Tormenta tropical Henri llegó a la costa este de EE. UU.: Población en alerta

Tormenta tropical Henri llegó a la costa este de EE. UU.: Población en alerta (+Videos)

Foto: EFE /EPA /CJ Gunther

La tormenta tropical Henri, con fuertes vientos y lluvias, tocó tierra este domingo en Rhode Island, en la costa este de Estados Unidos, informó el servicio meteorológico. Henri, que se degradó de huracán categoría 1 a tormenta tropical, llegó a suelo estadounidense cerca de la ciudad de Westerly a las 12H15 locales (16H15 GMT), reportó en twitter el National Weather Service.

Ante la llegada de la tormenta tropical Henri a la costa este de Estados Unidos el domingo, millones de personas en Nueva Inglaterra y Nueva York se preparaban para inundaciones repentinas, vientos violentos y cortes de electricidad.

El Centro Nacional de Huracanes estadounidense (NHC) dijo en su boletín de las 15H00 GMT que Henri estaba 25 Km al sureste de Montauk Point, en el estado de Nueva York, soplando con vientos máximos sostenidos de 95 Km/h.

Henri, que horas antes fue degradado de huracán a tormenta tropical cuando la intensidad de sus vientos bajó de 119 Km/h, se dirigía al este hacia Rhode Island, donde debía tocar tierra a primera hora de la tarde, según el NHC.

Los meteorólogos advirtieron sobre fuertes lluvias y riesgo de marejada a medida que la tormenta azota el Atlántico.

«Todavía hay mucho de qué preocuparse. No estamos fuera de peligro», dijo el gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, a los periodistas el domingo por la mañana.

A medida que la capa superficial de los océanos se calienta debido al cambio climático, los ciclones se vuelven más potentes y arrastran más agua, lo que supone una amenaza cada vez mayor para las comunidades costeras del mundo, según los científicos.

Las mareas ciclónicas, amplificadas por el aumento del nivel del mar, pueden ser especialmente devastadoras y los meteorólogos advirtieron que Henri podría provocar oleadas de hasta metro y medio en algunas zonas costeras.

«Se esperan pocos cambios en la intensidad (de la tormenta) hasta que toque tierra, seguido de un rápido debilitamiento después de que Henri se desplace tierra adentro, sobre el sur de Nueva Inglaterra», escribió el NHC.

Parte del noreste del país, incluida Nueva York, fue declarado en alerta el viernes por la aproximación de Henri, que el centro meteorológico estadounidense calculaba tocaría tierra en calidad de huracán.

En Long Island, que concentra las lujosas comunidades de los Hamptons donde se retiran los neoyorquinos adinerados en verano, algunos residentes se apresuraron a ir a los negocios para abastecerse de agua y otros suministros.

Pero las carreteras estaban en general tranquilas, ya que los residentes se preparaban para pasar la tormenta en casa.

«Sabemos que nos va a azotar la cola (de la tormenta)», dijo Amy Pedatella, una administradora de propiedades de 46 años que pasó el sábado asegurando las casas junto al mar en los Hamptons.

Estado de emergencia 
El empeoramiento de las condiciones meteorológicas obligó la noche del sábado a cancelar el gran concierto que tenía lugar en Central Park para marcar el reencuentro de los artistas con el público neoyorquino tras la pandemia.

El cantante Barry Manilow fue interrumpido en mitad de una canción por una voz por los altavoces que instaba a los asistentes a avanzar rápida pero tranquilamente hacia las salidas más cercanas.

Ante la amenaza, varios gobernadores llamaron a la población a la cautela.

«Tómense esto en serio. Prepárense hoy para la tormenta que se avecina el domingo. Observen el pronóstico local y manténganse a salvo», había dicho Cuomo el sábado.

El gobernador además declaró estado de emergencia y ordenó el despliegue preventivo de 500 soldados de la Guardia Nacional.

«Prepárense para lluvias intensas, vientos fuertes y cortes de energía», advirtió también a los residentes de las áreas potencialmente afectadas en el estado de Nueva York.

La capital cultural y económica de Estados Unidos aún recuerda con dolor el huracán Sandy, que mató a 44 personas en 2012.

En Massachusetts, que alberga la ciudad de Boston, el gobernador Charlie Baker pidió «evitar desplazamientos innecesarios», especialmente en las zonas costeras, donde se espera caigan precipitaciones de hasta 15 cm.

En este estado, cuyas playas y parques están cerrados desde el sábado hasta el lunes, la tormenta podría provocar cortes de electricidad que afecten a entre 100.000 y 300.000 habitantes, dijeron las autoridades.

 

 

 

Para recibir en tu celular esta y otras informaciones, únete a nuestro canal en Telegram haciendo clic en este link: https://t.me/NADZulia.

Además, puedes seguirnos en Instagram y Twitter como @noticiaaldia o síguenos en nuestra página de Facebook Noticia al Día.

 

Agence France-Presse / EFE