara de forma violenta y a amenazar al productor que acompañaba a Ward con golpearle con la culata de su fusil si seguía grabando con el móvil. Y, aunque dicho talibán terminó accediendo a hablar ante las cámaras, tuvo que ser el traductor que acompañaba a Clarissa Ward quien charlase con él: no quería ni verla. “Él no quiere hablar contigo”, avisó el traductor a la periodista.

A modo de reflexión, la corresponsal estadounidense explicó a cámara: “He cubierto todo tipo de situaciones locas, pero esto ha sido un caos, una locura. Es imposible que un civil común pueda escapar del país incluso aunque tenga los papeles necesarios para ello. Es muy arriesgado, es muy peligroso, es completamente impredecible. No hay orden, no hay un sistema coherente para procesar a las personas. “Francamente, no hay una esperanza real”.

Para recibir en tu celular esta y otras informaciones, únete a nuestro canal en Telegram haciendo clic en este link: https://t.me/NADZulia.

Además, puedes seguirnos en Instagram y Twitter como @noticiaaldia o síguenos en nuestra página de Facebook Noticia al Día.

La Vanguardia