Pervertidos acosan a las profesionales luego de contactarlas por las redes

Pervertidos acosan a las profesionales luego de contactarlas por las redes: «ESTOY MUERTA DE MIEDO»

Pervertidos acosan a las profesionales

Composición: Oriana Reyes

El ingenio de los depredadores sexuales no tiene límites. Sus bajos instintos los lleva a atacar de manera física o psicológica a sus víctimas

Las redes sociales han sido un arma de doble filo para aquellos que han deseado adentrarse a su utilización como medio de trabajo. Esta vez, los profesionales se han visto sumergidos en ataques perturbadores que arremeten contra su vulnerabilidad.

A raíz de la pandemia, los ciudadanos tuvieron que utilizar sus cuentas personales para darse a conocer y con ello ofrecer sus servicios en las diferentes áreas. En ellas, han colocado sus números de teléfonos y direcciones de sus sitios de trabajo para atender a la clientela. Sin embargo, esto ha traído como consecuencia las más perversas amenazas, ya que algunos han denunciado a ciertos individuos quienes han acudido hacia ellos para atacarlos sexualmente

Tal es el caso de una joven profesional en Psicología, quien al agendarle una cita a un hombre y ubicarlo en su sitio de trabajo, éste le afirmó que sólo quería tener conocimiento dónde laboraba y saber el momento en que se encontrara sola para abusarla sexualmente.  

La mujer de quien se reserva su identidad, contó su historia a través de las diferentes plataformas digitales y acotó estar en un constante miedo que ha ido superando poco a poco. «Hago esto público para que todos los psicólogos que trabajen con las redes sociales siempre busquen la medida de cuidarse. Hoy tuve suerte, y aunque sigo muerta del miedo estaré tomando todas las medidas necesarias para cuidarme y protegerme», escribió la joven.

Asimismo siguió diciendo: «Sin embargo, no puedo dejar de sentir miedo y rabia de que ahora en adelante -por lo menos las siguientes semanas- estaré paranoica. Teniendo que paralizar hasta nuevo aviso mi consulta presencial por miedo a que me pase algo a mi o alguno de mis pacientes. Miedo de que me haya visto bajándome del carro, que le haya tomado foto a mi carro, que me identifique por la calle, que un día me espere en algún lado. No es justo sentir este miedo. Lo peor es que no sé si la persona en realidad esté cerca o no pero la simple duda me tortura».

 
 

 

Greily Núñez

Noticia al Día